Globalización: Dos caras, una misma moneda.
Retina para Accenture

Globalización: Dos caras, una misma moneda.

Después de más de un año de pandemia podría parecer que la globalización está en retroceso. La rápida propagación de la COVID supuso el resquebrajo de las cadenas de suministro, el cierre de fronteras y un nuevo tipo de nacionalismo. Pero, por otra parte, la crisis ha dejado claro también lo profundamente integrada que está la globalización en nuestra economía y cultura. Los científicos cooperaron atravesando las fronteras, el tráfico internacional de Internet se disparó; el comercio y los flujos de capital se están recuperando rápidamente, y, aunque se han producido graves interrupciones en la fabricación y el transporte marítimo, deberíamos detenernos a reflexionar sobre lo bien que ha funcionado el comercio mundial.

El informe Business Futures revela que esta economía global interconectada está lejos de retroceder, se está transformando en una nueva fase que hará que la globalización tenga un aspecto totalmente diferente al anterior. La pandemia ha trastornado nuestro sentido del "dónde" -tanto social como económicamente- eliminando el concepto de ubicación de las experiencias. Las empresas preparadas para liderar esta próxima etapa de la globalización serán aquellas que están trasladando la toma de decisiones, las que están impulsando la inteligencia artificial para ver los cambios que se avecinan antes de que ocurran y las que mezclan los entornos virtuales y físicos para conectar a las personas y los lugares, sin la necesidad de viajar físicamente.

Netflix es un ejemplo de empresa global que lleva la responsabilidad creativa y de toma de decisiones allá donde están sus operaciones. ¿Adivina de dónde procede su programa número 1 en 2020? No de Hollywood. La serie de televisión española La Casa de Papel, o Money Heist, que se produjeron en Madrid.

Desde su expansión internacional, Netflix ha confiado en los equipos locales para que funcionen dentro de una cultura altamente empresarial. La compañía da a los empleados acceso a la información que la mayoría de las empresas nunca compartiría con el personal junior, y faculta a lo que denomina "capitanes informados" para cerrar acuerdos multimillonarios sin la aprobación de la dirección, acelerando la producción. Este tipo de gestión ha permitido a Netflix mantenerse cerca de los cambiantes gustos de los espectadores en todo el mundo: en 2020, el 83% de las nuevas suscripciones procedían de fuera de Estados Unidos y Canadá.

Este tipo de organizaciones se inspiran en el principio de la computación: crear velocidad acercando el procesamiento al punto de uso. Del mismo modo, en esta nueva fase de la globalización, las organizaciones inteligentes no reaccionan a los problemas de la cadena de suministro de 2020 volviendo a casa. En su lugar, rompen los límites físicos de sus cadenas de suministro -reduciendo los costes y maximizando la flexibilidad- combinando la tecnología de la sede central con la producción local. Winsun, una empresa china de tecnología y de construcción, utiliza la tecnología 3D para imprimir in situ los componentes de los edificios -desde unidades de aislamiento COVID-19 hasta casas más modestas- en más de diez países, con unos costes reducidos.

En esta nueva etapa de globalización, los líderes empresariales deben romper el hábito de centrarse en los datos históricos y empezar a aprender del futuro. ¿Qué significa esto? Las organizaciones deben utilizar nuevos conjuntos de datos -internos y externos- que sean procesados por análisis basados en la Inteligencia Artificial diseñados para encontrar patrones y anticipar las tendencias futuras.

Los mejores ejemplos de organizaciones que eliminan la ubicación de la ecuación de la globalización son los que están desarrollando realidad virtual, tecnología que mezcla los mundos virtual y físico. La actual tecnología de realidad virtual (RV) se centra, principalmente, en nuestros sentidos de la vista y el oído; con el tiempo, lo hará con todos los restantes. Los mundos virtuales serán cada vez más realistas, empapados de un mayor sentido de lo físico, que involucrará el olfato y el tacto, además de la vista y el sonido.

Ahora sabemos que cruzar fronteras no es sólo una experiencia física. También puede ser una experiencia virtual. El famoso festival de cine, música y tecnología de Austin, South by Southwest (SxSw), virtualizó su evento anual de 2021 tomando prestada la popular tecnología de los videojuegos. La realidad virtual será esencial para las organizaciones que necesiten innovar y crear un espíritu de equipo tanto a nivel global como nacional, ya que parte de su plantilla sigue trabajando a distancia. Esas organizaciones se apoyarán cada vez más en herramientas como Microsoft Mesh, que utiliza la tecnología HoloLens y/o auriculares de RV para llevar una versión holográfica de sus compañeros de trabajo a su sala de estar en 3D.

A medida que avanzamos en esta nueva etapa de la globalización, una economía mundial próspera requerirá de las decisiones que vayan tomando los líderes empresariales y las administraciones públicas. Las decisiones que se tomen entre los próximos 12 y 18 meses podrían determinar la diferencia entre prosperar o luchar por sobrevivir. Aquellos que se adapten más ràpido a esta nueva etapa tendrán más probabilidades de liderar la generación de innovación y productividad, economías más resistentes y sostenibles en un mundo reconectado.

El destino del mundo será una cuestión de elección, de elecciones y decisiones. ¿Elegirán las organizaciones cambiar, reinventando su futuro en el proceso? ¿O se aferrarán a lo conocido?

Por Annette Rippert, managing director global de Strategy & Consulting de Accenture, y David Cordero, manging director de Strategy & Consulting en Españal, Portugal e Israel.

Normas