Talento para la nube
Retina para Accenture

Talento para la nube

Al frente de las empresas, de la economía, de la tecnología están, o deberían estar, las personas. La Transición Digital y, dentro de ella, la tecnología Cloud, les afecta y debe tenerlas en cuenta tanto para su desarrollo como en sus consecuencias. A la hora de llevar a cabo estos cambios es preciso valorar y promocionar el talento. “En el reto que enfrentamos hay que modernizar las organizaciones y dotar a las personas con conocimientos y habilidades para explotar en toda su extensión la capacidad de la nube”, explica Domingo Mirón, presidente de Accenture en España, Portugal e Israel. Vivimos en tiempos en los que todo va tan rápido que ya no sirve con tener una formación universitaria, una carrera o un máster, la formación debe tener lugar durante todas las etapas de la trayectoria profesional. Y, por supuesto, a la hora de adoptar nuevas tecnologías. Las empresas deben enfocar sus esfuerzos en el reskilling de los trabajadores.


“Las metodologías han de cambiar, es una oportunidad para avanzar hacia organizaciones Agile y data driven, que se dirijan en base a datos y no ha intuiciones”, dice Manuel Marín, director general de Soluciones Digitales de Endesa, “la nube es un facilitador que nos ayuda en el proceso de transformación y de reinvención de la forma en la que la gente trabaja”. La forma de funcionar dentro de las organizaciones puede cambiar mucho, pueden generarse, incluso, círculos virtuosos debido a la retroalimentación entre diferentes sectores de las organizaciones. “No solo en los departamentos técnicos, sino también en los de negocio: se ve como estos últimos, a medida que conocen las nuevas aplicaciones, comienzan a pedir más capacidad, más rapidez, como Cloud comienza a fomentar la colaboración entre los empleados y a generar nuevos desarrollos y oportunidades”, explica Diego Miranda, CIO de Randstad España.


El trabajo también se está transformando: si bien el teletrabajo ya era un vector a tener en cuenta antes de la pandemia, la llegada del coronavirus lo ha hecho obligatorio, y parece que está aquí para quedarse. La tecnología Cloud es lo que lo ha hecho posible, y ha permitido a las empresas que ya la habían adoptado a adaptarse más rápidamente a la nueva situación, con la ventaja que eso ha supuesto en términos tiempo, recursos y competitividad. Aunque plantea sus retos, el teletrabajo, siempre que se implemente con justicia, permite a los trabajadores conciliar con su vida personal y aumenta la motivación y la productividad, mientras que facilita a la empresa encontrar talento en cualquier esquina del mundo y ahorrar en los gastos de sus sedes.


“Es preciso reimaginar la relación, no solo con los clientes, sino también con los empleados. ¿Cómo potenciar el talento? Hay que asegurase de tener en la empresa la mejor tecnología para que los empleados estén felices: eso es lo que atrae el talento. Además, aprovechar los datos que se generen en la relación con los empleados para generar valor para ellos”, apunta Pilar López, presidenta de Microsoft en España. El 80% de las empresas se han dado cuenta de la importancia del teletrabajo y lo mantendrán cuando termine la pandemia, según un estudio realizado por la consultora CBRE. En el futuro próximo veremos aumentar el teletrabajo, probablemente en su faceta híbrida, semipresencial. “El teletrabajo híbrido será diferente al que hemos conocido en la pandemia, pero tiene un potencial enorme”, continua López, “para ello es preciso dar a los empleados herramientas que les permitan colaborar con flexibilidad y generar creatividad”.


Uno de los retos que plantea el teletrabajo, y la Cloud en general, es el de la ciberseguridad. La nube permite muchas mejoras en esta cuestión, que consiste en mantener los datos privados y seguros tanto en las infraestructuras como en las aplicaciones, pero los riesgos existen. Algunas amenazas en la nube son el secuestro de cuentas, la pérdida de datos, los fallos en el control de accesos, las vulnerabilidades de los sistemas, los empleos maliciosos, etc. Sin embargo, suele hacerse hincapié en la seguridad de Cloud, y es preciso tener en cuenta la oferta de cada proveedor en cuestión de seguridad a la hora de contratar sus servicios. El negocio de los proveedores descansa en gran medida en la confianza que los clientes tengan en la seguridad de sus servidores, aunque el cliente también es parcialmente responsable de la ciberseguridad. “Operar en la nube garantiza un alto nivel de seguridad en las transacciones y esa seguridad es la misma para las pymes que para las grandes empresas”, asegura Carina Szpilka, presidenta de ADigital.


“Para el propio desarrollo de la Cloud las empresas deben competir por reclutar el talento, por buscar los mejores del mercado, porque son tecnologías complejas”, indica Eric Cambos, director de Cloud de Banco de Santander. ¿Abundan estos talentos? No tanto. Aunque vivimos en plena revolución tecnológica, y en notorias tasas de desempleo (la tecnología puede que traiga más paro y haga más valiosa la cualificación), hay escasez de profesionales para ocupar estos puestos, y escasean sobre todo entre las mujeres, culturalmente menos proclives a ser matemáticas, físicas, informáticas o ingenieras.


“Los conocimientos de Cloud son uno de los dos más requeridos en el último año en el mundo. Y, de los 15 perfiles más solicitados, la mitad tienen que ver con esta tecnología: hay una alta demanda”, dice Miguel Álava, director general de Amazon Web Services en España y Portugal. Para fomentar esta formación, la empresa ha desarrollado programas como AWS Educate o AWS Academy que ofrece a las instituciones educativas, educadores y estudiantes recursos y planes de estudios de computación en la nube gratuitos con el fin de disminuir la brecha entre la industria tecnológica y la academia. También es fácil encontrar programas de reconversión laboral para personas que estén en otra trayectoria profesional y quieran virar hacia el prometedor campo de la nube, lleno de posibilidades. “Es preciso aprovechar este momento para crear nuevas capacidades no solo en tecnología sino también en liderazgo. Hay que poner al frente a una nueva generación de líderes para llevar esto adelante y que España pueda adquirir un papel internacional importante”, concluye Bruno Chao, responsable de Accenture Tecnology para España, Portugal e Israel.

 

SIGUE AQUÍ EL EVENTO COMPLETO

Normas