Los clientes de un restaurante de Ámsterdam ocupan pequeños invernaderos para mantener la distancia de seguridad.
Los clientes de un restaurante de Ámsterdam ocupan pequeños invernaderos para mantener la distancia de seguridad. Getty Images
En portada

El desafío de salvar las pymes sin dejar zombis

El 97% de la actividad económica en España recae sobre las pequeñas y medianas empresas

Si algo caracteriza al tejido empresarial español son las pymes. El 97% de la actividad económica recae sobre sus espaldas. Un porcentaje tan elevado que sin ellas recuperarse de la crisis impuesta por el coronavirus rozaría lo imposible. Pero no valen recetas universales porque, como asegura Roberto Sánchez, secretario de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales, se trata de unas compañías tan heterogéneas que lo mejor es identificar casi una a una cuáles son las herramientas digitales que más les favorecen. “Para transformar el país, hace falta transformar quirúrgicamente a las pymes. España es un paísde pymes”, sostiene.

Nadie discute el rol clave que juegan en la economía. Sin embargo, existe un riesgo latente de salvar al mayor número de empresas sin tener en cuenta su viabilidad. Luis Martín Cabiedes, partner de Cabiedes & Partners, entiende que de nada sirve mantener un modelo de negocio, aunque sea con soluciones digitales, quebrado por la pandemia. “Cuidado con mantener zombis, que salen carísimos. Muy pocas pymes podrán cubrir las pérdidas generadas por la covid. Hemos de asumir que los recursos que tenemos son limitados. Fijémonos en los brotes verdes y apostemos por ellos”, precisa.

Por muy de moda que la pandemia haya puesto la digitalización, sería un error estratégico pensar que este proceso será la solución a todos los problemas de los próximos años. Irene Cano, directora general de Facebook para España y Portugal, se muestra tajante: “De nada servirá transformarse únicamente por el coronavirus”. Reconoce que a un buen número de pymes les ha ayudado a conectar con sus usuarios, por ejemplo habilitando canales de comunicación en WhatsApp, y a adaptarse con cierta rapidez a un contexto volátil. Pero solo responde a una situación excepcional. “Hay un vector implícito a la digitalización que supone vivir en modo beta. Identificar oportunidades y estar dispuesto a adaptarse al cambio sean las circunstancias que sean”, añade.

Desde los poderes públicos —al menos así lo expresa el secretario de Estado— comprenden que es el momento de realizar un esfuerzo colectivo para conseguir que las pymes no se queden atrás en la transformación. Y no únicamente por el impacto económico que suponen, sino también como parte indispensable en la estrategia de recuperación del país. “La vida, la economía, la sociedad y nuestras relaciones sociales se llevan a cabo en el espacio digital. Quien no esté ahí, quedará marginado. Es una realidad que aplica tanto a las personas como a las empresas”, zanja.

La librería El Gusanito Lector, de Valencia, prepara pedidos de venta online durante la desescalada.

APOYO AL EMPRENDIMIENTO

Con la mirada puesta en los 140.000 millones de euros que invertirá la Unión Europea en España en los próximos seis años, Miguel Vicente, fundador de Barcelona Tech City, razona que es la oportunidad perfecta para cambiar el modelo productivo, diversificar el PIB e impulsar el emprendimiento mediante un plan integral de apoyo, en el que incluir también la formación de jóvenes y mayores. “Debería servir para que las pymes introduzcan más tecnología. Conseguir que, en cinco años, el PIB tecnológico suponga el 20% y supere a otro sectores tradicionales de nuestro modelo productivo”, sugiere.

Un cambio que las pymes pueden acometer ahora mismo es el de transformarse a través del dato. Desarrollar una estrategia de big data con la que sumarse a una reconstrucción todavía incierta, aunque la mayoría de expertos le pone forma de K —es decir, con un buen puñado de ganadores y otras tantas empresas caídas por el camino—. “Las pymes no han pensado mucho en la ciencia y analítica de datos. Con la información que podrían obtener, sería más sencillo modificar el modelo de negocio. Es una herramienta muy relevante actualmente”, afirma Carmen Alonso, responsable de desarrollo de negocio para el sur de Europa de Visa.

La pandemia ha demostrado que buena parte de la salida a la crisis tiene forma digital. Durante los meses más críticos, la tecnología sirvió para evitar un cierre masivo de la economía. Con el horizonte de la recuperación en ciernes, las pymes, aparte de sobrevivir, han de afrontar una transformación casi sin precedentes, sea a través de una página web, el comercio electrónico o una cuenta en Instagram. “Las pymes frenarían su avance si no se libran de algunas inercias fruto de la cultura previa a la covid. No podemos pensar que, cuando todo esto se acabe, volveremos a la normalidad anterior”, concluye Enrique Arribas, director de marca y marketing corporativo de Banco Santander.

Retina

19/01/2021
Normas