En nuestraRevista Retina

Búscala en el quiosco
Taryn Andersen (Barcelona, 1974) es directora de relaciones con inversores de THCap
Taryn Andersen (Barcelona, 1974) es directora de relaciones con inversores de THCap
Startups

“A las mujeres emprendedoras nos cuesta más pedir dinero para financiar nuestros proyectos”

Taryn Andersen se dedica a conectar a empresarias con inversores. El desafío, opina, no es convencer a estos de la valía de las iniciativas, sino que las mujeres que lideran startups no se cohíban

Banca privada, oficinas de inversión familiares, fundaciones y oenegés, capital riesgo y emprendedoras. Con todas ha estado de alguna manera vinculada Taryn Andersen (Barcelona, 1974) a lo largo de su carrera. Cuando un exjefe le dijo que no a ser socia de la firma de inversión donde trabajaba, decidió formarse para crear algo propio. Su bagaje, sus contactos y los nuevos conocimientos adquiridos le llevaron a fundar Smart Spider, una empresa desde la que atraer proyectos de emprendedores y buscar fondos de inversión interesados. Fue entonces cuando entró en contacto con la tecnología y quedó fascinada por las posibilidades de la digitalización. Decidió hacerse mentora de diversos programas de formación en tecnología para estar en contacto con las posibilidades emergentes y, en ese proceso, THCap le invitó a ser parte de su fondo.

Andersen es directora de relaciones con inversores de esta empresa de capital riesgo con sedes en Barcelona, San Francisco y Londres que invierte en sectores tan variados como la logística, la agricultura, el comercio, la educación, la salud, la tecnología financiera o la ciberseguridad. Es también presidenta y cofundadora de la plataforma Impulse4women, que fomenta contactos entre emprendedoras e inversoras, a la que dedica el 90% de su tiempo.

En THCap están abiertos a invertir en sectores variados. ¿Cuáles son aquellos más fuertes ahora? ¿Qué tendencias detectan?

Este año por primera vez no está tan claro. Con la covid-19 muchas startups han pivotado a otro mercado o se han enfocado mucho más en el desarrollo de la tecnología en sí y en la recogida de datos. Sectores como el de los videojuegos, el comercio electrónico, los juguetes sexuales o las plataformas de videollamada han salido beneficiados. En cambio, a las startups encuadradas en sectores como el turismo, la hostelería o la restauración les ha perjudicado este contexto. Lo que está claro es que, si antes de la pandemia estábamos interesados en ciberseguridad, la necesidad ha dejado ver de forma mucho más clara la oportunidad.

El mercado demanda una transformación digital acelerada.

Hay mucho empresario español que no era consciente de la importancia de la parte tecnológica y ahora, a raíz de la covid-19, empieza a entender que necesita digitalizarse.

¿Es más probable que una startup respaldada por capital riesgo sobreviva a la pandemia, como sugieren algunas encuestas?

Depende de la estrategia de cada fondo. Nosotros entramos en fase muy temprana, en la que mantenemos una gestión muy cercana a los emprendedores, a quienes no solo financiamos sino que ayudamos en su día a día. Casi cada semana tenemos reuniones con aquellos en quienes hemos invertido. Ese soporte puede ser vital para manejar los efectos de la pandemia.

¿Cuántas inversiones tienen y cuánto invierten de media?

Tenemos 12 startups en nuestro portafolio y queremos llegar a 25 en el segundo fondo que estamos cerrando. Invertimos desde 150.000 hasta 1,5 millones, aunque esta última cifra solo se alcanza en inversiones de seguimiento a medida que las empresas a las que hemos apoyado en fases anteriores crecen y nos interesa mantenerlas en nuestro portafolio. Normalmente hablamos de empresas con potencial de multiplicar nuestro beneficio por ocho o por 10 en una futura salida.

¿Tienen en cuenta criterios de inversión social y medioambientalmente responsable?

Por supuesto. Aún así, el modelo de negocio y el retorno de la inversión deben de cuadrar. Si hay que escoger entre dos, tiene prioridad aquella que además tenga criterios sociales y medioambientales responsables.

Otra cuestión de números le llevó a crear Impulse4women.

El origen de Impulse4Women se remonta a 2017 por la frustración de lo que costaba encontrar a mujeres inversoras y emprendedoras en el mundo tecnológico. Nos dimos cuenta de que éramos pocas y nos movemos en un mundo de hombres, y sin embargo nuestra aproximación a la inversión es muy diferente. Nos cuesta más pedir dinero y la forma en la que nos organizamos estratégicamente es más holística y largoplacista, considerando a la comunidad. Vi clara entonces la necesidad de crear una plataforma donde conectar a mujeres emprendedoras en tecnología y proyectos de impacto social con inversores e inversoras.

¿Hay sesgo a la hora de invertir?

Hay cosas que son absurdas: los inversores, salvo excepciones, no dejan de invertir en una startup porque haya una mujer al frente. Miramos el modelo de negocio, ese es el primer paso. También valoramos mucho el equipo. Lo que sí influye es el problema de la cohibición de la mujer. Por eso nace Impulse4women, para reducir ese vacío.

¿Cómo conecta Impulse4women a emprendedoras e inversores?

Las clasificamos según la fase de madurez, sector, localización geográfica y, la más importante, por sus necesidades económicas. Con esa información las emparejamos con inversores ángel, oficinas familiares, corporaciones, capital riesgo, capital privado y fondos de impacto social.

¿Cuál es su modelo de negocio?

Somos una asociación internacional sin ánimo de lucro. Usamos dos modelos. Uno es el online: invitamos a las mujeres y a las startups de impacto social a entrar sin coste y cuando se dan de alta funciona como una plataforma de emparejamiento donde tienen exposición a inversores a quienes pueda interesarle su proyecto. Ofrecemos como servicio conectarlas proactivamente con nuestra red de mentores e incubadoras. También ayudamos a mujeres a quienes les gustaría empezar a invertir pero no saben cómo hacerlo. Por otra parte, conectamos con núcleos de talento femenino, como las empresas que se dedican a impartir bootcamps (seminarios profesionales intensivos), para facilitar el reclutamiento de perfiles tecnológicos. El segundo modelo es el offl ine: ofrecemos soporte a organizaciones publicas y privadas en sus eventos.

¿Qué aceptación está teniendo la plataforma?

Ya tenemos más de 3.400 startups y esperamos llegar a las 10.000 a principios de 2021. El 80% de las que se dan de alta son de impacto social. En cuanto a su procedencia, había tan pocas emprendedoras en España que decidimos posicionarnos también en Europa, donde hemos tenido una excelente acogida. También hemos ido creciendo en EE UU y Canadá. Para finales de este 2020 esperamos tener más presencia en Asia.

¿Cuántas emprendedoras hay en el portafolio de THCap?

Cinco de nuestras startups están fundadas o cofundadas por mujeres, y otras tres las lidera una mujer. Forma parte del programa EIC Accelerator del Consejo Europeo de Innovación (EIC) que busca startups “de primer nivel” en Europa.

¿Es difícil encontrarlas?

No, estamos a la misma altura que en EE UU, sobre todo en estadios tempranos. Aunque allí el volumen de inversión y las salidas representan casi dos tercios del total mundial.

¿Qué considera una empresa “de primer nivel”?

Aquella que está resolviendo un problema, que cubre una necesidad en el mercado, con un buen equipo y con una buena perspectiva estratégica de marketing y ventas para poder ganar cuota de mercado y poder escalar en el menor tiempo posible ofreciendo unos buenos márgenes de beneficio.

Desde su punto de vista, ¿en qué están bien posicionadas las startups europeas y dónde?

Destacamos por ejemplo en sostenibilidad y ciudades inteligentes, especialmente los países nórdicos. También tenemos núcleos importantes como Ámsterdam, Londres, Berlín, París, Barcelona, Madrid, Milán, Tallín o Riga. Depende mucho de la transformación digital que haya tenido cada país y de las ayudas de los gobiernos, tanto a las diferentes plataformas para incentivar la emprendeduría como a través de beneficios fiscales para los inversores.

Las startups a seguir, según Andersen

Shazura. Reconoce instantáneamente la huella de millones de imágenes y vídeos con su tecnología propia y patentada, basada en inteligencia artifi cial. “Lidera la transformación digital en pequeño comercio, viajes, hogar y otros sectores. Los clientes se benefi cian de retornos de inversión de hasta 20 veces, ratios de conversión de ventas del 60% y hasta un 50% de ahorro en efi ciencia operativa. Destaca el empuje, esfuerzo y dedicación de su creadora, Sira Coba”.

TeamEQ. Empresa de inteligencia artifi cial en el sector de recursos humanos y talento que, a través del análisis de diversos parámetros, sugiere cómo organizar a los diferentes equipos para optimizar al máximo las capacidades de los empleados.

Tiko. Plataforma que facilita la venta de viviendas y garantiza al vendedor una oferta preliminar en un plazo de 24 horas. Opera en Madrid, Barcelona, Málaga y Sevilla. “Su fundadora, Ana Villanueva, es una emprendedora persistente con un nuevo modelo de negocio en el sector inmobiliario”.

Citruslabs. Invertida por THCap, es una plataforma para ensayos clínicos de reclutamiento y retención de pacientes. “Se aproxima al reclutamiento de forma holística, considerando la experiencia del paciente, el rendimiento del sitio y las ideas clave del patrocinador”.

ClaimCompass. También invertida por THCap, ayuda a gestionar reclamaciones a aerolíneas y ofrece devoluciones desde 250 a 600 euros. “Ha encontrado un gran nicho de mercado desatendido, donde el tiempo y la burocracia administrativa perjudicaban a los viajeros”.

Retina

19/01/2021
Normas