Un geolocalizador en el trabajo para evitar cuarentenas masivas

Una tecnología desarrollada en Galicia permite monitorear el entorno laboral con mucha precisión y rastrear los movimientos de los empleados cuando se produce un positivo por covid

Hace tiempo que no nos acobardamos al recorrer una ciudad desconocida o llegar en coche a una ubicación de difícil acceso. Sin preguntar a sus vecinos ni consultar mapas de carretera, encendemos el GPS de nuestro móvil y sencillamente nos dejamos guiar. Pero estos sistemas no sirven cuando nos sentimos perdidos en el interior de grandes edificios, o buscando nuestro vehículo en un enorme garaje.

"En exteriores, todo eso nos lo dan los satélites, lo da el GPS. Pero en interiores no. Porque en el interior de los edificios no hay señal", comenta Senén Barro, (As Pontes, A Coruña, 1962) catedrático de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial en la Universidad de Santiago de Compostela y galardonado por sus aportaciones en inteligencia artificial con el Premio Nacional de Informática José García Santesmases 2020, galardón que organizan conjuntamente la Sociedad Científica Informática de España y la Fundación BBVA.

Barro es también director científico de CiTIUS (Centro Singular de Investigación en Tecnologías Inteligentes de la Universidad de Santiago de Compostela) de donde surgió la spin off Situm Technologies, que emplea una tecnología para navegación en interiores."Un móvil tiene más de una docena de sensores: acelerómetro, giróscopo, magnetómetro... se comunica vía WiFi y bluetooth con el entorno. Todo eso es susceptible de ser utilizado para que el móvil se sitúe gracias a esa información" explica. "Y si ubica el móvil ubica a quien lo lleva".

El científico explica que antes de la pandemia las empresas usaban Situm para servicios de vigilancia y prevención ante condiciones de riesgo. Tras el confinamiento, los investigadores se preguntaron si su tecnología podría ayudar en esta situación inédita y añadieron un nuevo servicio dentro del existente (Situm COVID-19). Ahora, la aplicación puede tener tres usos, según destaca la propia empresa: alertar al trabajador sobre el incumplimiento de la distancia interpersonal, avisar cuando el número de personas en una sala podría impedir mantener la distancia de seguridad (control de aforos) y monitorear los movimientos de las personas a lo largo del tiempo.

Esta última función, que ha resultado ser la más demandada por las compañías, permite ir hacia atrás -siempre dentro del ámbito laboral- en los pasos y relaciones de una persona diagnosticada como positiva por la covid-19. De esta forma, se pueden desinfectar áreas concretas y realizar test a aquellos trabajadores con los que haya tenido un contacto significativo, lo que evitaría poner en cuarentena plantas enteras de edificios, y el coste económico que conlleva. "Lo que se ha comprobado en los últimos meses de comercialización de este servicio", explica Barro, "es que a las empresas les interesa fundamentalmente este último caso de uso, y no tanto los dos primeros".

¿Cómo funciona?

Lo primero que se realiza es un sencillo mapeo para conocer la proyección de la señal WiFi existente en cada punto del edificio, lo que permitirá una primera aproximación a la hora de ubicar un móvil. A continuación, los trabajadores se instalarían la app y activarían el WiFi de su dispositivo (si está desactivado no geolocaliza a la persona). Para los modelos Android recientes no sería necesario nada más, para modelos más antiguos de Android o sistemas iOS de Apple habría que instalar unas balizas de posición para aumentar la precisión de emplazamiento. La localización y seguimiento que esta app realiza al trabajador solo funciona dentro del entorno laboral y es la empresa la que acuerda con los empleados las normas de uso del servicio y los términos de privacidad aplicados.

La Inteligencia Artificial (IA) hace el resto. Se encarga de integrar múltiples señales, tanto del entorno como del propio móvil, "más fiables y robustas que el uso de bluetooth" -comenta el director científico de CiTIUS- "aunque esto no invalida en absoluto el uso de las apps de rastreo de contactos, dado que estas han de operar tanto en interiores como en exteriores y sin la geolocalización en valores absolutos por ser una información sensible y no imprescindible para este fin".

Sin embargo, concluye Barro, en interiores, que es donde se producen la mayoría de los contagios, la tecnología de Situm es mucho más precisa y fiable que el mero uso de bluetooth, y puede aportar más información y de un modo mucho más exacto sobre posibles infecciones.

Puedes seguir a EL PAÍS TECNOLOGÍA RETINA en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a nuestra Newsletter.

¿Quién lo utiliza y dónde?

Los clientes que demandan el servicio de Situm COVID-19 suelen ser grandes empresas en cuyos edificios coinciden diariamente varios cientos o miles de empleados. Pero fuera del ámbito Covid, esta tecnología de geoposicionamiento solo requiere una nueva capa de servicio que se adapta a la necesidad de cada caso, por ejemplo, para servicios de asistencia a personas con sillas de ruedas en aeropuertos, guiado por hospitales para llegar a la consulta donde se tiene la cita, buscar a personas mayores que necesiten ser recogidos, ubicación en parkings masivos, etc.

Más información

Retina

21/10/2020
Normas