En nuestraRevista Retina

Búscala en el quiosco
Inventores olvidados

Inventores olvidados

En el ámbito de la tecnología abundan los creadores de los que no tenemos ni idea

Hay cosas tan sencillas y útiles que parece que siempre han estado ahí, que surgieron con el Big Bang, como los átomos de hidrógeno, y que ahí se quedaron, a nuestra disposición. Es el caso del comando cortar y pegar, el famoso cortaypega que nos ha ahorrado tantos segundos, minutos o incluso años de vida.

Resulta que el cortaypega lo inventó un señor, Larry Tesler, científico computacional de Xerox, que falleció en febrero, antes de que la pandemia lo ocupara todo. Es curioso que casi nadie supiera quién había inventado unos comandos tan útiles: es un desconocimiento común en el mundo tecnológico. Conocemos a grandes y glamurosos gurús como Steve Jobs, Elon Musk o Bill Gates (ahora muy de moda por sus hipotéticos intentos de controlar el mundo a través del coronavirus), pero desconocemos a los matemáticos, físicos e ingenieros que posibilitaron la revolución tecnológica.

Por ejemplo, si usted se cruza por la calle a Tim Berners-Lee, el científico que ideó la World Wide Web en el CERN de Ginebra, probablemente no le reconocería. Igual pasaría con Shockley, Bardeen y Brattain, los físicos que desarrollaron el transistor, probablemente el invento más crucial en la historia de la tecnología (ahora caben miles de millones de ellos dentro de un chip). O con J. C. R. Licklider, otro informático considerado uno de los padres de Internet, al colaborar en el desarrollo de Arpanet, la red que precedió a la actual.

Pero es que el ciudadano de a pie tampoco suele tener mucha idea de lo que es un circuito integrado, o de lo que fue Arpanet. Suele decirse que hay que conocer la historia para no repetir los mismos errores. Lo mismo con la historia de la tecnología y las entretelas de nuestros gagdets, que solemos manejar como cajas negras llenas de misterios.

Retina

05/12/2020
Normas