En nuestraRevista Retina

Búscala en el quiosco
Este cubo de Rubik de 2x2, en lugar de colores sólidos en sus laterales, tiene 24 pantallas.
Este cubo de Rubik de 2x2, en lugar de colores sólidos en sus laterales, tiene 24 pantallas.
Videojuegos

WOWCube: el cubo de Rubik hecho consola

Este rompecabezas electrónico cuenta con ocho procesadores y 24 pantallas que se giran y agitan con las manos para resolver puzles y laberintos y pasarse videojuegos.

Savva Osipov, un joven ruso de 15 años, se crio entre puzles y rompecabezas. Hasta que un día, tras visualizar tutoriales de electrónica en YouTube, decidió crear su propio juego: WOWCube. Se trata de un cubo de Rubik de 2x2. Pero en sus laterales, en vez de colores sólidos, tiene 24 pantallas. En ellas aparecen puzles, acertijos o videojuegos con los que viajar por el espacio en una nave o atravesar laberintos con una pelota.

Esta videoconsola portátil, galardonada recientemente en los premios de innovación Edison Awards, no tiene mandos ni botones. El usuario controla el juego inclinando, girando y agitando el cubo mientras los personajes saltan de una pantalla a otra. “La principal diferencia con una videoconsola tradicional es que toda la superficie del cubo está involucrada en el juego. Juegas en tres dimensiones, por lo que debes activar tu razonamiento espacial”, cuenta Osipov, que ahora vive en EE UU.

WOWCube también puede ser una lámpara de noche, un acuario o incluso una chimenea digital.

El sistema requiere destreza y coordinación motriz. Sus creadores sugieren que puede ayudar a desarrollar las habilidades motoras de los niños y la actividad cerebral de los mayores. Entre los juegos, destaca el famoso puzle 2048, que consiste en juntar diferentes números hasta conseguir que sumen esta cifra. En otro hay que encontrar alas de mariposa del mismo color y conectarlas. Pero cualquiera puede programar y lanzar sus propios pasatiempos.

  • Hecho con una impresora 3D

El primer prototipo de WOWCube se fabricó en 2017. “Lo hicimos en casa con una impresora 3D para probar el concepto”, cuenta el informático Ilya Osipov, padre de Savva y creador de otros rompecabezas digitales. En total, se realizaron cuatro prototipos básicos y decenas de variaciones. El dispositivo “no solo necesitaba rotar mecánicamente tal y como hace el cubo de Rubik, sino que también tenía que hacerlo mientras soportaba la integridad eléctrica y matemática”. El resultado final es esta original videoconsola con ocho procesadores que, según está previsto, empezará a comercializarse por unos 230 euros a finales de 2020.

De lámpara a acuario digital

WOWCube también puede ser una lámpara de noche, un acuario o incluso una chimenea digital. Cuando no se está usando, es posible colocarlo en una base de carga y conectarlo por Bluetooth al smartphone. Cada una de las 24 pantallas puede mostrar la información escogida. Por ejemplo, el tiempo o el clima. Al vincularlo con la cuenta de Instagram, puede convertirse en un marco digital que muestre fotografías con amigos.

Retina

12/08/2020
Normas