En nuestraRevista Retina

Búscala en el quiosco
La burbuja actúa como una barrera física con el exterior proporcionando aire filtrado y saludable a su portado
La burbuja actúa como una barrera física con el exterior proporcionando aire filtrado y saludable a su portado
En beta

La burbuja antivirus en la era de la covid-19

Esta protección plástica propone un espacio personal que filtra el aire exterior y sirve como escudo para caminar libremente por las ciudades en la era poscoronavirus.

La pandemia de la covid-19 ha pillado al mundo “con los pantalones bajados”, como reconocía estos días un importante epidemiólogo. Después de confinarnos durante meses, los humanos tendremos que salir a la calle a intentar una vida de bajo impacto que no será plenamente normal hasta que haya una vacuna general contra el virus. Ante esa realidad de mascarillas y geles desinfectantes, algunos, como el estudio italiano de diseño DesignLibero, proponen fórmulas alternativas para ese tiempo intermedio entre pandemia e inmunidad. Su idea nace de la necesidad de limitar la propagación del virus aislando a cada persona en una burbuja-escudo que actúa de barrera física para protegerse en los espacios públicos.

Este escudo inflable y unipersonal conseguiría aislar a su portador de la realidad inmediata estableciendo una barrera con el exterior y un interior confortable y seguro, con aire filtrado y saludable para respirar. En la parte superior de la burbuja, realizada en plástico termosoldado, unos pequeños paneles solares recargan la batería ubicada en la mochila, que alimenta la bomba de aire que llena la burbuja y los ventiladores que proporcionan aire limpio. La estructura se compone de dos mitades unidas con una cremallera que facilita al usuario entrar y salir de su burbuja.

¿Locura o genialidad?

Una propuesta que hubiera sonado extravagante hace un par de meses se antoja ahora como una solución ya no enteramente disparatada en esta realidad incierta en la que nos hemos visto obligados a vivir. Como dicen Ekaterina y Libero, los autores de la propuesta, “todos vivimos en burbujas, así que este escudo de aire es la forma de hacer física la idea de protección a nuestro alrededor”. Su burbuja quiere ir más allá de los tiempos de pandemia y su diseño permitiría un uso continuado para desplazarse por el mundo “sin temor a ser contaminado por virus, bacterias de micropartículas o smog”.

Una barrera ecoeficiente

La burbuja personal está realizada en plástico ETFE, un tipo de polímero de elevada resistencia a los rayos ultravioleta. El sistema de filtrado de aire funciona gracias a un pequeño motor eléctrico alimentado por energía solar con paneles en la parte superior y una batería ubicada en la mochila que alimenta la bomba de aire y los ventiladores que purifican el aire a través de filtros intercambiables.

Retina

09/07/2020
Normas