La inteligencia artificial de ‘El Pirata’
Emprendedores

La inteligencia artificial de ‘El Pirata’

Esteban Granero es el típico futbolista atípico: universitario, lector voraz, crítico literario para el proyecto Newtral de la periodista Ana Pastor y fundador de Olocip, 'startup' que ofrece inteligencia artificial para optimizar la toma de decisiones de clubes y empresas deportivas.

Es bien conocido su toque fino de centrocampista en el Real Madrid, la Real Sociedad, el Espanyol y ahora el Marbella, pero no tanto su vena empresarial. Esteban Granero, El Pirata, es el típico futbolista atípico, universitario, lector voraz, crítico literario para el proyecto Newtral de la periodista Ana Pastor y fundador de Olocip, startup española que ofrece servicios integrales de Inteligencia Artificial para optimizar la toma de decisiones de clubes y empresas deportivas. Por ejemplo, el modelo predictivo que acertó con un año de antelación los goles y asistencias de CR7 en su primera temporada con la Juventus de Turín. Granero ha recibido el premio a la Promoción de la Investigación y la Ciencia que conceden la revista Quo y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

¿Qué aporta a la empresa tu experiencia como jugador profesional?

Me embarqué en este reto porque como futbolista he conocido de primera mano las deficiencias del análisis y el uso de los datos, es así en el deporte en general, no solo en fútbol. Pensé que la inteligencia artificial podía aprovechar toda esa información y llegar a otro nivel de conocimiento para contestar a las preguntas clave que realmente se hacen los clubes.

¿Para qué tipo de clientes trabajáis?

No podemos mencionar clientes concretos por la cláusula de confidencialidad, pero son clubes españoles e internacionales muy conocidos. También aplicamos este tipo de análisis en tenis, baloncesto y ahora en críquet.

¿Qué ventajas ofrece esta tecnología frente a otros modelos?

Genera conocimiento que puede transformarse en una ventaja competitiva en asuntos que hasta hace poco parecían vedados, por ejemplo la prevención y predicción de lesiones, el rendimiento, o el comportamiento de tu rival en el siguiente partido. Los análisis no son solo descriptivos, no se limitan a explicarte lo que ha sucedido. Así puedes adecuar el entrenamiento a un jugador que corre un alto riesgo alto de romperse, prever las estadísticas de un posible fichaje en el contexto de la próxima temporada o anticipar el rendimiento de cada jugador en situaciones concretas ante rivales diferentes. Solo la inteligencia artificial puede analizar de cara al futuro y responder a las preguntas ¿por qué ha pasado lo que ha pasado?, ¿qué va a suceder? y, sobre todo, ¿qué debo hacer para que suceda lo que quiero?

¿Con la aplicación de estos modelos predictivos el deporte y los deportistas no corren el riesgo de robotizarse?

Precisamente eliminar el azar en su grado máximo es uno de nuestros objetivos para tomar decisiones basadas en la menor incertidumbre posible, que es lo que está permitiendo la inteligencia artificial. Se trata de que estos modelos probabilísticos estas funcionen como herramientas en colaboración con los profesionales, pero eso no implica robotizar a seres humanos, el juego siempre será el juego. Que las personas trabajen junto con la inteligencia artificial hace a ambas mucho más fuertes que por separado.

¿Cómo será el deporte en 20 años cuando la inteligencia artificial llegue mucho más lejos?

Es difícil saberlo, no solo en el deporte, en el mundo en general porque en tecnología cada descubrimiento abre las puertas a otros nuevos, por eso el avance no es aritmético sino geométrico. Seguro que el cambio será profundo, asombroso, en todas las facetas. Invertimos la mayor parte de nuestros recursos para desarrollar una inteligencia artificial cada vez más profunda y anticiparnos a ese futuro.

Más información

Retina

03/06/2020
04

¿Y si Google tiene la clave del wifi?

El gigante de Mountain View entra en las casas (un poco más) para ampliar la cobertura inalámbrica y permitir un control exhaustivo de los dispositivos conectados.

¿Y si Google tiene la clave del wifi?
Normas