Desayuno Retina / CincoDías

La digitalización va a revolucionar la energía como hoy la conocemos

La competencia en la cadena de valor con la entrada de nuevos jugadores, la atracción y conservación del talento para no quedar descolgados y la ciberseguridad al estar todo conectado son algunos de los recientes desafíos

La digitalización ha transformado la forma de hacer las cosas de muchos sectores económicos en los últimos años. En el caso de las compañías energéticas, estos cambios han sido más profundos. Acostumbradas a estar en la vanguardia del conocimiento, han sido de las primeras en aplicar la tecnología a todos sus procesos para liderar una revolución que demanda la sociedad.

Fruto de ese protagonismo fundamental de la tecnología, y ahora de su evolución a lo digital, empresas como Iberdrola, Naturgy o Repsol han abierto un camino por el que avanzan con una mayor fortaleza para afrontar, entre otros retos, la transición energética y la descarbonización.

Ese movimiento constante hacia adelante ha impulsado también la modificación en el área de operaciones y la comercial. En la primera, haciendo que los procesos sean más eficientes, mejores y más económicos. Y en la segunda, enfocándose hacia los clientes con un servicio estándar de calidad con productos y servicios nuevos y más competitivos.

Pero como el mundo no se para, nuevos desafíos producto de la digitalización están ya aquí y necesitan ser resueltos. Los más importantes son tres y los señala Felipe Requejo, socio líder global de power & utilities y del sector energético en España de Deloitte: "La competencia que han traído estas tecnologías disruptivas que añaden nuevos jugadores en la cadena de valor; la ciberseguridad, consecuencia de que todo está conectado y de la brecha de seguridad que hay en bastantes aspectos, y la atracción y conservación del talento para seguir impulsando la transformación de estas empresas".

Preparados para el salto del 5G

Revolución. Dice Felipe Requejo que la llegada del 5G va a suponer un "salto adicional", una revolución con la que las compañías energéticas van a tener "más conectividad e información", y lo que esto supone para trabajar con ellas. No obstante, cree también que su uso y aplicación se plantea "como un reto" que las empresas están ya afrontando para sacarle el mayor rendimiento posible. Ese desafío tendrá que tener en cuenta dos dificultades, según el socio de De­loitte: "El despliegue de la red, que no será a corto plazo. Además, este tampoco será uniforme en toda el área geográfica". Este hecho "nos va a condicionar", asegura, y para explicarlo pone el ejemplo de que antes de usar esta tecnología habrá "que ver cuántos de mis clientes lo tienen ya y en qué zonas". La solución pasa, desde su punto de vista, por preparar y analizar "cómo voy a acompasar el despliegue de esta tecnología con su utilización en mis casos, tanto en el tema de clientes, de activos y de empleados", concluye.

Son algunos de los temas más destacados que se abordaron en la tech talk que sobre esta materia organizó Deloitte en colaboración con CincoDías. El director del periódico, Miguel Jiménez, moderó un debate en el que, además de Felipe Requejo, participaron Valero Marín, director digital y de tecnologías de la información de Repsol; Fernando Lucero, director de tecnologías de la información de Iberdrola, y Rafael Blesa, director de tecnologías de la información de Naturgy.

Formación interna

Sobre el talento, Valero Marín está convencido de que la transformación tecnológica "no solo cambia a la empresa, sino también al empleado", que tiene que variar su forma de trabajar. Lograr este objetivo de la noche a la mañana "es una utopía" que solo se puede conseguir a través de la formación. "Los programas internos son fundamentales en este terreno. Si pierdes el reto de las personas, la tecnología no avanza", reflexiona.

Los participantes en el debate sobre digitalización, de izquierda a derecha, Valero Marín (Repsol), Fernando Lucero (Iberdrola), Rafael Blesa (Naturgy), Felipe Requejo (Deloitte) y Miguel Jiménez (CincoDías).

Para lograr atraer ese talento, Fernando Lucero está seguro de que hay que hacer "una formación intensiva en todas las áreas". La manera de conseguirlo es construir un "entorno más colaborativo, con menos barreras de la organización y poner de una forma más dinámica" a trabajar a esas personas. "Tenemos que ser más atractivos, asistimos a un cambio de roles y papeles" y hay que cambiar para seguir siendo líderes", razona. "Sí que deberíamos evaluar bien qué capacidades tenemos en la plantilla y qué es mejor buscar fuera de la misma", manifiesta Rafael Blesa, más partidario de encontrar el equilibrio entre formación y contratación.

Donde sí hay una total coincidencia entre los tres es en la importancia que tiene hoy la ciberseguridad. Lucero la define como "el elefante en la habitación", y está convencido de que requerirá mucha inversión para su crecimiento en los próximos años porque "los malos son cada vez más malos".

Marín parte de que "es un reto mayúsculo", y añade que en Repsol tienen el concepto "confianza cero" y que es "básico" hacer seguras las redes. Blesa completa el círculo destacando que "la seguridad debe estar presente desde el inicio, desde el diseño" y advierte de que es "un negocio que acaba de superar al narcotráfico".

Y en cuanto al tercer desafío, el de la competencia que ha traído la digitalización al sector energético con la aparición de nuevos jugadores al trocear la cadena de valor con todas estas disrupciones, los tres directivos avanzan propuestas distintas desde sus respectivas empresas en unos entornos que definen todos como "muy dinámicos".

Así, Iberdrola cree que se trata "de una superoportunidad que nos está cambiando a todos para bien, sobre todo en el área de comercialización". Fernando Lucero llama la atención sobre dos elementos con los que están trabajando: "Usar el valor añadido que nosotros tenemos y del que carecen nuestros competidores", por un lado. Y por otra parte, y centrándose en las relaciones que se establecen con terceros, "a través de los acuerdos puntuales que mantenemos con startups y otras empresas para dinamizar la búsqueda de talento y de innovación que no tenemos dentro de la casa" y poder seguir compitiendo sin quedarse rezagados.

Nuevo modelo de negocio

En Naturgy también quieren aprovechar esa ventaja de tener muchos clientes a los que ahora se les va a intentar vender de todo, "no solo energía, sino otros servicios, movilidad, etc". Rafael Blesa piensa que "la competencia sectorial se rompe y ahora compites con todo tipo de empresas".

Desde Repsol son partidarios de evolucionar hacia un nuevo modelo de negocio caracterizado por "un ecosistema abierto en el que contamos con un grupo de socios que te ayuden a adoptar esa tecnología" de la que careces. Valero Marín observa que es la forma de "estar actualizado y tener ese radar" que te dice "esto es lo que está pasando y esto es lo que tengo que cambiar".

Este conjunto de acciones que están ya en marcha y otras que surgirán en este entorno tan vertiginoso en el que nos movemos es lo que, según Felipe Requejo, llevará al sector energético a "concluir con éxito este proceso de transición en el que están inmersas estas compañías".

La innovación, una potente herramienta y oportunidad al servicio de los negocios

Las empresas energéticas vienen incorporando desde hace años en su cultura y planes estratégicos la tecnología como una potente herramienta al servi­cio de los negocios. Pero las innovaciones no paran de sucederse y lo hacen a un ritmo vertiginoso. Almacenamiento, nuevas energías renovables como el hidrógeno, big data, robotización, drones, internet de las cosas (IoT), inteligencia artificial (IA), etc., son solo algunas. Pero no todas tienen el mismo grado de desarrollo ni de penetración.

Todos los participantes en el encuentro organizado por CincoDías en colaboración con De­loitte coinciden en que las tecnologías de almacenamiento serán claves en la descarbonización. También hay acuerdo en que al final de ese proceso se hará un uso exclusivo de las energías renovables y que para llegar a él habrá que contar con varias tecnologías. Una sola no será posible.

Después hay ligeras diferencias en cuanto a la energía que debe protagonizar esta metamorfosis. Deloitte apuesta por el hidrógeno, aunque reconoce que, "de momento, es muy cara y requiere desarrollo"; Naturgy apunta al gas; Iberdrola cree que será mixta, aunque advierte de que "el consumidor también quiere producir su propia energía, y Repsol también asegura que será un "mix energético".

En este panorama, Felipe Requejo señala asimismo innovaciones que están ya "maduras", como la nube, el big data, la robotización y la automatización, y otras, como la inteligencia artificial, donde aún se puede dar "un salto importante para aprovechar el valor del dato, algo que conseguimos cuando aplicamos técnicas de IA".

En Repsol han dado ya ese salto y sacan provecho a la IA para "cambiar cosas que antes ni te planteabas". Valero Marín pone varios ejemplos: "Todo lo que tiene que ver con el cómo vemos la salud de nuestros activos a través de información en tiempo real; dando al empleado herramientas de movilidad, con lo que está conectado y puede tomar mejores decisiones; en la producción de ciertos materiales, pasando de horas a minutos, y en el mundo comercial con los procesadores de pago y productos personalizados".

Cultura digital

El director de IT de Naturgy destaca la apuesta que están haciendo con estas innovaciones centradas en los usuarios, "para afrontar el reto de adaptarnos a los gustos de cada cliente". La idea es aprovechar toda la información con la que ahora cuentan para "optimizar la atención y los servicios que tenemos".

Y también los empleados, a través de la creación hace unos meses de una "comunidad de data", integrada por unos 300 trabajadores voluntarios de la compañía. El objetivo es "hacer la transformación a través de la creación de una cultura digital". Aquí se hace formación, se intercambian experiencias o se crean espacios de colaboración.

Iberdrola es quizá la firma que más innovaciones usa en el día a día. Los datos y la analítica, por ejemplo, son mencionados por su responsable de sistemas tecnológicos en el despliegue de casi 11 millones de contadores inteligentes para medir el consumo y el proceder de sus clientes. Esta información les ha permitido "ser más eficientes que antes en el comportamiento de las redes" y a la vez "ir a productos cada vez más personalizados y hechos a la medida de un consumidor más exigente".

En el ámbito del internet de las cosas y de la sensorización, Lucero señala el uso de sensores en plantas industriales que les permite "operar y predecir en tiempo real lo que está pasando", logrando un alto grado de eficiencia.

En Iberdrola también se emplea el blockchain para garantizar que el "origen de la energía que vende un cliente es renovable y en tiempo real", o los drones para tomar información con cámaras y "predecir si va a haber una avería o un problema".

Retina

02/06/2020
03
¿Y si Google tiene la clave del wifi?

¿Y si Google tiene la clave del wifi?

El gigante de Mountain View entra en las casas (un poco más) para ampliar la cobertura inalámbrica y permitir un control exhaustivo de los dispositivos conectados.

Normas