Jesse Owens, en 1937
Jesse Owens, en 1937

Ganar y ganar y volver a ganar

En un mundo con capacidades técnicas para los implantes, la inteligencia artificial y la selección y manipulación genética, ¿dónde están los límites si el objetivo es solo ganar?

Citius, altius, fortius. Más rápido, más alto, más fuerte. Así inauguraba el barón de Coubertin los Juegos Olímpicos de París en 1900. Un lema que parece cumplirse. En esas olimpiadas, Michel Théato necesitó tres horas para ganar el maratón bajo la sombra de la torre Eiffel. En Río 2016, pese a la lluvia, a Eliud Kipchoge solo le llevó dos horas y ocho minutos. El mismo Kipchoge, tres años después, en Viena, bajaba de las dos horas con “ayudas externas”.

Pero, ¿son ajenas estas ayudas y las mejoras tecnológicas a esa evolución constante? ¿En cuánto tiempo hubiera corrido los 100 metros Jesse Owens si en vez de sobre cenizas hubiera corrido sobre las pistas sintéticas de hoy con las zapatillas de 99 gramos de peso y tecnología espacial que utiliza Usain Bolt?

Los límites a estas tecnologías van mucho más allá del deporte y entran de lleno en la ética. La mercantilización y utilización política del deporte pasan por la necesidad de ganar. Pese a las impresionantes imágenes de Leni Riefenstahl, las olimpiadas de Berlín fueron un fracaso político para Hitler porque el triunfador fue Owens. Nadie recordaría la semifi nal de waterpolo de Sidney 56 si Hungría no hubiera ganado a la URSS semanas después de la entrada de los tanques soviéticos en Budapest. Sin ese gol de la “mano de Dios” en el estadio Azteca no habría épica posguerra de las Malvinas.

Y algo similar ocurre con el lucrativo negocio deportivo. El dinero y la propaganda no entienden de deporte, entienden de ganar. Luis Aragonés defi nía el fútbol profesional como “ganar y ganar y volver a ganar”. Pero en un mundo con capacidades técnicas para los implantes, la inteligencia artificial y la selección y manipulación genética, ¿dónde están los límites si el objetivo es solo ganar?

Más información

Retina

22/02/2020
Ya sé de qué me pondré enfermo Ver vídeo 1 min
01

Ya sé de qué me pondré enfermo

La inteligencia artificial y otras tecnologías prometen un ahorro al sistema de salud al mejorar la prevención, el diagnóstico y el tratamiento. La revolución de la medicina preventiva ha comenzado.

07
Curados antes de enfermar Ver vídeo 1 min

Curados antes de enfermar

La aceleración tecnológica está impulsando una transformación en la sanidad que promete alargar aún más la existencia humana. Y, más importante, dotarla de mayor calidad de vida

08

El miedo al coronavirus, un gancho para robar tus contraseñas

Los ciberdelincuentes han aprovechado el coronavirus como gancho, ofreciendo información sobre una posible vacuna o sobre las zonas de propagación, para enviar correos destinados a las robar contraseñas del usuario o para introducir malware en sus equipos.

El miedo al coronavirus, un gancho para robar tus contraseñas
Empresas españolas en primera línea
09

Empresas españolas en primera línea

España trata de no quedarse rezagada en el avance de la transformación digital de la salud. Estas son algunas de las startups más destacadas que hemos localizado.

Hacia un nuevo modelo de sanidad
10

Hacia un nuevo modelo de sanidad

Nunca hemos vivido tanto y, precisamente por eso, el envejecimiento de la población supone un reto sin precedentes para el sistema de salud.

Normas