‘Apps’ que simplifican nuestro día a día
#Startmeapp

‘Apps’ que simplifican nuestro día a día

Incubadoras y aceleradoras se fijan en aplicaciones que tengan un impacto social evidente, ya sea por su lucha contra la exclusión o por facilitar actividades totalmente cotidianas

El teléfono móvil posee un carácter social, pero no hablamos de servicios de mensajería como WhatsApp ni redes sociales como Facebook. Parte de las aplicaciones que descargamos pretenden ayudarnos a sobrellevar nuestro día a día. Lo mismo logran mantener una alimentación saludable que a conocer la contaminación de una ciudad. Si subimos un escalón más, el impacto social de las apps mejora la inclusión de algunos colectivos, como el de las personas con discapacidad. Incubadoras y aceleradoras no viven ajenas a esta realidad tan cotidiana. Buscan vehemente proyectos al servicio de la sociedad. Como explican desde espaCIA, la aceleradora de la Fundación ONCE, su principal objetivo es apoyar ideas que mejoren la calidad de vida de las personas y fomenten el empleo.

Del interior de esta aceleradora, precisamente, ha salido una aplicación como Blind Explorer, cuya tecnología de guiado sensorial por sonidos permite a personas ciegas recorrer el Camino de Santiago por la ruta francesa. “Cuenta con información de rutas y puntos de interés de alta calidad y precisión, así como un servidor que aloja esta información y la pone a disposición de los usuarios tanto online como offline”, comentan en la Fundación ONCE. La app surgió para que cualquier persona explorara entornos abiertos. El salto hacia los peregrinos fue posible gracias a que espaCIA apostó por la idea. Les brindó todo el asesoramiento necesario, formación y hasta posibles incorporaciones de talento al equipo.

Un concurso para estimular el desarrollo de ‘apps’

Ya puedes presentar tus apps a la tercera edición del concurso #StartMeApp, organizado por Huawei en colaboración con EL PAÍS RETINA, que se celebrará el próximo mes de marzo.

Este año más que nunca, las protagonistas indiscutibles son las aplicaciones móviles. Los requisitos básicos no varían demasiado respecto a ediciones anteriores: un jurado especializado valorará a las apps candidatas y se fijará en las propuestas más originales, útiles y viables. Entra aquí para participar: https://startmeapp.es

Aunque no cuente con el cartel de incubadora como tal, Impact Hub representa otro de estos nombres propios que tiene entre ceja y ceja el impacto social. Por sus espacios de coworking desfilan infinidad de proyectos, pero los que en su ADN cuentan eminentemente con esta característica suelen despertar su interés. “Queremos que personas, empresas y organizaciones generen un impacto positivo a través de su actividad profesional”, sostienen desde Impact Hub. Las aplicaciones que apoyan, dentro de la gran cantidad de proyectos que atienden, han de mejorar de alguna manera la sociedad. Tal y como afirman, impulsan el emprendimiento a partir de iniciativas que promueven habilidades, ideas y experiencias que mejoran el planeta.

Una de las iniciativas que ha pasado por sus manos se llama Foundspot. Bajo el lema de simplificar nuestro día a día, su objetivo también es bastante sencillo: optimizar la gestión de objetivos perdidos y encontrados a través de una app. “Con nuestro proyecto mejoramos la vida de las personas, evitamos que tengan que comprar un objeto nuevo para reponer el perdido, y además, parte de los beneficios los dedicamos a acción social”, añade David Sanz, socio fundador de la startup. Otra iniciativa que suscitó el interés de Impact Hub fue Litterati. Esta aplicación ayuda a limpiar la basura al compartir y etiquetar fotos de residuos con la ubicación exacta, lo que crea un mapa dinámico de los desechos generados.

Un beneficio social circular

Pese al carácter social de las apps, las incubadoras siempre establecen unas condiciones con el fin de desarrollar los diferentes proyectos. Al contar con una idiosincrasia particular, aquello de formar parte del accionariado mejor dejarlo para otro momento. En espaCIA, por ejemplo, piden que la startup destine el 5% de los beneficios obtenidos durante los cinco primeros años a nuevos proyectos con impacto en la mejora de las condiciones de vida de las personas con discapacidad. Al igual que estamos familiarizados con la economía circular, en este caso, hablamos de un beneficio social circular. Una manera de que las aplicaciones continúen apareciendo en los móviles y mejoren nuestras rutinas cotidianas.

La inclusión social cuenta con las aplicaciones como uno de los actores indiscutibles, más aún en plena era digital. Todos los responsables de que vean la luz, estén a un lado u otro del proceso, conocen su importancia. Difícil competir con decenas de miles de millones de apps que inundan las tiendas online de los móviles, como la exclusiva App Gallery de Huawei. “Desarrollamos programas de emprendimiento e innovación que ayuden a transformar nuestro entorno. Vivimos un momento de cambio sistémico que nos demanda diseñar el futuro de forma colaborativa con nuevas herramientas, conocimientos y habilidades para adaptarnos a él”, concluyen en Impact Hub. Incubadoras, aceleradoras y startups ofrecen ya soluciones para adaptarse a esta sociedad de ritmo vertiginoso.

Retina

01/06/2020
03
¿Y si Google tiene la clave del wifi?

¿Y si Google tiene la clave del wifi?

El gigante de Mountain View entra en las casas (un poco más) para ampliar la cobertura inalámbrica y permitir un control exhaustivo de los dispositivos conectados.

Normas