En nuestraRevista Retina

Búscala en el quiosco
Editorial

Tecnología que está revolucionando el deporte, mañana en la Revista Retina #24

Para alcanzar la excelencia quizá haya que añadir un nuevo factor: la tecnología. La acelerada revolución digital también ha llegado al deporte

El lema de los Juegos Olímpicos, formulado con la locución latina citius, altius, fortius —más rápido, más alto, más fuerte—, es un llamamiento a los atletas a dar lo mejor de sí mismos. Pero para lograr esa excelencia quizá haya que añadir un cuarto requisito: más tecnológico. La acelerada revolución digital también ha llegado al deporte.

Algoritmos que detectan a un atleta fuera de serie antes de que llegue a serlo, calzado y ropa que deciden una medalla o estadios que se iluminan con la energía generada por el movimiento de los jugadores son ya una realidad y no fantasías de ciencia ficción.

En medio de ese torbellino, el deporte vive su apogeo como espectáculo global con múltiples desafíos, como el de atraer a los espectadores más jóvenes. Su preferencia por los contenidos a demanda y en pequeñas píldoras podría incluso provocar una modificación en los formatos de las competiciones para adaptarlas a un público de atención más dispersa.

La incorporación de la tecnología a cualquier ámbito de la vida es a menudo controvertida, incluso aquella nacida para zanjar las controversias, como el VAR en el fútbol. Y genera especial recelo en una actividad que surge de la faceta más salvaje y primitiva del ser humano, en la que prima la emoción sobre lo racional.

Sin embargo, hasta el más escéptico dará un voto de confianza a estos avances si, como se cuenta en este número, contribuyen a que no se desperdicie el talento de ningún Rafael Nadal en potencia, a curar más rápido una lesión y a ofrecer al espectador la mejor experiencia posible: sentirse tan cómodo como en casa cuando esté en el estadio, y vivir la emoción del estadio cuando se encuentre en su casa.

Más información

Retina

15/07/2020
Normas