En el centro, con un prominente bigote, Dieter Zetsche, CEO de Daimler; a su izquierda está el CEO de BMW, Harald Krüger. A su derecha, con un jersey, Marc Berg, nuestro entrevistado de hoy. La foto fue tomada durante el lanzamiento de las marcas Share Now, Reach Now, Charge Now, Free Now y Park Now en febrero de 2019.
En el centro, con un prominente bigote, Dieter Zetsche, CEO de Daimler; a su izquierda está el CEO de BMW, Harald Krüger. A su derecha, con un jersey, Marc Berg, nuestro entrevistado de hoy. La foto fue tomada durante el lanzamiento de las marcas Share Now, Reach Now, Charge Now, Free Now y Park Now en febrero de 2019.
Movilidad

Free Now: “Estamos muy contentos de que finalmente se permita innovar a los taxistas”

El director general del grupo de apps de taxi integradas de BMW y Daimler asegura que pronto empezarán a proporcionar otros servicios de movilidad y micromovilidad. En ello, entre otras cosas, trabajan los empleados de su nuevo centro de innovación en Barcelona, en el que Free Now espera invertir 30 millones de euros

Free Now ha pasado de 25 millones a 300 millones de viajes anuales en tres años. La aplicación -antes conocida como Mytaxi- está presente en 130 ciudades en 30 países y crece en Europa y Latinoamérica a un ritmo -dicen- sorprendente. Al mando, Marc Berg, un alemán venido del mundo fintech y del comercio electrónico que se incorporó a Mytaxi como director ejecutivo en abril de 2018 y en junio de ese mismo año pasó a dirigir Intelligent Apps, el grupo paraguas de esta y otras apps de taxi, todas ellas integradas ahora en una sola marca: Free Now.

Con el cambio de nombre, un cambio de estrategia. La app planea sumar algunos de los servicios de las otras cuatro empresas que BMW y Daimler han puesto en marcha de forma conjunta (Reach Now, Charge Now, Park Now y Share Now), agrupadas bajo la marca Your Now. Además, ha abierto recientemente un centro de innovación en Barcelona, en el que se han comprometido a invertir 30 millones de euros en los próximos cinco años. ¿Para qué? Nos lo cuenta el propio Berg en una entrevista en Web Summit.

¿Por qué Barcelona?

En la mayoría de las empresas tecnológicas, el cuello de botella de la innovación es que quieres materializar muchas ideas pero no tienes suficientes recursos para ejecutarlas. Conseguir suficiente talento en ingeniería, tecnología y producto es el mayor reto. Nosotros nacimos en Hamburgo (Alemania), donde está nuestra sede, pero nos dimos cuenta de que necesitábamos reclutar más talento en estos ámbitos. Por eso creamos un centro de tecnología en Berlín y ahora lo estamos haciendo en otros lugares fuera de Alemania.

¿Es mucho más barato reclutar estos perfiles en España?

Más que en EE.UU sí pero no mucho más que en Alemania, y es definitivamente más caro que en los países del Este de Europa. No estamos en Barcelona por el precio, sino por el atractivo que tiene la ciudad. En Free Now trabajan personas de unos 50 países diferentes y en estos centros reclutamos perfiles altamente cualificados que buscan trabajar en una gran ciudad internacional, en un entorno agradable.

¿Cuáles son los objetivos de los centros de innovación?

Expandir nuestro desarrollo de producto, lanzar nuevas funciones al mercado, probar más cosas y hacerlo más rápido. Muchas veces no nos damos cuenta de que la movilidad digital está cambiando tan rápidamente que nadie sabe 100% que es correcto o qué no, qué puede funcionar o qué no, por lo que debemos testar, analizar qué funciona y aprender mucho. Tenemos grupos dedicados a cosas muy específicas como, por ejemplo, mejorar el proceso de registro (hacerlo más fácil, más rápido…).

¿Qué otras funciones están probando?

Todo. Desde estrategias de precios hasta nuevos algoritmos de conexión o cómo integrar nuevas forma de transporte en nuestra app. Estamos constantemente probando todas las posibilidades para expandir nuestro producto.

¿Cuáles son sus planes para Free Now?

La compañía ha tenido un tremendo recorrido. En los últimos tres años, la empresa ha multiplicado por 15 su crecimiento y ahora somos líderes en el mercado o, al menos, el mayor competidor de Uber en Europa y en América Latina. La gente no sabe que más del 50% de nuestros viajes vienen de allí. Nuestra visión estratégica es usar esa base para ir de taxi a micromovilidad, coche compartido y otros servicios. Probablemente el año que viene habrá integradas en la app [no en todas las ciudades] servicios de otras verticales de Your Now, dos formas más de transporte: podrás usarla para pedir un taxi, alquilar una bici o un patinete, y tal vez también un coche. Eso es lo más interesante y útil de nuestro modelo: al usar infraestructura ya existente, es posible escalar muy rápido. Tenemos globalmente 39 millones de clientes activos ahora mismo, a los que ofrecemos servicios en 130 ciudades.

¿Llegará esta integración a España?

Cada ciudad es diferente. En Barcelona, por ejemplo, no podemos integrar patinetes eléctricos porque estas empresas no tienen permiso para operar allí. Eso es lo que hace interesante, retador y excitante trabajar en esta industria. No tienes un solo mercado, hay que ir ciudad por ciudad. La tecnología nos permite hacerlo todo en todas pero tendremos que decidir, una a una, qué integramos en cada cual. En cuanto a Madrid, estamos muy contentos de que finalmente se permita innovar a los taxistas. Hemos lanzado un nuevo servicio, Lite, donde por fin podemos ofrecer a nuestros usuarios un precio que estos consideran justo y que está garantizado. Antes de entrar al coche sabes lo que te va a costar.

¿Qué hay del taxi compartido?

Lo estamos introduciendo en Hamburgo y lo haremos en otros mercados pero no sabemos cuándo. Es algo que gusta a los usuarios porque es más barato, a las ciudades porque es más sostenible y a los conductores porque obtienen más dinero por un mismo trayecto. El mayor problema es enlazar trayectos cuando mucha gente quiere compartir en un mismo momento. Estamos considerando introducir en tiempo real una serie de puntos de recogida en un radio de unos 100 metros -a los que el pasajero pueda caminar- para que el taxista no tenga que zigzaguear para ir de puerta a puerta, lo cual es muy ineficiente. Teniendo esta posición exacta sería más factible. Aun así, esta idea está todavía por definir.

BMW y Daimler dicen que su propósito con Your Now es “ser un nuevo actor global que proporcione movilidad urbana sostenible para los clientes. ¿Qué hay de sostenible en Free Now?

Cuando hablamos de sostenibilidad, la cuestión es cómo conseguir que más gente use el mismo vehículo, que es lo que haces con un taxi. Además, tenemos una opción ‘eco’ que permite elegir un coche eléctrico. En España, está disponible en Barcelona, Sevilla, Málaga y Valencia. En Madrid no lo está, aunque sí hay algunos taxis eléctricos en nuestra flota allí.

¿Cree que se debería liberalizar el mercado del taxi y no limitar el número de licencias?

Desde Free Now siempre hemos visto la flexibilidad del sector del taxi como la mejor respuesta a la transformación por la que atraviesa la movilidad. Sin embargo, cada mercado es diferente y nos adaptamos a su realidad para ofrecer el mejor servicio a nuestros usuarios y conductores respetando la regulación. La mayoría de las restricciones que las regulaciones de taxis tienen hoy se implementaron en un momento muy diferente al actual.

Por ejemplo: en el pasado, los pasajeros que no encontraban un taxi en momentos de alta demanda continuaron usando el taxi en otros momentos. En la actualidad, si no encuentran un taxi, utilizan un servicio de la competencia y, en muchas ocasiones, repiten con ese servicio en el futuro y reducen su uso de taxis. Creemos que es necesario discutir cuál de estas restricciones sigue teniendo sentido y cuál debe adaptarse a los tiempos actuales.

Futuro de la movilidad, según Free Now

“La movilidad autónoma no será disruptiva, no la veremos implantarse de pronto sino de forma gradual”, asegura el CEO de Free Now Group. La razón fundamental para esto -dice- es la seguridad, “que es el factor principal cuando hablamos de movilidad”. Apunta, no obstante, que “nadie vio venir los patinetes hace unos años ni pensó en ello y ahora están por todas partes”. Reconoce, no obstante, que esto no es común. Otros cambios que ve madurar: dice que la movilidad evolucionará hacia las formas compartidas: más acceso y menos propiedad (algo que ya está pasando).

También augura [sin ir muy lejos] que probablemente la movilidad irá hacia un modelo de suscripción “donde pagas algo más de 100, 200 o 300 euros al mes y tienes una variedad ilimitada de opciones y flotas a tu disposición”. Cree que esta es una idea interesante porque permite eliminar la fricción del proceso. “Nosotros lo estamos probando y lo más difícil es cambiar el comportamiento de la gente. Tenemos que tener muy cuidadosos porque no queremos destruir nuestros servicios distintivos”, afirma.

Un tercer cambio sería la consolidación de los proveedores privados de movilidad. “Ahora mismo hay decenas de empresas de patinetes. En los servicios de transporte privado con conductor era igual, pero ahora somos dos o tres o, como mucho, cuatro actores relevantes por cada segmento de mercado”, comenta. También cree que estos probablemente se conectarán en forma de red con los proveedores principales en otros segmentos para que los usuarios puedan acceder a los servicios de los otros desde una misma aplicación. El porqué es obvio: “Porque es posible que, si se aferran a proporcionar solo un servicio, no puedan sobrevivir”, concluye.

Retina

26/02/2020
¿Nos espían los chismes tecnológicos?
01

¿Nos espían los chismes tecnológicos?

Quizás le haya pasado a usted o se lo haya escuchado contar a alguien: dos personas, sentadas alrededor de una mesa sobre la que reposa un teléfono móvil. Al poco, el móvil le ofrece anuncios sobre la conversación. ¿Cómo se explica eso?

Normas