Solo uno de cada cinco emprendedores en España es una mujer

Solo uno de cada cinco emprendedores en España es una mujer

Las chicas prefieren emprender solas mientras que la mayoría de hombres optan por hacerlo con, al menos, un socio fundador

La brecha de género en el sector empresarial aún es una asignatura pendiente. Pese a que las mujeres son el 51% de la población española, solo representan el 19% del total de emprendedores en España, según el Mapa del Emprendimiento que ha elaborado South Summit-Spain Startup en colaboración con el Ayuntamiento de Madrid tras analizar 1.712 empresas emergentes.

A la hora de escoger la fórmula para emprender, ellas prefieren hacerlo solas. En cambio, los hombres optan por contar con un socio fundador —solo un 26% decide emprender en solitario frente al 62% de mujeres—. Cuando la empresa es creada por varias personas, la presencia de chicas mejora levemente: el 39% de las startups en España tienen, al menos, una mujer en su equipo fundador. No obstante, mientras que es frecuente encontrar equipos de cuatro o más fundadores exclusivamente masculinos, los equipos totalmente femeninos son apenas inexistentes.

Las mujeres emprendedoras crean sobre todo startups relacionadas con la salud, el sector terciario y la robótica, según el informe. Una vez que comienzan sus proyectos se topan con diversos obstáculos. Por ejemplo, con un sesgo de género existente entre los potenciales inversores, La OCDE alerta de que la probabilidad de que una startup reciba financiación es un 10% superior en aquellas fundada íntegramente por hombres, frente a las que incluyen al menos una mujer.

El perfil del emprendedor español, según el Mapa del Emprendimiento, no ha cambiado en los últimos años. Suele ser un hombre (81%), con una edad media de 34 años y estudios universitarios y másteres —sobre todo de carreras técnicas—. Muchos de estos emprendedores se darán cita del 2 al 4 de octubre en Madrid en el South Summit, un espacio de encuentro para startups, inversores y corporaciones que buscan inversión, networking y nuevos proyectos.

También ha aumentado la presencia de talento senior en este tipo de empresas. Una de cada tres startups españolas cuenta con un fundador mayor de 45 años. Además, más de la mitad de las personas de esta edad que deciden emprender lo hacen solas o con un número de socios reducidos en comparación con otros perfiles. En cuanto a la temática, suelen fundar empresas de insurtech, robótica y big data. No obstante, los autores del estudio subrayan que aún queda trabajo por hacer para atraer este tipo de talento hacia el emprendimiento.

Esto se debe, en parte, a que la experiencia es un punto a favor a la hora de emprender. La probabilidad de fracaso del emprendedor cae drásticamente a medida que este crea más empresas. Al fundar la primera, tiene un 45% de probabilidad de fracaso. Este porcentaje disminuye a un 27% en el caso de la segunda empresa y al 16%, con la tercera.

Emprendedores en serie

Más de la mitad de los emprendedores españoles ha creado más de una empresa. Y uno de cada cinco, al menos tres. Para ellos, según el estudio, el emprendimiento es una opción deseada y no una salida desesperada. El 61% de los emprendedores españoles vio una oportunidad a la hora de emprender y solo el 5% lo hizo por necesidad.

La fundadora de Spain Startup-South Summit, María Benjumea, hizo hincapié en la presentación del informe en “la consolidación del ecosistema emprendedor”. De las startups en España, un 23% ya tiene un recorrido y se encuentra en fase growth —frente al 20% del ejercicio anterior—. Es decir, sus proyectos disponen ya de un producto validado, cuentan con clientes recurrentes y métricas positivas de mercado. Las startups que más están creciendo son aquellas relacionadas con la salud, inteligencia artificial y el sector inmobiliario. Se mantienen con un histórico consolidado las relacionadas con turismo, fintech e insurtech. En cambio, pierden pulso las enfocadas en márketing, moda y blockchain.

“Cada vez tenemos empresas más veteranas y con un proyecto más consolidado, que buscan competir de igual a igual con los grandes de la economía. Una constante que solo viene a demostrar el papel que juegan las startups como motor de innovación y disrupción, por lo que es vital apoyarlas y fomentar el emprendimiento por el bien de todos como país”, afirmó Benjumea.

Las contrataciones dependen del desarrollo de la startup. Cuando esta se encuentra en fase de crecimiento, puede llegar a contratar hasta 10 veces más que aquellas en las fases más iniciales. En España, tienen de media unos 5,2 empleados —por debajo de la media de las startups de regiones como Europa o América Latina—. El 58% de las startups planea incorporar nuevos empleados en el próximo año. Los perfiles más demandados son comerciales y técnicos. Por ejemplo, desarrolladores de software.

A medida que las startups cumplen años, también amplían su mercado y el tipo de clientes al que se dirigen. Mientras que al principio están más enfocadas al B2B y solo se dirigen a un usuario corporativo, luego tienen en cuenta a otros posibles clientes. Al madurar, también reducen sus fuentes de ingresos —por ejemplo, por suscripción, freemium o publicidad—. De hecho, el 41% de las empresas en fase growth afirma seguir un único modelo. 

Retina

19/10/2019
Normas