Andrew Ng
Andrew Ng
Inteligencia artificial

Andrew NG: “Temer que la IA acabe con el hombre es como temer la superpoblación de Marte”

El cofundador de Coursera cree que falta conocimiento sobre la IA. Reclama además más atención a la privacidad y a la ética

En el mundo de la inteligencia artificial (IA), Andrew Ng debe de ser lo más parecido que hay a una estrella de rock. El director del laboratorio de Inteligencia Artificial en Stanford y ex jefe de IA de Google estuvo el pasado jueves en la Cámara de Comercio de Bogotá para dar una charla. Mientras hablaba, los veinteañeros que lo miraban embelesados coreaban con un oh yeah (en inglés en el original) cada una de sus intervenciones. Cuando terminó la charla y el moderador preguntó si alguien quería fotos con él, medio auditorio se levantó para formar una fila que tardó 30 minutos en despejarse.

Ng era la estrella del Colombia 4.0 (una feria organizada por el Gobierno colombiano para fomentar las industrias creativas y tecnológicas). El hombre que cofundó Coursera y lidera un fondo de inversión en IA de 175 millones de dólares dedicó diez minutos de su agenda para hablar con EL PAÍS Retina. 

El fundador de Tesla, Elon Musk, ha dicho que la inteligencia artificial es la "mayor amenaza existencial" que enfrenta la humanidad, ¿usted cómo lo ve?

Creo que dijo algo así como que estamos convocando al demonio... En mi opinión, eso de preocuparse de la IA como de una cosa superinteligente, más inteligente que ninguno de nosotros, que va a terminar con la humanidad es similar a preocuparse por la superpoblación del planeta Marte. Tal vez venga un día dentro de cientos de años en el que hayamos colonizado Marte y, tal vez, lo hayamos superpoblado. Y tú me podrías decir, Andrew, ¿qué piensas de esos pobres niños de Marte, muriéndose por la contaminación? ¿Cómo es que no te preocupas por ellos? Mi respuesta sería que ni siquiera hemos aterrizado en otro planeta aún. Por eso encuentro tan difícil desarrollar una preocupación productiva sobre ese tema.

¿Y sobre el uso de la inteligencia artificial en drones y otras armas de guerra?

Creo que ese es un asunto ético importante, un tema en el que no soy experto pero sí creo que es algo sobre lo que los ciudadanos y los gobiernos deberían debatir y decidir, para asegurarse de que la IA sólo se use de formas que beneficien a todo el mundo.

Si el Big Data es el combustible de la IA,¿cómo pueden Colombia, Brasil o España competir en IA contra el alud de datos generados en gigantes como China?

Creo que pueden ser muy competitivos en IA. En mi opinión, no hay que no tendría que intentar desarrollar otro buscador Web, eso es la competición de hace diez años, sino invertir en desarrollar IA para las industrias en las que hoy ya es fuerte. IA para la agricultura y la industria local...

En esos temas será de hecho más fácil para otros países como españa o Colombia que para Silicon Valley, que está demasiado lejos como para abordarlo. La IA todavía es joven y hay espacio para que muchos países se conviertan en exitosos centros de desarrollo. 

¿Las restricciones al uso de los datos en las tecnológicas occidentales suponen una desventaja con relación a China, donde el derecho a la privacidad está menos protegido?

La privacidad es un tema importante y los equipos que desarrollan proyectos de Inteligencia Artificial deberían informar a la gente de lo que están haciendo con sus datos, asegurarse de que cuando una persona cede sus datos lo hace de manera consciente. Desarrollar nuestros sistemas respetando la privacidad fomenta la confianza, y la confianza en la AI es fundamental para acelerar su adopción.

¿Ahora mismo no hay confianza en la IA?

Creo que la confianza todavía está en crecimiento. En mi opinión, mejorará mucho cuando la gente entienda exactamente qué significa la IA y para qué sirve. Para generar confianza, lo más importante es que más gente entienda mejor la IA. Una de las cosas que he hecho este año es 'IA para todos', un curso de Coursera sobre IA para personas no técnicas. Lo que se puede y no se puede hacer, las implicaciones éticas... 

La IA ya se está usando con éxito en muchos campos, como el de los coches autónomos o los diagnósticos médicos, ¿se están desarrollando aplicaciones también para reducir el cambio climático?

El verano pasado, en una conferencia internacional de machine learning, pasé un día entero en el taller IA y Cambio Climático, y vi que ya hay muchas investigaciones en marcha para abordar los problemas relacionados. Parte del trabajo que mi grupo ha estado haciendo es usar inteligencia artificial para construir modelos que permitan predecir el comportamiento de las emisiones de metano de los humedales, un fenómeno que aún no terminamos de comprender y en el que la IA podría ayudar con mejores algoritmos y modelos.

Otro proyecto es trabajar con imágenes satelitales para estimar mejor la electricidad que generarán las turbinas eólicas según las condiciones del viento. O también para ayudar con los proyectos de geoingeniería, una tecnología muy polémica por sus posibles efectos. La IA podría ayudar a entender los efectos de inyectar partículas en la atmósfera [para impedir que los rayos del sol calienten la tierra]. Si lo entendemos mejor podremos tomar mejores decisiones. Saber si es un camino posible o una idea terrible.

Una eminencia en varios campos

“Es la mayor revolución desde la introducción de la electricidad hace 100 años. No veo ningún sector que no vaya a transformar a medio plazo”. Andrew Ng es una eminencia en esto de la inteligencia artificial. En el 2011, Ng fundó el proyecto Google Brain en Google, el cual desarrolla una red neuronal a gran escala usando la infraestructura de computación distribuida de Google. también fue vicepresidente del gigante chino Baidu. Es un precursor de la enseñanza online, y de su trabajo en Stanford partió Coursera, una plataforma con más de 33 millones de usuarios. 


Retina

19/10/2019
Normas