Fotograma de la película 'Ad Astra'.
Fotograma de la película 'Ad Astra'.

La NASA también busca expertos en ‘blockchain’

La agencia estadounidense tiene una relación cada vez más estrecha con la cadena de bloques. ¿De qué manera puede contribuir esta tecnología a la exploración espacial?

Quienes auguraban una proyección estelar para bitcoin no se equivocaban, aunque tal vez no fuera esto a lo que se referían. La tecnología en la que se basan las criptomonedas, blockchain —traducido al español como cadena de bloques—, consolida su ascenso meteórico casi de manera literal entrando de lleno en el sector aeroespacial.

La NASA publicó el pasado viernes una oferta de trabajo en LinkedIn en la que explicaba que buscaba un científico de datos y señalaba que la experiencia con criptomonedas y blockchain se tendría en cuenta en la evaluación de los candidatos.

Tal y como detallan en la red social, el candidato seleccionado se encargará de desarrollar aplicaciones innovadoras en áreas transversales del laboratorio de propulsión a reacción de la agencia espacial estadounidense, entre las que se incluyen robótica, inteligencia artificial, sistemas multimisión, computación en la nube, hardware de vuelo de última generación y asistentes digitales inteligentes.

Si bien la mención de la cadena de bloques en el anuncio ha llamado la atención de unos cuantos, lo cierto es que la compañía lleva un tiempo explorando la utilidad que puede tener esta tecnología en su sector. Sin ir más lejos, el pasado enero publicaron una propuesta para gestionar el tráfico aéreo basada en HyperLedger, una plataforma de código abierto para blockchain. Este proyecto, admitían entonces, permitía una comunicación segura, privada y anónima entre una aeronave y un miembro autorizado en tierra.

Las posibilidades de la cadena de bloques en esta industria no se reducen al ámbito de la seguridad

Las posibilidades de la cadena de bloques en esta industria no se reducen al ámbito de la seguridad. Hace apenas un año, la NASA financió con más de 300.000 euros un proyecto de investigación que desarrolla una red de blockchain basada en Ethereum que utiliza tecnología subyacente de los contratos inteligentes para que las naves puedan detectar automáticamente los desechos que flotan en el espacio y esquivarlos de manera autónoma.

Por su parte, la Agencia Espacial Europea ha mostrado su interés en la cadena de bloques. En 2017, publicó un documento en el que alababa su uso en logística, sus ventajas al aplicarse a sistemas de pago y a su manejabilidad a la hora de trabajar en tiempo real con datos cambiantes. Todo apunta a que terminarán recurriendo a blockchain, al menos, para simplificar sus procesos administrativos.

Además, es importante tener en cuenta que esta tecnología también podría ser útil para seguir el rastro de cada una de las piezas que componen una nave a lo largo de la cadena de suministro. No en vano, el 86% de las compañías que operan en el sector aeroespacial tienen previsto integrar tecnología blockchain en los próximos dos años, de acuerdo a un estudio de la consultora Accenture.

Retina

19/10/2019
Normas