Dron y contendedor diseñados para el traslado de fármacos en el marco del proyecto Pharmadron
Dron y contendedor diseñados para el traslado de fármacos en el marco del proyecto Pharmadron

Así son los drones que harán llover medicinas donde Cristo perdió la chancla

El proyecto Pharmadron aspira a establecer un servicio de abastecimiento de farmacias y envío de medicamentos a lugares de difícil acceso y situaciones de emergencia... En cuanto la legislación lo permita

Próximamente, a lo largo del mes de octubre, despegará del Aeropuerto de Teruel un dron con destino al municipio de Gea de Albarracín. En este vuelo de 20 kilómetros irán concentrados los esfuerzos del Cluster Aeronáutico de Aragón, la empresa de drones Delsat International, la plataforma aeronáutica de Teruel, la distribuidora farmacéutica Novaltia y la consultora VeaGLobal.

Si todo sale bien, este desplazamiento de prueba demostrará que es viable transportar medicamentos y otros productos farmacéuticos a farmacias en núcleos rurales mediante el uso de aeronaves pilotadas remotamente para que los pacientes crónicos, personas mayores y aquellos que residan en zonas de difícil acceso para transporte por tierra tengan acceso universal a los medicamentos y sean independientes y activos en sus comunidades. Tal es el objetivo del proyecto Pharmadron, presentado ayer en la I Feria de la Movilidad Sostenible de Zaragoza.

"El fundamento del proyecto hacer el traslado en la parte de la última milla en aquellas zonas que sean un poco más difíciles", resume Daniel Yuste, director ejecutivo y de operaciones de Delsat, piloto e instructor de vuelo.

El contenedor es clave en el éxito de la iniciativa: está diseñado para mantener temperaturas de entre 15 y 25 grados, adaptándose a las necesidades de los fármacos viajeros. "Hay que acondicionarlo por dentro, pero por fuera también tiene que ser ligero, aerodinámico, resistente...", precisa Yuste, que tiene constancia de que este tipo de traslados ya se han hecho en el continente africano para el transporte de vacunas. "Pero para transporte de medicamentos como una actividad logística, no. Son casos puntuales y temas de emergencias, pero no una actividad comercial".

  • Si la AESA quiere

Sin embargo, que el dron haga un vuelo perfecto desde el Aeropuerto de Teruel hasta la farmacia de Gea de Albarracín no garantiza el éxito del proyecto. "Lo primero que tiene que pasar es que se modifique la normativa actual, que prohíbe expresamente el transporte de mercancías con drones", explica el director ejecutivo de Delsat. "Habrá que hacer aeropistas específicas. La Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) ya está trabajando en ello, para que estos drones puedan realizar sus actividades con una total y absoluta seguridad".

Por lo pronto, Yuste se muestra convencido de que esta apertura del espacio aéreo ocurrirá en algún momento, pero no se atreve a estimar cuándo. "Con la AESA no hay fechas. Ya tendría que haber salido hace un año el desarrollo de algunas normas. Y aún estamos esperando, lo que además nos perjudica comercialmente", lamenta.

Mientras tanto, la distribuidora farmacéutica Novaltia ha tenido ocasión de sondear el que sería su potencial mercado, las farmacias de los lugares más recónditos de España. "Se ve que hay un interés bastante alto en cuanto a esas localidades que están alejadas y tardan un poco más en recibir el transporte que lo que sería deseable, pero no por culpa de la distribuidora, sino por las complicaciones que pueden ocurrir sobre todo en invierno".

  • Primeros auxilios

Además, Yuste espera que la progresiva apertura del espacio aéreo amplíe también el rango de servicios que se pueden ofrecer por esta vía. "Otro proyecto con el que vamos a empezar a trabajar ya es para mandar un dron cuando se produce un accidente para que los centros de control visualicen el tipo de incidente y manden los recursos necesarios e incluso puedan mandar materiales de primeros auxilios", precisa.

En principio, la relativa sencillez del entorno rural comparada con espacios urbanos favorece que estas áreas sean el primer campo de pruebas para el trasporte de mercancías con drones. "Es muchísimo más sencillo establecer zonas de aterrizaje valladas para que el dron aterrice ahí con total seguridad para que el farmacéutico o el personal habilitado para ello pueda recoger los medicamentos. Hay que tener en cuenta que los medicamentos no se pueden entregar directamente al destinatario final, tiene que haber una distribución de farmacia", señala Yuste. Pero en Telsat no descartan la posibilidad de que sus drones aterricen también en zonas urbanas. "Lógicamente, siempre con todas las medidas de seguridad, porque, a fin de cuentas, esto no deja de ser un aparato que está volando y que es susceptible de caer. Y 15 kilos cayendo de una altura de 30 metros pueden ocasionar daños importantes".

Retina

19/10/2019
Normas