Rob Solomon durante su visita a España
Rob Solomon durante su visita a España

Rob Solomon (GoFundMe): “Nos hemos convertido en sinónimo de ayuda en internet”

La plataforma recibe más de 50 millones de visitantes al mes y da cabida a más donantes que habitantes tiene España: 70 millones de bolsillos dispuestos a echar un cable

La gente se acuerda de GoFundMe cuando truena. O cuando enferma. O cuando ve arder su hogar. O cuando necesita dinero para su boda. O cuando quiere llevar bicicletas a Senegal. O cuidados dentales a Filipinas. "Nos hemos convertido en sinónimo de ayuda en internet", sentencia Rob Solomon, director ejecutivo de la plataforma desde 2015.

Para él los más de 6.000 millones de euros que ha recogido esta plataforma de recaudación de fondos sociales en la última década son reflejo de un rasgo ancestralmente humano: "Las personas siempre han aunado esfuerzos para ayudarse unas a otras. GoFundMe solo es la versión digital".

La plataforma recibe más de 50 millones de visitantes al mes y da cabida a más donantes que habitantes tiene España: 70 millones de bolsillos dispuestos a echar un cable. Desde su llegada a España, en 2016, se han alcanzado ya más de 9 millones de euros en donaciones repartidas entre una media de 300 campañas mensuales. Los últimos 3 millones de euros llegaron en lo que va de año. "Al empezar, necesitamos algo de tiempo para germinar y después explota una vez que se vuelve mainstream. En Estados Unidos, una de cada cuatro personas ha donado a una campaña de GoFundMe", añade Solomon.

Antes estuvo en Yahoo, Groupon, Slack… ¿Volvería?

No. Nunca. Lo verdaderamente único de GoFundMe es que somos realmente una de las empresas de impacto social más importante del mundo. Esa es una afirmación atrevida que puedo defender porque es lo único que hacemos. Lo único que importa es ayudar a la gente. Y hemos sido capaces de crear un negocio en torno a ello. Es muy difícil hacer esto. Creo que se está dando un fenómeno global en que muchas compañías hablan de impacto social y de que tenerlo es tan importante como crear valor para los accionistas. Creo que esto son mayoritariamente falsas promesas. Todavía no es totalmente cierto.
Es muy difícil encontrar un negocio que sea puramente impacto social a menos que estés en el mundo de las ONGs. En el mundo con ánimo de lucro esto es muy raro. Aquí tenemos la oportunidad de construir una importante marca de internet y ayudar a la gente. Esto es algo que no suele ocurrir. Si te fijas en las otras marcas de internet, su objetivo es vender productos a alguien o enviar comida o llevar a la gente de un punto a otro. No me malinterpretes, pero eso no tiene el mismo impacto social. Creo que todo aquel que trabaja en GoFundMe piensa en ella como una compañía muy distinta.

Hace ya dos años que cambiaron las comisiones sobre la recaudación por un modelo de propinas voluntarias. ¿Sigue convencido de que fue la decisión correcta?

Absolutamente convencido. El cambio fue muy controvertido, pero la persona que está donando a una causa quiere que todo el dinero vaya a ayudar a esa causa. Anuncié a la junta que iba a hacer este cambio y me dijeron que no, que tenía que testearlo primero, y les dije que íbamos a hacerlo. Hasta el momento del lanzamiento, en noviembre de 2017, no conseguimos ponernos de acuerdo en que era el modelo correcto. Nuestros inversores son algunas de las firmas de capital riesgo más grandes de Silicon Valley. Son los inversores originales de Facebook, LinkedIn, Netflix… Las compañías más importantes de internet. Y estaban muy en contra de este movimiento. Lo lanzamos de todas formas, la única forma de pararlo habría sido quitarme del puesto. Eso no ocurrió y funcionó a la perfección. Ahora los donantes tienen el control de si quieren dejar propina o no, y creo que hemos descubierto que la gente ama lo que hacemos y quiere apoyarnos.

¿Hay algo que le quite el sueño?

Muchas cosas. Creo que necesitamos ser capaces de escuchar a nuestros clientes constantemente y asegurarnos de ser capaces de ofrecer el mejor servicio. Esa es mi mayor preocupación: si estamos haciéndolo mejor que cualquiera que esté intentando competir con nosotros. Todos hemos visto ejemplos de compañías que se hacen importantes y se vuelven perezosas, no innovan y acaban perdiendo toda su cuota de mercado ante nuevas startups que no existían hace unos años. Me preocupa que unos estudiantes de Madrid encuentren una manera mejor de hacer esto. Tenemos que asegurarnos de mantenernos a la cabeza en términos de innovación, tecnología y dar a los clientes lo que quieren.

¿Ven a plataformas como Kickstarter, Indiegogo o RocketHub como parte de la competencia?

No. Muchas de esas plataformas sirven para apoyar proyectos o negocios. Es un mercado muy interesante, pero diferente de nuestras campañas por causas. Hemos decidido permanecer centrados en esto. Creo que el modelo de negocio es similar, pero no competimos directamente con estas plataformas, que están más bien en el sector creativo.

En los últimos dos años ha comprado CrowdRise y YouCaring. ¿Las veía como rivales?

Sí, eran competidores directos. En el caso de CrowdRise, tenían un negocio de recaudación de fondos entre particulares, como nosotros y, además, tenían otro modelo de recaudación para organizaciones benéficas, especialmente para eventos. Así que lo que hicimos adquirir un rival, pero también entrar en un nuevo negocio. En el caso de YouCaring, decidimos hacer la compra para consolidarnos el mercado estadounidense y las otras áreas angloparlantes en las que estaban.

Ahora que GoFundMe es mundialmente reconocida, ¿necesitan controlar la aparición de iniciativas de corte más comercial?

Nuestra filosofía es que GoFundMe es una plataforma abierta. No echamos a nadie a menos que viole los términos del servicio. Pero esos proyectos más comerciales probablemente no recaudarán mucho dinero y tampoco recibirán mucha atención por nuestra parte. Las cosas que prosperan son las que están conectadas al impacto social. Mi trabajo como CEO no es juzgar si una causa es buena o mala. La comunidad es la que nos lo dice.

¿Qué puede hacer que una campaña se quede fuera de la plataforma?

Los asuntos relacionados con discursos de odio, por ejemplo. Algunas personas han intentado recaudar dinero para armas. Eso tampoco puede hacerse en la plataforma. Cualquier cosa relacionada con la intolerancia no puede ocurrir. Trabajamos muy duro para asegurarnos de que aquellas cosas que violan nuestros términos no puedan permanecer en la plataforma.

¿Topan con muchos intentos de promocionar proyectos fraudulentos?

Cuando se alcanza la escala que tenemos nosotros, siempre hay malos actores que tratan de penetrar en tu plataforma. Seas un ecommerce, o un banco, basta que estés lidiando con billones de euros en transacciones para que tengas gente intentando hacer el mal. Tenemos expertos en prevenir el fraude y mal uso de la plataforma y nos lo tomamos muy en serio.

¿Hay señales tempranas de un fraude en potencia?

Tenemos muchas campañas y no podemos revisarlo todo. Lo que hacemos es utilizar aprendizaje automático e inteligencia artificial para detectar patrones en el modo en que la gente presenta una campaña o sus conexiones. Entonces, nuestro equipo del departamento de confianza y seguridad investiga si hay algún problema. Además, tenemos millones y millones de donantes. En otros casos, recibimos avisos de potenciales problemas de nuestra comunidad. Eso es otra señal que podemos utilizar para iniciar una investigación.

¿Cómo se decide qué aparece en vuestra página principal?

Es algorítimco. Si algo empieza a ser tendencia, se abre camino en las páginas promocionales, no es una decisión editorial sino que se basa en las donaciones o el número de gente compartiendo. Con ciertos desastres naturales, por ejemplo, un huracán, nos aseguramos de agregar todas las campañas relacionadas y crear un hueco especial en la página principal, pero normalmente decidimos que las tendencias decidan qué se muestra.

 ¿Cómo pasa una campaña de moverse entre amigos y familiares a hacerse viral?

La mayoría no se hacen virales. Tienen un núcleo de gente que hace una donación. La campaña media suele tener 15 o 30 donaciones. Lo que ocurre cuando se hace virales es que la comunidad identifica algo muy interesante y comienza a compartirlo en sus redes. Cuando vemos estas señales, tenemos un equipo de medios que identifica estas campañas y comienza a informar a los medios locales, nacionales y globales. Tenemos campañas que reciben donaciones de entre 150 y 200 países.

¿Cree que hay algún área que se esté perdiendo el potencial de GoFundMe?

Muchas. Ahora mismo la gente piensa en nosotros cuando hay necesidades médicas, emergencias, desastres naturales y asuntos relacionados con servicios funerarios. Pero la recaudación de fondos puede aplicarse a cualquier cosa. Ahora mismo hay un gran ejemplo de esto en España: una recaudación para llevar bicicletas a Senegal. No está relacionado con ningún desastre, es sencillamente para ayudar a la gente a conseguir transporte. Nuestra gran oportunidad y nuestro gran reto es mostrar esto.

Suele decir que con GoFundMe están construyendo la capa para donar de internet. ¿Qué pasa con los lugares a los que no llega la red?

Bueno, Senegal es un gran ejemplo. Si alguien quiere llevar bicicletas allí, no tiene que ser de Senegal. Puede vivir en Madrid y contar la historia de esta causa y eso ayuda a crear esta capa. En realidad esta capa para donar es la noción de una única plataforma donde cualquiera puede recaudar dinero para cualquier cosa.

Se ha visto el alcance de vuestras campañas afectado por los cambios en los algoritmos de las redes sociales?

No necesariamente. Creo que lo que está haciendo Facebook y la mayoría de redes es que sus usuarios reciban el contenido más interesante. Y nosotros tenemos contenido interesante, del tipo que la gente quiere compartir y consumir. No nos ha afectado negativamente, y creo que es por la naturaleza de nuestras campañas y porque no compartimos contenido nosotros mismos, todo está movido por gente que quiere compartir.

Retina

17/10/2019
Normas