En nuestraRevista Retina

Búscala en el quiosco
Eduardo Jáuregui (San Sebastián, 1970) es ingeniero industrial por la Universidad de Navarra y MBA por Deusto. En 2013 se asoció con el centro de investigación Vicomtech para cofundar Irisbond y llevar al mercado sus soluciones de accesibilidad tecnológica
Eduardo Jáuregui (San Sebastián, 1970) es ingeniero industrial por la Universidad de Navarra y MBA por Deusto. En 2013 se asoció con el centro de investigación Vicomtech para cofundar Irisbond y llevar al mercado sus soluciones de accesibilidad tecnológica

Los ojos que pueden mover el ratón con la mirada

El sistema de seguimiento ocular de Irisbond, dirigido por Eduardo Jáuregui, permite a personas con parálisis cerebral mover el cursor con sus ojos.

Gema tiene 11 años y desde su casa de Olías del Rey (Toledo) suele comunicarse por Skype con su amiga Yael, de 13, que vive en Buenos Aires. Hasta aquí, nada extraordinario en la era digital. Pero la distancia física no es el único muro que saltan estas niñas cada vez que hacen una videollamada. Ambas tienen parálisis cerebral y para conversar manejan el ordenador con la mirada, gracias a una solución desarrollada por Irisbond.

Esta compañía de San Sebastián está especializada en tecnologías de seguimiento ocular (eyetracking) que convierten los movimientos de los ojos en un cursor que se desplaza por la pantalla para manejar el equipo de la misma forma que si se utilizara un ratón. Así se ofrece una vía alternativa de comunicación a personas con limitaciones de movilidad o en el habla.

“Al principio nos centramos en usuarios sin afecciones cognitivas, como enfermos de ELA o tetrapléjicos, pero luego vimos que la tecnología era válida para otros muchos si educábamos su mirada a través de una curva de aprendizaje”, señala Eduardo Jáuregui, CEO y cofundador de Irisbond. “Queremos generar un gran impacto en la sociedad y mejorar la calidad de vida de muchos afectados, pero tenemos claro que no somos una ONG y para seguir desarrollando tecnologías accesibles debemos generar negocio y ser una empresa económicamente sostenible”, añade. De momento, sus productos son utilizados por unas 1.500 personas en todo el mundo gracias a la expansión de la compañía, que ya cuenta con oficinas comerciales en Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador y México.

En su afán por optimizar su propuesta, Irisbond ha iniciado un proyecto de colaboración con el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) para investigar técnicas que perfeccionen sus algoritmos. “Desde 2013 hemos ido incorporando mejoras de usabilidad gracias al trabajo conjunto con los propios usuarios, terapeutas y profesionales de educación especial. Ahora buscamos que esta tecnología sea cada vez más económica, precisa, robusta y adaptada a las diferentes patologías”, aclara Jáuregui. Otro de los próximos pasos es convertir sus productos, que hasta ahora solo funcionan en equipos Windows, en soluciones multiplataforma.

Desde el 1 de julio, el Sistema Nacional de Salud incluye un lector ocular u otro sistema similar que permita a pacientes con imposibilidad de comunicación oral o escrita interactuar con un ordenador y ganar autonomía.

Retina

19/10/2019
Normas