En nuestraRevista Retina

Búscala en el quiosco
Las cintas de casete pasan de la gasolinera a la Biblioteca Nacional

Las cintas de casete pasan de la gasolinera a la Biblioteca Nacional

Los Chichos, Los Chunguitos o Peret ya tienen su hueco en el templo de la cultura. Es el resultado de un proceso de digitalización de cintas de casete con el que la institución trata de evitar que miles de grabaciones se pierdan debido a su degradación

La Biblioteca Nacional es ese lugar en el que se conservan algunos de los tesoros de nuestra historia cultural, desde el códice del Cantar de mio Cid al de las Cantigas de Santa María de Alfonso X. Pero sus archivos también albergan otro tipo de obras, mucho más recientes y en formatos que nada tienen que ver con el pergamino. Dentro del proyecto de digitalización masiva de archivos audiovisuales que se ha llevado a cabo recientemente en la institución, su colección incluye ahora el contenido de unas 4.800 cintas de casete, editadas desde la década de los setenta hasta el año 2000, entre las que encontramos discos de Los Chichos o Manolo Escobar, o incluso grabaciones de humoristas como Eugenio o Tip y Coll. La cinta de gasolinera, por tanto, ha entrado en el templo de la alta cultura.

“Cuando las bibliotecas empezamos nuestros procesos de digitalización, a comienzos de los 2000, lo primero que se afrontó fueron los soportes en papel”, explica Isabel Bordes, jefa del área de biblioteca digital de la institución que ha comandado este proyecto. “Sin embargo, los soportes magnéticos y ópticos no tienen una duración tan extensa y es mucho más urgente preservarlos. De hecho, organizaciones como IASA, la Asociación Internacional de Archivos Sonoros y Audiovisuales, nos advierte de que tenemos apenas 10 años para digitalizar todos nuestros soportes analógicos”. Entre ellos se incluyen casetes, cartuchos de ocho pistas y formatos audiovisuales como el VHS o el Beta. Testigos de otro tiempo que están, literalmente, camino de ser borrados de la memoria.

Esta paradoja, que un formato de apenas 50 años de edad pueda desaparecer antes que uno de más de un milenio, es la que ha impulsado a la Biblioteca Nacional a acometer un proceso mucho más arduo de lo que pudiera parecer. “Nos hemos encontrado con que los soportes magnéticos tienen un peligro de destrucción mucho mayor que, por ejemplo, un disco de pizarra o un cilindro de cera”, relata María Jesús López Lorenzo, del departamento de música y audiovisuales. “Dadas sus características y el material del que están hechas estas cintas, las películas se apelmazan y no se pueden escuchar, con lo cual una parte de nuestra cultura que estaba grabada en ese tipo de soportes se iba a perder”, abunda. “La primera urgencia es independizarlos de unos soportes que físicamente se están degradando”, expande Bordes. “Todas las semanas teníamos casetes o cartuchos que se nos rompían. Intentábamos repararlos, cambiarle las almohadillas a las cintas pero, a la segunda rotura, los teníamos que desechar”.

Dadas sus características y el material del que están hechas estas cintas, las películas se apelmazan y no se pueden escuchar.

Isabel Bordes, jefa del área digital de la Biblioteca Nacional

Esas grabaciones en peligro de extinción incluyen a artistas tremendamente populares en la España de los setenta y ochenta, testigos de un momento cultural y social que, en cuanto a la preservación, se ha pasado por alto. “Lo que se refleja es el gusto de la sociedad de la época. Hay mucho flamenco, música ligera como Manolo Escobar o Lola Flores, y también grupos de rumba que comienzan a surgir, como Los Chichos, Los Chunguitos, Peret...”, prosigue López Lorenzo. “Se hizo una selección por antigüedad y teniendo en cuenta que fuese material realizado en España y por autores españoles, ya que se entiende que la producción de otros países está recogida por sus bibliotecas nacionales”.

Ahora, todas esas grabaciones están conservadas en formato digital gracias a una legislación adelantada a su tiempo. “Todo el mundo asocia la Biblioteca Nacional con archivos en soporte de papel, pero tenemos una ley de 1958, muy moderna para la época, que nos ha permitido conservar estos archivos”, aclara Alicia García Medina, jefa de servicio del área de audiovisuales. “En ella se añadía una coletilla importante: que la Biblioteca tenía la obligación de conservar todo tipo de documento, independientemente del soporte. Eso nos ha permitido ser muy ricos incluso con respecto a otras bibliotecas nacionales del entorno europeo”, explica. “Mucha gente nos pregunta si se van a subir estos documentos a la web”, apunta Bordes. “No es posible porque todo está sujeto a derechos de autor, tanto el compositor como el letrista, incluso el intérprete. El objetivo es más de preservación que difusión en este momento, pero sí se pueden solicitar reproducciones por motivo de investigación”.

El proyecto de digitalización, no obstante, se encuentra todavía en la punta de un iceberg de material audiovisual que también incluye otros formatos como el VHS o el Beta, mientras que el tiempo juega en contra de toda esta producción cultural. “Apenas nos hemos quedado en torno al 4% de la colección en casetes y un 10% en VHS”, advierte Bordas. “Tampoco hemos podido hacer todavía restauración digital, mejorar la señal de audio, pero la prioridad era abarcar primero el máximo posible. Es un proyecto que es muy urgente y que hay que continuar”.

Preservar esa parte de la historia antes de que el plástico y la cinta se degraden por completo es, por tanto, la primera prioridad. “Muchas veces, cuando somos coetáneos a una producción intelectual, no somos conscientes de esa información añadida de contexto social, histórico y cultural”, explica Bordes. “Ese valor nos lo va a dar el tiempo, pero si no lo recogemos ahora va a quedar un vacío”. Incluso una vez recuperados de su prisión física, la tarea de preservación continúa en el entorno digital. “Ese es otro reto”, continúa Bordes, “asegurarse de que estos archivos resultantes de la digitalización van a seguir siendo vigentes dentro de 20, 30 o 50 años, porque lo digital no ha demostrado ser permanente”. Por eso los archivos tienen dos copias de seguridad que están almacenadas en un sistema de preservación. “Cada cierto tiempo se hacen chequeos para comprobar que siguen en las mismas condiciones. Pasa igual con la web: si no archivamos lo que se difunde en internet, como estamos haciendo ahora, en el futuro parecerá que no estamos produciendo nada”, concluye.

Yo prefiero una casete antes que un CD. Además, te lleva a una época concreta, de música de gasolinera y rollo quinqui, y por eso las he utilizado

El Coleta, rapero

Solo así es posible asegurarse de que parte de nuestra historia cultural no se pierda, presa de los vaivenes de formatos que, pese a sus promesas de inmortalidad, han resultado ser más caducos que los más primitivos. Para decirlo de otra forma, la tarea para que la rumba catalana o la música ligera permanezcan preservados para los siglos futuros no ha hecho más que comenzar.

  • El formato del pueblo

“Las casetes tienen una historia de mercadotecnia y de industria interesante”, explica el crítico musical Diego A. Manrique. “Ese soporte barato ayudó muchísimo a difundir desde la rumba a los chistes de Emilio el Moro, por ejemplo. Por su accesibilidad y su baratura tuvieron una importancia tremenda”, asegura. Fáciles de producir, a menudo con materiales tan económicos como frágiles, y de tamaño mínimo para su época, la casete se convirtió en el formato perfecto para difundir obras de artistas en los márgenes de la industria musical. “Había una producción que se saltaba el proceso del LP o el CD”, prosigue Manrique. “También se hacían recopilaciones que no existían en otro formato. Era pintoresco, utilizaban un marketing muy simplificado: destacaban un nombre y una canción y el resto podía ser relleno”.

Ramsés Gallego, más conocido como El Coleta, es un rapero madrileño que ha revindicado en muchas ocasiones este formato, editando varios de sus trabajos en casete e, incluso, haciendo sesiones de DJ con antiguas cintas de rumba. “Es un formato muy bonito. Yo prefiero una casete antes que un CD. Además, te lleva a una época concreta, de música de gasolinera y rollo quinqui, y por eso yo las he utilizado”, explica. Tras muchos años siendo ninguneados, algunos de los géneros que se difundieron en casete han sido recientemente reivindicados. “Esto sucede por un tema retro o posmoderno”, asegura El Coleta. “Lo que se escuchaba en casete eran las músicas de los barrios, y sufrían un racismo musical, igual que ahora sucede con el reggaeton”, asegura. Por esa misma razón, valora positivamente que ahora parte de esa producción se conserve en la Biblioteca Nacional: “Es música y es cultura, y seguro que ahí hay algunas joyas”.

Retina

18/11/2019
Hacia la colonización comercial del espacio
05

Hacia la colonización comercial del espacio

Los emprendedores se están haciendo con las órbitas bajas, una sección del espacio relativamente virgen y de más fácil acceso. La ausencia de regulación y el apetito empresarial hacen florecer nuevos modelos de negocio galácticos

Las aulas cambian los cuadernos por las tabletas
10

Las aulas cambian los cuadernos por las tabletas

El 80% de los profesores usa tecnología para preparar y desarrollar sus clases. Algunos crean sus propios materiales digitales con herramientas gratuitas de grandes tecnológicas, como Apple, Google o Microsoft. ¿Convierte esto al alumno en moneda de cambio?

Normas