seguimiento paquete correos
Una usuaria recoge un paquete en un buzón automatizado de la startup Send2me.

La tecnología que te salvará si esperas un paquete y no puedes quedarte en casa

Grandes compañías y start-up se las ingenian para hacer frente al auge del comercio online y lograr que sus propuestas tengan un valor diferencial

En pocos años, el universo del comercio digital ha logrado seducir a millones de españoles. El año pasado, uno de cada dos ciudadanos de entre 16 y 74 años hizo clic al menos una vez para comprar online, según los últimos datos disponibles del INE. Pero hay un problema ligado a ello: ¿cómo recibir pedidos físicos cuando no podemos estar en casa? Entre buzones inteligentes, taquillas en la calle y terminales en empresas o comercios, las posibles respuestas se multiplican. Y no solo las ofrecen grandes compañías como Amazon o el servicio público de Correos, las startups también se las ingenian para hacer frente al auge del comercio online y lograr que sus propuestas tengan un valor diferencial.

Quien quiera recibir los paquetes en su vivienda aunque no esté presente tiene alternativas posibles. Una es la que propone Citibox, una startup que ofrece casillas automatizadas de uso compartido, distintos tamaños y alimentación por baterías para comunidades de más de diez pisos. Iván García, responsable de marketing de la empresa, explica que los buzones reciben paquetes de cualquier compañía logística. Tanto mensajeros como usuarios los controlan a través de una app, que genera un código de apertura diferente cada vez que se utiliza.

Cuando llega el repartidor, un software se encarga de reservar una casilla libre al pedido. El destinatario recibirá entonces una notificación, introducirá el código en un teclado instalado en la puerta del buzón para abrirlo, recogerá el paquete y dejará la taquilla libre. Los vecinos pueden solicitar la instalación del servicio a través del presidente de su propia comunidad. García destaca que ellos no tienen ningún coste y que el modelo de negocio de la startup se basa en el ahorro que le supone a los mensajeros “poder entregar siempre a la primera”. Citibox tiene también un servicio parecido para las empresas, pero éstas sí tienen que abonar un coste para instalarlo.

  • Si vives en una casa unifamiliar

Existen opciones también para quien reside en una vivienda unifamiliar. La startup Send2me ofrece buzones específicamente diseñados para este tipo de clientes, unas casillas individuales de uso privado. También en este caso, el buzón no requiere conexión eléctrica ni de Internet y acepta paquetes de cualquier mensajero, asegura Toño Fraga, uno de sus creadores. El funcionamiento es parecido al de Citibox. En este caso, hay una opción más, que consiste en permitir al propietario de la casilla enviar un “código de invitado” para que un repartidor u otra persona pueda abrirla sin tener que descargar la app.

Esto permite también transferir paquetes o documentos entre familiares y amigos, ya que una persona puede pasar a por ellos aunque no esté el remitente, considera Fraga. El buzón también tiene un modo multientrega, que el usuario puede activar si lo desea (aunque con el riesgo de que alguien sustraiga un paquete entregado anteriormente a la hora de depositar otro).También permiten hacer devoluciones de pedidos.

  • Servicios híbridos

No todos ven en la entrega a domicilio la opción ideal. Algunos pueden preferir recibir sus compras en el trabajo o en un lugar de paso. La startup Mayordomo ofrece taquillas de recogida y envío de paquetes con servicios múltiples integrados, como lavado a domicilio de ropa, reparación de calzado o tintorería, que se solicitan a través de una pantalla táctil incorporada al propio dispositivo. Si bien puede colocar los terminales en bloques de viviendas, su peculiaridad es que se dirige con especial atención a empresas y espacios de coworking.

Otro servicio automatizado híbrido es Citypaq, ofrecido por Correos. Este sistema de taquillas se puede encontrar en empresas, polígonos industriales y algunas comunidades de vecinos o urbanizaciones de viviendas unifamiliares, así como en lugares de tránsito como intercambiadores de metro o ferrocarril. En este caso, después de solicitar el servicio tras registrarse en la web o en la app de Correos, la apertura de la casilla se obtiene al pasar un código de barras que se recibe por email una vez entregado el paquete. Citypaq es de uso gratuito para los usuarios y también permite devolver pedidos. El acceso a los dispositivos es exclusivo para el personal de reparto de Correos. Actualmente hay instalados más de 5.000 terminales en toda España.

  • Terminales en la calle

También Amazon tiene un servicio de terminales smart en la calle, que funcionan para productos enviados por la propia compañía y están distribuidas en lugares como supermercados, estaciones o gasolineras. Cuando llegue el paquete, el usuario recibirá un correo electrónico con un código de seis dígitos y un solo uso para introducir en la pantalla táctil de la taquilla. El precio varía según el tipo de servicio que se tiene contratado con Amazon.

Hay otras opciones para recibir paquetes en puntos estratégicos. En distintas zonas de España, localizables en esta página, está presente la red de terminales de Hapiick, empresa vasca operativa desde 2014. Haritz Elortza, CEO de la compañía, explica que se trata de taquillas colocadas en sitios como centros comerciales o gasolineras, y siempre en “entornos indoor con amplio horario de apertura”. También hay algunas instaladas en grandes tiendas como las de FNAC, Inditex o Forum que permiten recibir productos comprados online a estas compañías. Elortza cree que el valor añadido de esta propuesta es que “ofrece soluciones a medida”, siempre “automatizadas”, que van desde taquillas de distintos tamaños a sistemas robotizados para lugares que tienen que gestionar grandes volúmenes de entregas.

  • Mezcla de solución digital y analógica

La startup Pudo propone una opción que se coloca a medias entre la automación y un sistema más tradicional. Por un lado, tiene una red de taquillas de un estilo y funcionamiento parecidos a los de otros servicios, también desplegadas en sitios de tránsito como estaciones o gasolineras. Por el otro, integra puntos de conveniencia alternativos, como tiendas, quioscos de periódico y otros comercios, allá donde no tuvo posibilidad de instalar un terminal automático.

Elvira Tejedor, del área de márketing de Pudo, explica que esta posibilidad se da gracias a un acuerdo con YuPick, empresa que ofrece un sistema de recogida basada en puntos de conveniencia. No es la única logística en proponer esta solución (así lo hacen también compañías como Celeritas y Seur). José Luis Prieto, quiosquero de Madrid que trabaja con algunas de ellas, observa que este sistema se usa “cada vez más”, aunque a él le requiere cierto trabajo. “Para la gente que recibe los paquetes es muy cómodo, para mí no tanto”.

Más información

Retina

25/08/2019
Normas