Si nunca has visto esta escena, no sigas leyendo. Si la has visto, sabrás que es del final de Kingsman (2014), cuando a los líderes mundiales les explota la cabeza
Si nunca has visto esta escena, no sigas leyendo. Si la has visto, sabrás que es del final de Kingsman (2014), cuando a los líderes mundiales les explota la cabeza

¿Qué queremos de la inteligencia artificial? Veintiséis países ya tienen plan (España no)

Repasamos las prioridades de la mayoría de los estados que ya han trazado sus planes para la tecnología del momento. La regla general: sembrar millones para recoger millones

Los potenciales riesgos y beneficios asociados al avance de la inteligencia artificial empiezan a ser tan fáciles de ignorar como un rinoceronte interpretando el papel principal de El lago de los cisnes. Este par de palabras asoma con creciente insistencia en el diálogo político, pero no cala con la misma facilidad en sobre el papel. Irakli Beridze, director del Centro para la inteligencia artificial y la robótica de las Naciones Unidas, calcula que de los 193 estados miembros de la ONU, solo una treintena tienen una estrategia nacional para el desarrollo de esta tecnología.

La OCDE cuenta 26. En su lista están Estados Unidos, Suecia, Turquía, Singapur, India, Hungría, Italia... Pero no aparece España. Como esto último ya lo hemos hablado, vamos a centrarnos en las prioridades de los que sí se han hecho la pregunta de los 16 billones de dólares, que son el valor que el mercado de la inteligencia artificial alcanzará para 2030, según las previciones de PwC. ¿Qué queremos de la inteligencia artificial?

  • Argentina

El mes pasado, el gobierno argentino anunció sus planes para publicar una estrategia nacional para los próximos diez años. El plan para trazar un plan había empezado un año antes. En esa evaluación previa, se había determinado que las prioridades de este plan serían talento, educación, datos, I+D, infraestructura de superordenadores, acciones para facilitar la transición laboral y facilidades para las colaboraciones público-privadas en el uso de datos.

  • Brasil

A lo largo de este año, Brasil pretende sacar adelante su estrategia nacional. Entretanto, está centrado en evaluar los impactos que puede tener esta tecnología "para proponer políticas que mitiguen los efectos negativos y maximicen los efectos positivos". En esta línea, ha creado el Instituto Avanzado de Inteligencia Artificial, que pone el foco en campos como la agricultura, ciudades inteligentes, gobernanza digital, medioambiente, recursos naturales, seguridad y defensa.

  • Canadá

Los canadienses parten con ventaja. Su estrategia nacional está sobre la mesa desde 2017 y cuenta con el contundente respaldo de 100 millones de dólares para cinco años de proyectos que abonen su capital humano, impulsen la investigación y conviertan esta última en aplicaciones para el sector público y privado.

  • China

2016 marcó el pistoletazo de salida para China, que comenzó con un plan para tres años. A mediados de 2017 se publicó otro plan para el desarrollo de inteligencia artificial de nueva generación. Este tiene la vista puesta en 2030, año en que china tendría que ser un centro de innovación global en la materia y tener una industria de la inteligencia artificial valorada en 150.000 millones de dólares.

  • La República Checa

En 2018, un equipo de académicos designados por el gobierno checo hizo público un informe que analizaba el potencial del país para el desarrollo de la inteligencia artificial. En él se revisaba el estado de esta tecnología, su potencial impacto en el mercado de trabajo y sus aspectos éticos y legales.

  • Dinamarca

Los planes de los daneses van dentro de una estrategia más amplia para el crecimiento digital aprobada en 2018. Los protagonistas son el big data, el internet de las cosas y, como no, la inteligencia artificial. A este plan se le asignaron 160 millones de dólares que habrán de invertirse hasta 2025.

  • Estonia

El gobierno estonio quiere inteligencia artificial para ahorrar costes y aumentar la eficiencia. Tampoco hace ascos a los avances que esta puede suponer en materia de sanidad. Estonia es el primer gobierno que ha discutido la posibilidad de otorgar derechos y responsabilidades a los algoritmos, que podrían vender y comprar servicios en nombre de sus propietarios.

  • Finlandia

La era de la inteligencia artificial en Finlandia. Así de modesto es el título de la estrategia de este país. Su promesa es utilizar la inteligencia artificial para crear una sociedad segura y democrática, ofrecer los mejores servicios públicos del mundo y traer prosperidad, crecimiento y productividad a sus ciudadanos. La entidad creada en 2018 para financiar investigaciones en esta materia distribuirá 235 millones de dólares en becas e incentivos al sector privado.

  • Francia

En 2018, Emmanuel Macron anunció la estrategia de Francia, que incluía una financiación de 1.500 millones de euros hasta 2022. El plan de este país es utilizar la inteligencia artificial para poner a punto las industrias que ya existen en el país. Además, hacen hincapié en la necesidad de priorizar el acceso a los datos a través de la estandarización.

  • Alemania

La estrategia del gobierno federal se lanzó a finales de 2018. El plan de Alemania es -sorpresa- convertirse en líder mundial en este campo. Para lograrlo, pretende acelerar la transferencia de los hallazgos hechos en investigación a las aplicaciones del mundo real, de manera que la "inteligencia artificial made in Alemania" se convierta en una marca globalmente reconocida.

  • Hungría

Setenta centros de investigación, negocios y empresas estatales forman la coalición húngara para la inteligencia artificial. En el marco de este consorcio se está desarrollando un proyecto para desarrollar AI4EU una plataforma on demand de inteligencia artificial.

  • India

A mediados de 2018, India anunció que su plan es utilizar la inteligencia artificial para ampliar las capacidades humanas, asegurando el crecimiento social e inclusivo. En este sentido, sus áreas de interés son cinco: salud, agricultura, educación, smart cities y transporte.

  • Italia

El libro blanco desarrollado por la Agencia para una Italia digital en 2018 se centró en cómo las administraciones públicas pueden aprovechar la inteligencia artificial para servir a empresas y particulares, e incrementar la eficiencia de los servicios públicos y la satisfacción de sus usuarios.

  • Japón

La estrategia de Japón, publicada en 2017, identificó como puntos críticos las necesidades de incrementar la inversión, facilitar el acceso a datos y aumentar en número de investigadores e ingenieros en este campo

  • Corea

La estrategia coreana se aprobó en 2016 y anunció una inversión pública de 940 millones de dólares en inteligencia artificial y sectores relacionados. El plan era que esta suma atrajese otros 2.300 millones de dólares de inversión privada. Pero no acabó ahí la cosa. En marzo del año pasado, el gobierno anunció sus planes para invertir otros 2.000 millones de dólares hasta 2022 en reforzar la capacidad de investigación en inteligencia artificial.

  • México

México puso su primera piedra en 2004, con la creación del centro de investigación en inteligencia artificial. Casi quince años más tarde, el libro blanco Hacia una estrategia de inteligencia artificial en México, puso de manifiesto las carencias del país en habilidades técnicas, digitalización e innovación del sector público.

  • Noruega

Los avances de Noruega se enmarcan en sus políticas de agenda digital e investigación. En esta línea se han creado distintos laboratorios de inteligencia artificial, programas de formación para paliar los efectos de esta tecnología en el mercado laboral, estrategias de open data y una plataforma para el desarrollo de principios éticos.

  • Rusia

En la estrategia digital de Rusia se prioriza el impulso al desarrollo de la inteligencia artificial, así como de un marco legal favorable a las actividades de investigación en esta materia. Además, se promueve el desarrollo de estándares para esta tecnología-

  • Arabia Saudí

En 2016, Arabia Saudí anunció su visión para 2030, que pasa por reducir su dependencia de los ingresos asociados al petróleo. En este sentido, los sectores prioritarios son: salud, servicios gubernamentales, renovables, manufacturas, movilidad y transporte. Además, el país está favoreciendo la adopción temprana de estas tecnologías a través de smart cities que catalicen el desarrollo de nuevas soluciones. Es el caso de NEOM, un mega proyecto en el que se han invertido 500.000 millones de dólares.

  • Singapur

Singapur también quiere convertirse en una potencia digital a lomos de la inteligencia artificial. En 2018, el país puso en marcha un programa de investigación sobre la gobernanza en inteligencia artificial y el uso de datos.

  • Reino Unido

La estrategia digital que aprobó Reino Unido en 2017 reconocía la inteligencia artificial como clave para el crecimiento del país. En su momento, se destinaron 23 millones de dólares a financiar la investigación en el ámbito universitario. Desde entonces, la inversión en esta tecnología ha aumentado 6.600 millones de dólares. De acuerdo con las previsiones de este país, la inteligencia artificial podría sumar 814.000 millones de dólares a su PIB.

  • Estados Unidos

Hasta Trump ha firmado una orden ejecutiva para mantener el liderazgo americano en esta área. No en vano, las áreas de inteligencia artificial y machine learning han figurado como prioridades estratégicas en los presupuestos para investigación y desarrollo de los últimos dos años. En esta línea, destaca la financiación destinada a transporte, salud e infraestructuras de computación.

Retina

15/11/2019
08

Las aulas cambian los cuadernos por las tabletas

El 80% de los profesores usa tecnología para preparar y desarrollar sus clases. Algunos crean sus propios materiales digitales con herramientas gratuitas de grandes tecnológicas, como Apple, Google o Microsoft. ¿Convierte esto al alumno en moneda de cambio?

Las aulas cambian los cuadernos por las tabletas
Normas