Imagen del gráfico creado por Graphext a partir de los datos extraídos de la sesión de investidura de este lunes.
Imagen del gráfico creado por Graphext a partir de los datos extraídos de la sesión de investidura de este lunes.

La tecnología se queda en minoría en la sesión de investidura

Los discursos de los líderes de los cinco principales partidos, a excepción del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, dejan de lado los temas de innovación para centrarse en el rifirrafe parlamentario habitual

Después de casi siete horas de contienda parlamentaria, resulta sencillo perderse entre argumentos, ideas, interpelaciones y todo lo que implica el rifirrafe político. Hasta 50.000 palabras emplearon los líderes de los principales partidos durante la primera jornada de la sesión de investidura. Cada uno con sus peculiaridades. España y Gobierno fueron de las más repetidas, pero con la ayuda del software de Graphext de análisis de datos resulta sencillo identificar cuáles fueron las ideas más recurrentes en cada uno de los oradores. Y, después de pasar el detector de la inteligencia artificial, el PSOE no es el único que se ha quedado en minoría. La tecnología tampoco concitó el apoyo mayoritario del Parlamento.

Las referencias a la innovación no recabaron ni el 1% de la atención de los intervinientes. En términos absolutos, hasta en un total de 16 ocasiones aludieron a cuestiones tecnológicas —con el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, monopolizando casi en exclusiva este debate—. Transformación digital, STEM, revolución o impacto fueron algunos de los términos más empleados por él desde la tribuna. Solamente dos veces, una el líder del Partido Popular, Pablo Casado, y otra el de Ciudadanos, Albert Rivera, centraron su discurso en temas relativos a la tecnología, aunque no precisamente para impulsarla. La única intención fue replicar al secretario general del PSOE.

“Usted hablaba antes de la revolución tecnológica, pero sigue en el siglo XX: en la izquierda y la derecha y en Franco”, espetó Rivera. “Un presupuesto que lo que hace, tanto que hablaba de revolución digital, es establecer una tasa a las tecnológicas; una gran idea cuando hay una deslocalización de grandes empresas por el Brexit, del que tampoco ha hablado”, aseguró Casado. Tanto para el dirigente de Podemos, Pablo Iglesias, como para el de Vox, Santiago Abascal, las referencias a la innovación y las nuevas tecnologías directamente ni aparecen. Ni startups, ni emprendimiento, ni economía digital. Su discurso tomó otros derroteros.

Para Iglesias, conceptos como Gobierno, coalición, Constitución y excusa fueron de los más repetidos durante la sesión de investidura. Si nos centramos en Abascal, España, totalitario, impuestos e inmigración coparon gran parte de sus intervenciones. Con la lupa puesta ya en todas las palabras de los líderes, aparecen algunas curiosidades. Siete horas de debate de investidura sirven para detectar ciertos tics. En el caso del líder de los socialistas, la muletilla “sin duda” suele ser buena compañera de viaje en sus discursos —también país y social—. Rivera, en cambio, destacó por el uso extensivo de sustantivos como nacionalistas y banda. Para Casado, Cataluña y socios fueron sus sospechosos habituales.

Pincha aquí si quieres verlo a pantalla a pantalla completa.

Cataluña y las reformas lideran el debate

El Congreso se ha convertido esta semana en un fiel reflejo del clima político habitual. A tenor de los datos analizados por Graphext, Cataluña se llevó la palma como el tema estrella de la sesión de investidura —si es que en algún momento abandonó el debate público en los últimos meses—. Un 9% del total de las intervenciones estuvo relacionado con esta Comunidad Autónoma y con la apelación a términos como independentistas, impunidad o Pedralbes. Todo lo relacionado con las reformas, así en general, también se coló en este podio. En concreto con referencias a estrategias nacionales, sistema de financiación y, por curioso que parezca, la Guardia Civil, a la que aludió Rivera para solicitar la equiparación salarial con las policías autonómicas.

Representación gráfica de todas las veces en las que la palabra tecnología apareció en el debate de investidura de este lunes.

A diferencia de debates anteriores, la violencia de género y la gobernabilidad cotizaron al alza, sobre todo por parte de Iglesias y Sánchez. Tampoco se trata de desmenuzar al dedillo lo vivido durante casi siete horas en la Carrera de San Jerónimo; pero quedó bien claro que tanto la tecnología como la innovación no gozaron del consenso de la Cámara. Una minoría exigua que casi las ha dejado casi como fuerzas extraparlamentarias. Para los más optimistas, al menos ya aparecen en los discursos públicos, por irrelevantes que parezcan. Mientras esperan contar con más votos, la inteligencia artificial seguirá midiendo hasta qué punto tienen cerca una mayoría que las acerque al Gobierno.

La política local tampoco hace caso a la agenda digital

Si la sesión de investidura ha puesto de relieve que la tecnología no cuenta con grandes adeptos entre los principales líderes políticos, las últimas elecciones locales de mayo reflejaron exactamente lo mismo. La conclusión a la que llegó la consultora Political Intelligence y la agencia de comunicación Hotwire tras analizar 208 cuentas oficiales de formaciones políticas y candidatos locales fue que la digitalización no la mencionó casi nadie en sus campañas electorales. Quienes más sensibilidad mostraron en Twitter por la agenda digital fueron el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida; el de Valencia, Joan Ribó; y el de Sevilla, Juan Espadas.

Retina

25/08/2019
Normas