Cómo conseguir un cargador en el bar sin pedírselo al camarero

Cómo conseguir un cargador en el bar sin pedírselo al camarero

La startup Bat2Go instala estaciones de carga en diferentes locales para que sus usuarios alquilen baterías portátiles que pueden devolver en otro establecimiento

En los últimos años han proliferado las alternativas de movilidad compartida en las ciudades. Las aplicaciones móviles de empresas como Zity, Emov o Car2go van haciéndose un hueco en los teléfonos de muchos usuarios que quieren utilizar un coche en la ciudad para realizar desplazamientos puntuales y otras como eCooltra, Muving o IoScoot van ganando terreno para los que prefieren moverse en moto.

Parece demostrado que la economía sharing tiene su público en el ámbito de la movilidad, pero, ¿qué pasa si cambiamos de sector? ¿Tendría éxito una plataforma para compartir el cargador del móvil?

  • ¿De quién hablamos?

Alquilar baterías portátiles con las que cargar el teléfono: esta es la premisa de la startup española Bat2Go. “Cargar el móvil fuera de casa es un dolor de cabeza”, defiende Yong Li, cofundador y director de operaciones de la plataforma. “Poca gente acostumbra a llevar un cargador encima y quedarnos sin batería puede ser un fastidio”.

Actualmente cuentan con 65 estaciones repartidas por Madrid, aunque esperan cuadruplicar esta cifra en la capital y expandirse a otras ciudades españolas y europeas antes de octubre. Están presentes en tiendas 24 horas, estancos y bares, además de en localizaciones significativas como el WiZink Center o el Mercado de San Miguel.

“Estamos probando diferentes segmentos a ver dónde funciona mejor”, indica Li. “Creemos que sería interesante estar presentes en el metro, estaciones de tren y aeropuertos y nos gustaría cerrar un acuerdo con alguna cadena grande”.

El equipo de Bat2Go lo componen exclusivamente sus tres fundadores, menores de 30 años. Tardaron un año en conseguir la inversión necesaria para empezar y cerrar los acuerdos con sus actuales socios. En el mes que llevan en el mercado, pueden presumir de más de 3.000 descargas de la aplicación. Recientemente, han abierto una ronda de inversión en la que esperan recaudar 150.000 euros.

  • ¿Cómo funciona?

El funcionamiento de esta plataforma es sencillo: el usuario descarga la aplicación y localiza en ella la estación de carga más cercana a donde se encuentra. Una vez frente a ella, escanea el código QR que hay en esta para que se libere una batería. Cada power bank —nombre que reciben estos dispositivos en inglés— cuenta con un cable para teléfonos Android y otro para iOS. Después de cargar tu terminal, puedes devolver la batería en cualquier estación de carga.

Su modelo de negocio comprende dos modalidades: modelo de suscripción y pago por uso. En el último caso, desbloquear una power bank cuesta 50 céntimos y cubre la primera media hora. A partir de este momento, la aplicación cobra un céntimo por minuto. Quienes prefieran suscribirse, deberán pagar 10 euros si lo hacen mensualmente y 30 si se deciden contratar el año entero y podrán utilizar los cargadores de forma ilimitada.

  • ¿Por qué nos interesa?

Bat2Go se presenta como la primera red sharing de baterías para móvil en España y no parece que tenga demasiada competencia. No es difícil encontrar estaciones de carga fijas, pero el valor diferencial de la startup española reside en la movilidad.

En este punto, Li está convencido de que su iniciativa puede ayudar a activar el punto de venta de los locales en los que se sitúen sus cargadores. “Cuando te quedas sin batería y vas a la estación de carga más cercana, que está en un bar a tres manzanas, puedes aprovechar para consumir algo”, aventura.

Retina

25/08/2019
Normas