En nuestraRevista Retina

Búscala en el quiosco
Fotograma de Safe Spaces, un corto de animación de de Alex Grigg sobre un texto de Trevor Noah (https:vimeo.com268941867)
Fotograma de Safe Spaces, un corto de animación de de Alex Grigg sobre un texto de Trevor Noah (https://vimeo.com/268941867)
Entératec

La tecnología emula al cerebro

Las redes neuronales artificiales consiguen aprender y clasificar inspirándose levemente en las neuronas humanas. Su éxito es relativo.

Don Santiago Ramón y Cajal, a finales del siglo XIX, descubrió que la parte fundamental del cerebro son las neuronas: esas células que transmiten entre sí impulsos eléctricos formando un complejo circuito del que resulta lo que somos, lo que sentimos, lo que pensamos. Nacemos con 100.000 millones de ellas. El cerebro: el resultado más sofisticado y misterioso del universo conocido. Como las neuronas de Ramón y Cajal habían sido muy eficientes descubriéndose a sí mismas, le dieron el premio Nobel, que no deja de ser un premio neuronal.

Inspirándonos levemente en el cerebro podemos desarrollar redes neuronales artificiales, un modelo computacional que permite avanzar en la inteligencia artificial. Estas neuronas artificiales se conectan entre sí formando capas que reciben y emiten señales. Cuantas más capas haya, más potencia tendrá el sistema: la información que trata se hace más compleja y la red puede aprender por sí misma (deep machine learning) y acabar haciendo predicciones o clasificaciones.

Aunque las redes neuronales artificiales tienen estas similitudes con el cerebro, lo que el cerebro hace sin apenas esfuerzo todo el rato le cuesta mucho tiempo, gran consumo de energía y avanzadísima tecnología a los ingenieros y científicos del ramo. Por ejemplo, reconocer una imagen, como cuando a usted le enseñan una foto de las vacaciones: eso tan simple supone un gran desafío tecnológico. Otras de sus utilidades prácticas van desde el reconocimiento facial o de voz hasta el diagnóstico médico, la conducción automática o el trading financiero.

Recientemente, una de estas redes neuronales profundas desarrollada por Google, llamada AlphaStar, derrotó a dos campeones del videojuego StarCraft II. Atrás quedaron los tiempos en que los ordenadores jugaban al ajedrez con los humanos. El ajedrez, por cierto, un juego endiablado creado por el cerebro humano y que ni él mismo acaba de entender. He ahí su grandeza.

Retina

14/12/2019
04

Los robots no sueñan con planes de pensiones

La robotización no sólo sería buena para aumentar los beneficios de las empresas sino que también permitiría generar nuevas aportaciones al sistema de prestaciones de la Seguridad Social y garantizar el pago de las pensiones.

Los robots no sueñan con planes de pensiones
Materias básicas: escribir cartas de amor y código
05

Materias básicas: escribir cartas de amor y código

La tecnología copa el diálogo. O se aprende alguna enseñanza abrazada por la abreviatura 'tech' o parece no existir esperanza laboral. ¿Por qué no pensamos en titulaciones mixtas que mezclen tecnologías y humanidades?

Normas