Seis mecas tecnológicas estadounidenses que no son Silicon Valley

Seis mecas tecnológicas estadounidenses que no son Silicon Valley

El mundo no termina en San Francisco, hay otras ciudades gringas donde también hay vida tecnológica. Y los alquileres dan menos pánico que los del valle del silicio

En Silicon Valley, un apartamento por menos de 2.000 dólares al mes también es un unicornio. No son extraños los casos de emprendedores y profesionales del sector TIC que llegan a las orillas de San Francisco para probar suerte y se ven obligados a tirar la toalla en gran medida por culpa de sus alquileres infernales.

La mística que rodea al valle del silicio ha acabado por convertir a la meca de las startups en un entorno difícil de habitar. Por suerte, hay vida más allá de sus fronteras. Otras ciudades estadounidenses están empezando a conquistar su huequito en el mapa de la innovación tecnológica y el emprendimiento, según recoge el portal especializado en tecnologías emergentes Datafloq. Y no, Nueva York no está en la lista.

  • Charlotte, Carolina del Norte

Este importante centro financiero tiene en sus filas los cuarteles generales del segundo mayor holding bancario estadounidense, el Bank of America. Pero sus méritos no acaban ahí. Además de contar con renombrados centros de investigación en Biología, en 2018 fue nombrada Top Tech Town -principal ciudad tecnológica- por la Computing Technology Industry Association (CompTIA). En esta mención se destacó además que la ciudad alberga más de 44.000 puestos de trabajo en el sector TIC, ofrece 3.61 dólares más por hora a sus empleados y tiene un coste de vida un 1,3% inferior a la media de los Estados Unidos.

  • Austin, Texas

Es la casa del popular festival South by Southwest (SXSW). El efecto llamada de este evento de industrias interactivas, cinematográficas y digitales, que incluye una fuerte vertiente tecnológica en la programación, está empezando a dar resultado. El ránking de Datafloq destaca además la reputación de esta ciudad como un entorno con un fuerte espíritu de comunidad cuyos habitantes tienden a ayudarse unos a otros.

  • Milwaukee, Wisconsin

No solo tiene un nombre mucho mejor que Silicon Valley. Cuenta con una comunidad de emprendedores locales que se muestra convencida de que en la ciudad está pasando algo grande. Además, la confluencia de tres ríos en esta geografía hace que la zona sea especialmente apetecible para startups cuya actividad principal se basa en tecnologías aplicadas al agua. Es el caso de Rapid Radical Technologies, que ha desarrollado un sistema que monitoriza los desbordamientos de aguas residuales.

  • Denver, Colorado

Aquí brilla el talento. El año pasado, la encuesta de talento tecnológico en Norteamérica que impulsa la consultora CRBE puso a Denver en el top 10 de un ránking que tiene en cuenta la profundidad, vitalidad y atractivo del mercado. Además, los empleos tecnológicos suponen un 6,2% del total de empleo en la ciudad, un porcentaje notablemente superior a la media estadounidense.

  • Charlottesville, Virginia

En esta ciudad se encuentra la incubadora homónima -Charlottesville Tech Incubator-, que ofrece espacios de trabajo para startups y oportunidades laborales y de networking. Además, la institución ha recibido recientemente el empujoncito financiero de Jaffray Woodriff, fundador y CEO de Quantitative Investment Management: nada más y nada menos que 120 millones de dólares que se usarán para establecer una escuela de data science centrada en aprendizaje automático y otros aspectos de esta industria emergente.

  • Kansas City, Missouri

Market Watch la incluyó recientemente en el top 5 de hot spots tecnológicos emergentes en Norteamérica. Además ha sido nombrada una de las mejores ciudades para las mujeres del sector tecnológico. De hecho, según Market Watch, es la única ciudad de EEUU donde las mujeres cobran, de media, más que los hombres.

Retina

20/10/2019
Quien no llora no mama: batallas (legales) desiguales
10

Quien no llora no mama: batallas (legales) desiguales

No se pueden dar las cosas por perdidas desde el inicio. Uno no debería desistir de hacer valer sus derechos, sin intentarlo siquiera, por el mero hecho de considerar que su contrincante tiene una mayor envergadura.

Normas