El mago británico Paul Daniels (izquierda) y su conejo (derecha). O viceversa.
El mago británico Paul Daniels (izquierda) y su conejo (derecha). O viceversa.

Once cosas locas que puedes sacar de una impresora 3D

Un gofre. ¿Por qué? ¿Por qué no? Porque no

Si lo puedes imaginar, lo puedes imprimir en tres dimensiones. Sonará exagerado. Pero unas horas de marujeo aleatorio por el portal de modelos tridimensionales Thingiverse retratan al ser humano como un animal capaz de diseñar e imprimir lo inconcebible. De hecho, el nombre de la plataforma podría traducirse como Chismeverso: un universo de chismes que además está en constante crecimiento.

No en vano, la Thingiverse es ya la mayor comunidad online de impresión 3D y ronda el millón y medio de modelo de todo tipo de objetos. Hemos hecho una selección de los más bizarros, y de algunos medianamente útiles, porque la impresión 3D es algo más que un buda velocirraptor.

  • Como lo lees: mitad buda, mitad velocirraptor

¿Necesitas un pisapapeles que despierte dudas razonables sobre tu cordura? No busques más. Descarga este modelo tridimensional y hazlo real como el plástico con tu todopoderosa impresora. Las curvas opulentas de Siddharta Gautama y la dentadura pirañesca del reptil más mono de Jurassic World en la misma pieza.

  • El trono de hierro, de plástico

Si prefieres sujetar tus papeles con un símbolo de poder, puedes tirar de la silla más famosa de Juego de Tronos. Puede que las mil espadas de tus enemigos derrotados queden un poco infrarrepresentadas, a la escala de un palillo y forjadas en plástico, pero lo importante es que tú te creas la reina de los siete reinos. O el rey. O el primer ministro. O el panadero. Si vas a tu ritmo, aquí no hay spoilers.

  • Un dispensador de cinta adhesiva (porque no todo van a ser mamarrachadas)

Lo prometido es deuda. Este objeto derrocha utilidad por todos sus costados. ¿Que te lo puedes comprar por 3 euros en la papelería más cercana? Pues sí. Pero qué pasa si son las 12 de la noche del 5 de enero y estás tú ahí, rodeada de papel, con tu rollito de cinta Y SIN DISPENSADOR. O sin tijeras. Una pequeño paso para tu impresora, un gran paso para el día de Reyes.

  • El ajedrez de Pokemon

Completito. Con todas sus fichas listas para la batalla. ¿Inconvenientes? Todas las fichas son un Pokemon distinto, de las primeras ediciones, eso sú. Hay dos torres, dos caballos, ocho peones... Cada uno de su madre y de su padre. La clave -porque está todo pensado- son las bases de las fichas, que tienen diferentes formas.

  • Una ballesta, para los días malos

¿Alguna vez has pensado que serías mejor con una ballesta? Si crees este es el complemento que te falta para enfrentarte a la vida, estás de enhorabuena. Lo malo o -según tus intenciones- lo bueno, es que como arma, deja bastante que desear: es enana y su mecanismo es poco potente. Pero no está exenta de riesgo. El propio diseñador incluye algunas recomendaciones de seguridad: "Tus ojos son valiosos, utiliza gafas de protección".

  • Una armadura para tu gato

Si vas a ir por la vida con una ballesta (diminuta), hazle este favor al minino que vive contigo. Y al mundo, que también se merece ver a tu gato derrochando poderío en el interior de esta coraza de plástico. Siete vidas se le van a quedar cortas para amortizar tan épica prenda.

  • Un pulpo un poco malcriado

No predice resultados de partidos de fútbol, pero sí te falta al respeto con sus cinco de sus ocho tentáculos coronados por cortes de mangas. Si el buda velocirraptor y el trono de plástico no te parecían suficientemente insultantes, es probable que este sea el pisapapeles de tus sueños.

  • Una oveja de papel higiénico

Si has descubierto las ventajas asociadas al lujo de tener más de un rollo de papel higiénico a mano en tu baño, este modelo tridimensional es el siguiente nivel. Además de útil, es entrañable. Y si no te convence su adorable carita ovina, siempre te queda la ilusión de estar limpiándote los orificios con lana.

  • Unas gafas que parpadean

Son el complemento ideal para una convención de cómics. Y para nada más. No verás mejor, tampoco estarás más guapo, ni siquiera resultan especialmente prácticas, pero son tu única oportunidad de parpadear como lo haría un robot.

  • Una aspiradora

Tan loca como útil, esta posibilidad va un poco más allá del trabajo de impresión. Las tareas de montaje superan en complejidad a la media de los muebles de Ikea, pero pocos ciudadanos del mundo pueden sacar su aspiradora del altillo y afirmar con orgullo: "La he hecho yo".

  • Un gofre

Más insultante que el budarráptor, el trono y el pulpo faltón combinados, este modelo es ideal para suscitar arrebatos ira y confusión a tu alrededor. ¿Para qué necesita nadie un gofre de plástico? ¿Para sacar negativos del dulce original? ¿Para qué jugar a ser Dios, si tu divino plan es imprimir bollería no comestible?

Retina

14/12/2019
04

Los robots no sueñan con planes de pensiones

La robotización no sólo sería buena para aumentar los beneficios de las empresas sino que también permitiría generar nuevas aportaciones al sistema de prestaciones de la Seguridad Social y garantizar el pago de las pensiones.

Los robots no sueñan con planes de pensiones
Materias básicas: escribir cartas de amor y código
05

Materias básicas: escribir cartas de amor y código

La tecnología copa el diálogo. O se aprende alguna enseñanza abrazada por la abreviatura 'tech' o parece no existir esperanza laboral. ¿Por qué no pensamos en titulaciones mixtas que mezclen tecnologías y humanidades?

Normas