El miedo a que te vigilen es tu propia prisión
FIRMA INVITADA

El miedo a que te vigilen es tu propia prisión

Vivimos conectados, pero queremos estar conectados a otras personas y no necesariamente a máquinas que registran cada uno de nuestros movimientos

Día de Reyes de 2019. El Corte Inglés dio a entender con un anuncio de sus productos que conocían todos nuestros gustos. Fue la confirmación de lo que todo el mundo ya pensaba: que las máquinas nos espían.

Y el país entero entró en pánico.

El anuncio en cuestión no es más que una simplificación de lo que en data science se conoce como sistema de recomendación, que busca predecir tus gustos personales en comparación con los de otros usuarios. Todos tenemos un número limitado de preferencias y de combinaciones de las mismas. Por ejemplo, si compro lápiz y papel, es previsible que el sistema me ofrezca un combo que también incluya la goma de borrar y un estuche, porque es lo que suele comprar la mayoría de la gente. La personalización de la experiencia lo llevan haciendo muy bien Amazon, Google y Facebook desde hace muchos años.

El desarrollo de algoritmos de recomendación, por lo tanto, es un área de investigación muy activa y fundamental para estas empresas. Y aparte de no parar de recomendarte cosas, también nos ofrecen sofisticados productos de comunicación, búsqueda y gestión de información. Pero nada es gratis. La moneda con la que pagamos por todo esto es valiosísima información sobre nosotros mismos. Porque si no pagas por el producto, el producto eres tú. Tu información se junta con la de otros usuarios y permite que los algoritmos se entrenen cada vez con más y mejores datos para hacer recomendaciones cada vez más personalizadas.

  • Si te dan todo lo que quieres es difícil desengancharte, ¿verdad?

Un pequeño inconveniente es que vendan tus datos a terceros, que a su vez intentarán venderte sus productos. Peor aún es que el límite de la intimidad personal cada vez está más difuminado. Porque por mucho que lo hayan endulzado y regulado con el paso de los años, la invasión de la intimidad parece estar justificada para Mark Zuckerberg (la intimidad ya no se lleva) o para Eric Schmidt  de Google, ya que nuestra información analizada es lo que genera su volumen de negocio. Luego está el experimento de 2017 de Quartz con móviles que carecían de tarjeta SIM (no estaban conectados a ninguna red) y que demostró que Google sistemáticamente registra todos y cada uno de nuestros movimientos. Y hace unos meses descubrimos que si no es Google, entonces es el software preinstalado en Android quien nos vigila indiscriminadamente.

En 2017, Chamath Palihapitiya, exejecutivo de Facebook, confesó avergonzado que habían creado herramientas tan invasivas que estaban destruyendo los pilares de nuestra sociedad. Sabiendo todo esto y que quienes pasan más tiempo en las redes sociales son más propensos a la depresión, es comprensible que incluso Elon Musk haya eliminado las redes sociales de su vida personal.

La violación de la intimidad ya es algo cotidiano. En febrero nos enteramos que el Nest Guard (un sistema de seguridad para el hogar) llevaba fabricándose con un micrófono oculto desde 2017, aunque según Google "nunca tuvieron intención de ocultarlo . O como cuando descubrieron cámaras ocultas en aviones, y American Airlines y Singapore Airlines se defendieron alegando que nunca serían operativas y que Panasonic las fabricaba así.

  • No, a mí tampoco me convencen

Por una parte vivimos conectados, pero queremos estar conectados a otras personas y no necesariamente a máquinas que registran cada uno de nuestros movimientos. El problema no es que no tengas nada que ocultar, incluso aunque decidas creerte que no te importa. El verdadero problema de saberse espiado es el efecto psicológico tan profundo que tiene y que acaba condicionando todo nuestro comportamiento. Esto lo entendió muy bien el filósofo inglés Jeremy Bentham (1748-1832) quien diseñó prisiones circulares donde las celdas individuales miraban a una torre de vigilancia central (“panópticos”). Como los cristales de la torre tenían persianas, tampoco importaba que hubiera vigilante: el miedo a sentirte vigilado ya es suficiente para controlarte. Por esta misma razón tampoco te saltas un semáforo en rojo en una calle desierta a las cuatro de la mañana.

Dentro del moderno panóptico que es la internet, y como soluciones cortoplacistas dentro de un problema mayor, existen navegadores menos invasivos, sistemas de mensajería más seguros y servicios de email y motores de búsqueda que no registran cada uno de tus movimientos. Lo más importante es entender que la intimidad no es algo binario, sino que podemos regularla en muchos grados y decidir cuánto queremos que el mundo sepa sobre nosotros.

Renunciar a tu derecho fundamental de intimidad, de autonomía, de explorar nuevas ideas y de ser creativo aunque solo sea en la intimidad de tu habitación es condenarte a tu propia deshumanización. Dante ya nos advirtió de esto mismo hace 700 años:

“Considerad vuestra simiente:

no fuisteis hechos para vivir como bestias,

mas para perseguir virtud y conocimiento”.

Divina Comedia (Infierno, Canto XXVI)

Diego Miranda-Saavedra es científico de datos y profesor en el máster de Inteligencia de Negocio y Big Data de los estudios de Informática, Multimedia y Comunicacion y de Economia y Empresa de la Universitat Oberta de Cataluya (UOC).

Retina

23/05/2019
08

El club de fans de la tercera dimensión

Esta es la historia de 3D Ikasi, el grupo de impresión 3D de Hirikilabs, el laboratorio de cultura digital y tecnología de Tabakalera: lo mismo imprimen una columna vertebral que un busto de Nefertiti

El club de fans de la tercera dimensión
Veto a Huawei: tecnología CON fronteras
10

Veto a Huawei: tecnología CON fronteras

Depender de empresas y tecnologías extranjeras puede dejar sectores importantes de la economía al capricho de la política internacional. La Unión Europea haría bien en tomar buena nota.

Normas