Pivotar hacia un nuevo modelo energético
FIRMA INVITADA

Pivotar hacia un nuevo modelo energético

La forma en que se genera, distribuye y consume la energía va cambiar completamente en los próximos años y los modelos de negocio y las estrategias deben hacerlo también.

Durante los últimos años se ha iniciado una transformación de todas las industrias impulsada por la revolución digital. En el caso de las utilities se suma una agenda propia para la transformación del modelo energético hacia una mayor descentralización, decarbonización y orientación hacia el cliente, lo que supone una disrupción total. En esta revolución, impulsada inicialmente por la lucha contra el cambio climático, se ha producido un salto competitivo de las tecnologías emergentes que las han hecho más eficientes que las convencionales.

Un ejemplo lo podemos encontrar en el auge de las renovables. Los precios de las turbinas eólicas se han reducido un 30% desde 2010, y se esperan mejoras de hasta el 60% de aquí a 2050. No sólo eso, los factores de carga se han incrementado desde un 16% en 2000 a un 31%, y algunos proyectos alcanzan el 60%. De hecho, la energía eólica onshore es ya más barata que la construcción de grandes plantas de carbón o gas.

La energía solar es ahora mismo la tecnología de generación de mayor crecimiento como consecuencia de la caída de sus costes. Así, si en los años 80 el precio de los módulos fotovoltaicos rondaba los 80 dólares por vatio, ahora mismo estaría en los 37 centavos. Otro de los cambios trascendentales se ha producido en las baterías, cuyo precio se ha reducido en un 80% desde 2010 y se espera otro salto equivalente para 2030. Gracias a estas mejoras se esperan nuevas soluciones que sustituyan a las plantas de gas y carbón de respaldo a renovables. También, conectadas a la red de distribución, van a ayudar a posibilitar los flujos multidireccionales y variables de energía.

Estos cambios se complementan con un cliente más activo que puede reaccionar para ajustar su consumo o actuar como productor de energía. Este hecho, que puede sonar lejano, ya es una realidad en países como Australia donde un 20% de los hogares disponen de paneles solares. Vemos igualmente grandes corporaciones que quieren ser suministrados con energía verde a través de PPAs, de los que se han firmado más de 13GW en 2018.

Otro hecho diferencial es sin duda el coche eléctrico. Su presencia es todavía marginal en muchos mercados, pero las ventas se están acelerando y se espera que para 2040 uno de cada tres coches sea eléctrico. Esta es además un área de gran potencial para las utilities. En un reciente estudio elaborado por Accenture, se estima un mercado de dos billones de dólares en Europa y Norteamérica para 2040; y algunos cálculos esperan que pueda suponer un 9% de la demanda para 2050.

España en el 'top 10' de inversores

Estos cambios se pueden también vislumbrar en España. Tras el parón en 2012 de las inversiones en renovables, 2018 ha supuesto un año de inflexión situando a España en el top 10 de los países más inversores. Por otro lado, el real decreto de autoconsumo supone un giro radical en este ámbito y es de esperar un importante desarrollo. Respecto al coche eléctrico, también parece que se está atajando el problema de la falta de puntos de recarga. El anteproyecto de Ley de Cambio Climático obliga a las grandes estaciones de servicio a instalar puntos de recarga. Y muchos de las principales agentes han anunciado recientemente planes agresivos de despliegue.

Una de las preguntas clave que surgen de manera natural es cómo se está reaccionando desde el sector. La realidad es que muchas utilities están teniendo dificultades para su adaptación y presentan problemas en su rendimiento, especialmente en Europa donde los Ingresos y EBIT agregados se han reducido un 25% desde 2012.

¿Significa esto que no hay valor en el sector? El potencial claramente sigue existiendo, pero las organizaciones deben transformarse. Puede generarse un gran valor mediante la reinvención del negocio core actual utilizando las tecnologías digitales. Hay múltiples nuevas soluciones, como el uso de Inteligencia Artificial para el mantenimiento predictivo, drones con video analytics para la inspección de líneas, o robots para la automatización de Back Offices.

Pero también hay importantes oportunidades alrededor del nuevo modelo energético, como los servicios de gestión energética y flexibilidad o la movilidad eléctrica. En este sentido, y de acuerdo con nuestros estudios, en los próximos 10 años un 25% de los ingresos podrían proceder del negocio downstream frente al 10% actual.

Lo cierto es que la forma en que se genera, distribuye y consume la energía va cambiar completamente en los próximos años y los modelos de negocio y las estrategias deben hacerlo también. Especialmente porque el cliente ya no es un consumidor cautivo y tiene alternativas en un ecosistema cada vez más diverso, con nuevos agentes como las empresas de oil & gas, las de automoción o los gigantes digitales. La verdad es que -de una forma u otra- al final de todo, los clientes van a lograr lo que quieren, con o sin la utility.

Matías Alonso es senior managing director global de Utilities de Accenture

Retina

27/05/2019
Somos vagos y por eso nos tragamos las noticias falsas
01

Somos vagos y por eso nos tragamos las noticias falsas

¿Nos mueve la pasión o la pereza? Esa es la pregunta que se hacen los psicólogos y otros científicos sociales para tratar de averiguar por qué la gente se cree las noticias falsas. Saber qué nos mueve a aceptarlas es fundamental para luchar contra ellas.

03
El líder y yo (y nadie en medio)

El líder y yo (y nadie en medio)

El mismo fenómeno que acaba con las tiendas, los cines y las agencias de viaje afecta a la política, y nos lleva al cesarismo y la frivolidad.

Normas