En nuestraRevista Retina

Búscala en el quiosco
“Los investigadores son muy buenos en lo suyo, hay que dejarles hacer y poner un CEO que levante la empresa”

“Los investigadores son muy buenos en lo suyo, hay que dejarles hacer y poner un CEO que levante la empresa”

Victoria Venture Capital presume de ser un fondo destinado únicamente a invertir en spinoffs de investigadores, con especial atención al sector cleantech.

Apunto de cumplir 10 años en el sector del capital riesgo, Patricia Layola dice sentirse afortunada por haber podido participar en fondos de inversión muy diferentes. Ahora tiene el suyo propio, que ha creado junto con Abel Conill. Se trata de Victoria Venture Capital, un fondo especializado en spin-off de investigadores, concretamente de aquellos con soluciones en el ámbito de las tecnologías limpias y los nuevos materiales avanzados.

Layola (Barcelona, 1981), que en su anterior vida fue gestora de empresas en entidades financieras, dirige ahora el área de inversiones de Victoria como socia cofundadora. Entre sus tareas está la de identificar posibles startups en las que invertir, con un flujo de más 100 proyectos al año. La mayor parte de su tiempo la dedica a visitar universidades y parques científicos, por lo que apenas pisa su oficina en Vic (Barcelona). En ella recibe a EL PAÍS Retina.

¿Cómo definiría Victoria?

Somos un fondo de cinco millones destinado a invertir en investigadores que han desarrollado tecnologías disruptivas que solucionan problemas globales. Buscamos investigación aplicada, que esté cerca del mercado. Victoria está constituido como sociedad de capital riesgo autogestionada y regulada por la CNMV, 100% privada, con inversores que aportan valor gracias a su experiencia y conocimientos profesionales y sectoriales. Además, el equipo gestor también participa como inversor.

¿Qué les llevó a crear el fondo?

Buscamos contribuir en inversiones que ayuden en la lucha contra el calentamiento global

Fundamos Victoria en 2015 tras darnos cuenta de que había potencial de flujo de operaciones en universidades y centros de investigación. El entorno investigador de nuestro país cuenta con equipos de excelencia internacional. Solo en Cataluña tenemos 12 universidades públicas y privadas, 22 parques científicos y tecnológicos, 46 centros de investigación y varias escuelas de negocios de prestigio. Muchos de estos centros están fomentando la creación de spin-off : nuevas empresas nacidas en ellos, formadas por equipos de investigación y emprendedores que quieren transferir sus conocimientos a través de la práctica empresarial. Somos una alternativa de inversión con expectativas de rentabilidad mucho más elevadas a cambio de asumir un mayor riesgo. Un fondo que invierte en tecnologías punteras en sus sectores tiene un elevado potencial , pero asume un mayor riesgo en sus fases iniciales. Buscamos un perfil de inversores que pudiesen aportar valor en Victoria, tanto sectorial como empresarial.

¿Qué diferencia a Victoria de otros fondos?

Somos un fondo hands-on que acompaña a las startups invertidas. Este tipo de empresas tiene mucho potencial con equipos líderes en su campo, pero también necesidades que cubrir en sus fases iniciales. La primera son sus limitados conocimientos empresariales. La segunda es que disponen de poca financiación privada para cubrir los gastos operativos de la empresa. Victoria cubre ambas, invirtiendo capital privado y aportando asesoramiento empresarial, financiero y corporativo.

¿Qué criterios rigen las inversiones?

Creemos que el cambio climático es una realidad cada vez más cercana y desde Victoria se da prioridad a las inversiones que contribuyan a mitigar de alguna manera sus efectos negativos. Priorizamos las inversiones en spin-off con tecnologías disruptivas e innovadoras, con equipos líderes en su ámbito y recorrido internacional en los sectores energéticos e industrial. Buscamos contribuir en inversiones que ayuden en la lucha contra el calentamiento global: reducir la contaminación y el consumo de combustibles fósiles, movilidad sostenible, redes inteligentes, reciclaje, etcétera. Invertimos tanto en soluciones nuevas como en aquellas que mejoran tecnologías existentes, que las hagan más eficientes y rentables.

¿En qué fase de desarrollo?

Buscamos proyectos en etapas iniciales, ya sea en fase semilla o ya como startup. Que estén en España, principalmente en Cataluña. Participamos en ellas de forma directa con entre un 5% y un 50% de capital, que puede alcanzar hasta 1,5 millones de inversión. También con opción a préstamos participativos, además de las prestaciones de asesoramiento empresarial, financiero y corporativo. Asimismo, ayudamos en la búsqueda de ejecutivos que incorporar en las spin-off.

¿Cuál es la cartera objetivo?

Buscamos de cinco a seis participadas en total. Ya hemos seleccionado a cuatro de ellas. Tenemos a Ledmotive, que produce una tecnología led inteligente y supereficiente con aplicaciones en salud; también a Hydrokemos, una tecnología limpia para potabilizar aguas subterráneas y residuales; Oxolutia, que desarrolla materiales avanzados en superconductividad para una máxima eficiencia energética y Nnergix, un software inteligente para el análisis del clima para la industria energética.

¿Qué priorizan a la hora de seleccionar las spin-off?

Que podamos aportar valor es un primer requisito. Si no, no nos sirve. Es fundamental también que el equipo promotor sea líder en su especialidad y que esté implicado en el proyecto. Que no pretenda solo licenciar el producto. Que se deje ayudar. También debe ser un proyecto escalable e internacional, con recorrido de creación de valor y que no esté supeditado a cambios regulatorios de un país en concreto porque esto supone un alto riesgo. Además, la comercialización de la tecnología debe ser viable. Es importante valorar el tamaño del mercado, que el producto o servicio sea competitivo, con buenos márgenes y buena aceptación por parte de clientes.

¿Cuál es el mayor riesgo a la hora de invertir en investigadores?

Hay un hándicap sobre si el investigador podrá llevar una empresa a cabo, conocer el negocio… Es un miedo que tienen normalmente los inversores. Por eso no solo aportamos capital y también acompañamos para suplir la falta de conocimientos empresariales. Los investigadores son muy buenos en lo suyo y hay que dejarles hacer y poner un ejecutivo, un CEO, que les ayude a levantar la empresa. Como miembro del jurado del programa de pymes SME Instrument del Consejo Europeo de Innovación veo también que muchos proyectos tienen una tecnología muy disruptiva pero en cuanto a márgenes y costes de explotación y producción, no son económicamente viables.

¿Cuesta invertir en este tipo de proyectos en España?

Veo una falta de apuesta en energías limpias, que viene más de fondos internacionales. Nos gustaría que hubiera más concienciación y se creasen grandes fondos en España con la misma filosofía que Victoria. Entendemos, no obstante, los obstáculos para algunas de estas soluciones, que dependen de leyes obsoletas o de gobiernos con procesos administrativos lentos, cambios legislativos, etcétera, que entorpecen la rápida implantación y aceptación de los nuevos modelos energéticos. Mientras, en el resto del mundo, las empresas siguen desarrollando soluciones innovadoras y rentables que ayudan a mitigar el cambio climático.

La redactora que elaboró esta noticia ejerció su derecho a la huelga el pasado 8 de marzo. Como acto simbólico, durante ese día, la pieza apareció sin firma.

Las 'startups' a seguir, según Layola

  1. BCN3D. Spin-off de la Universidad Politécnica de Cataluña que desarrolla unas impresoras 3D que permiten duplicar la producción y realizar impresiones 3D complejas, multicolor, multimaterial y de gran calidad a un precio competitivo. “Claramente es un sector de futuro”.
  2. EZZING SOLAR. Startup que ha creado un software avanzado que ofrece geolocalización 3D y simulación para facilitar la gestión, instalación y comercialización de paneles fotovoltaicos en tejados. “Simplifi ca la fotovoltaica y permite a las empresas un mejor desarrollo de la energía distribuida”.
  3. WIKILOC. Spin-off del Parque Científi co y Tecnológico de Girona que ha desarrollado un avanzado software con aplicación de geolocalización para la práctica de deporte en exteriores. Tiene una comunidad de más de cuatro millones de usuarios que ha compartido más de 10 millones de rutas de montaña en todo el mundo. “Es un modelo de éxito”.
  4. LEDMOTIVE. Es una de las invertidas de Victoria. Ha creado y patentado una tecnología led que permite la digitalización y reproducción de cualquier tipo de luz (natural o artifi cial), de forma dinámica, ajustable, conectada al Internet de las cosas y gobernable desde cualquier parte. “Es una tecnología única en el mundo”.
  5. HYDROKEMOS. Otra de las participadas por Victoria. Su tecnología patentada permite potabilizar y remediar aguas contaminadas por nitratos y amonio de forma más sostenible, “sin residuos ni impacto medioambiental y a un coste más competitivo que las mejores tecnologías disponibles actuales

Retina

13/11/2019
06

Las aulas cambian los cuadernos por las tabletas

El 80% de los profesores usa tecnología para preparar y desarrollar sus clases. Algunos crean sus propios materiales digitales con herramientas gratuitas de grandes tecnológicas, como Apple, Google o Microsoft. ¿Convierte esto al alumno en moneda de cambio?

Las aulas cambian los cuadernos por las tabletas
Normas