Cadena de bloques

La ‘tokenización’ de la economía, el gran reto de la transformación

La ‘tokenización’ pretende abrir nuevos mercados autónomos en los que dotar de valor digital a productos y servicios aparentemente alejados de las nuevas tecnologías

Comencemos por el principio. Con tanto palabro tecnológico, resulta fácil perderse. Incluso es probable que utilices una tecnología, aunque nunca la hayas llamado así. Con los tokens suele suceder. Esta herramienta no es más que dotar de valor digital –generalmente en criptomonedas– a un producto o servicio físico. Es decir, cuando pagas con el móvil, usas tokens; y en el momento en que recibes puntos de una aerolínea, más de lo mismo. Esto son solo unos pequeños ejemplos de lo que está por venir si la economía termina de abrir nuevos mercados en torno a esta idea.

“Estamos tokenizando muy poco. Es el gran reto que tenemos porque la verdadera disrupción, lo más innovador, vendrá de aquí”, asegura José Luis Núñez, responsable de blockchain de Telefónica. En su opinión, gracias a esta forma de operar, la transformación no solo llega a los mercados, sino que aumenta la liquidez y la capacidad de crear nuevos activos en una economía muy digitalizada. Pongamos por ejemplo la conversión del tiempo y el compromiso de los trabajadores de cualquier empresa. Ganan tokens en función de si dan cursos a sus compañeros, se inscriben en programas de voluntariado o colaboran en campañas de comunicación. En función de todos los que hayan acumulado, tendrán unas ventajas u otras.

José Luis Núñez, responsable de blockchain de Telefónica el pasado mes de enero, durante su participación en el evento 'Blockchain y la economía del token', organizado por El País Retina

Las relaciones laborales aparentan sencillez, pero la idea sobre la que se sustenta puede extrapolarse a cualquier sector. El de la cultura y el inmobiliario, que ya han empezado con algunos proyectos, son más ejemplos de cómo adentrarse en esta nueva forma de operar en el mercado. Tal y como sostiene Núñez, en la mayoría de casos hay que recurrir a blockchain para conseguir una verdadera tokenización. “Gracias a su base criptográfica, podemos dar un derecho de uso al dueño de un activo. El bien como tal, como ocurre con bitcoin, no es tangible, pero sí las anotaciones de quien lo posee”, añade.

Si este modelo crece, como algunos expertos vaticinaron en el evento Blockchain y la economía del token, organizado por EL PAÍS Retina, pondría a los operadores de redes, como es el caso de Telefónica, ante un nuevo escenario en el que podrían habilitar nuevos negocios. En palabras de Núñez, permitirían que los activos tokenizados fluyeran de forma segura y sin comprometer el valor o el bien que representan. Vuelve al ejemplo de las criptomonedas para explicar esta oportunidad. “La red siempre tendría el control del contenido representado por el token y nadie podría falsificarlo o piratearlo, solo los que estuvieran fuera de la red. Es igual que con un bitcoin, que solo se transmiten y consumen en su red”, precisa.

Al acecho de nuevos mercados

Una de las principales dificultades con la que se ha topado la economía de tokens es la del intercambio de productos diferentes. La energía o los servicios de red son tokenizables, pero, ahora mismo, no se integran en un mismo mercado. Hasta que los proveedores de este modelo económico no aprendan a trabajar con tokens, será imposible combinar sectores heterogéneos. Por el momento, podemos comerciar petróleo por petróleo o gigas por gigas, pero no los unos con los otros. “Para la rentabilidad de una startup sería más fácil un modelo de negocio en el que se crucen distintos campos, como la energía con la comunicación”, argumenta Núñez.

Contratiempos al margen, una idea que subyace en todo este entramado de tokens es la de la descentralización. Genera una relación horizontal, trazable e inmutable en la que quienes posean un producto o servicio podrán negociar de igual a igual. A fin de cuentas, comparten un valor digital compartido entre ellos. “Pero no solo es dinero, también permite gestionar el activo”, sugiere Núñez. Sería una forma de otorgar derechos sobre algo que, con un modelo tradicional, no aportaría ningún tipo de rentabilidad. Abrir nuevas vías de negocio a partir de una especie de archivos digitales. 

‘Tokenización’: mi reloj se ha transformado en una tarjeta de crédito

El responsable de blockchain de Telefónica no tiene la más mínima duda de que la innovación ha de discurrir por los cauces de los tokens. Con pequeños pasos, en su compañía ya han empezado con la técnica del ensayo-error para ver cuánto potencial puede tener esta tecnología. Es consciente de que todavía hace falta dotarla de un cuerpo entero para que cobre sentido del todo, aunque ciertos mimbres ya están presentes –como la necesidad de la cadena de bloques–. Como aviso a navegantes, deja una idea que pretende ser disruptiva: “Si puedo simplificar a los clientes que puedan hacer todo lo que permite esta herramienta, abriremos nuevos mercados”.

El sector de la cultura y el inmobiliario ya han empezado con algunos proyectos y muestran cómo adentrarse en esta nueva forma de operar 

Retina

25/05/2019
02

¿Que me quiten el trabajo? No me preocupa...

Apenas uno de cada diez participantes en un estudio de Future for Work Institute y la Universitat Oberta de Catalunya está muy preocupado porque las máquinas o el software puedan hacer innecesario su trabajo o poner en riesgo su futuro en su empresa a corto plazo

¿Que me quiten el trabajo? No me preocupa...
04

El líder y yo (y nadie en medio)

El mismo fenómeno que acaba con las tiendas, los cines y las agencias de viaje afecta a la política, y nos lleva al cesarismo y la frivolidad.

El líder y yo (y nadie en medio)
Normas