La herramienta que permite a las pymes competir online sin conocimientos previos
Retina para Adgoclick

La herramienta que permite a las pymes competir online sin conocimientos previos

Adgoclick busca reducir la brecha digital que separa a grandes y pequeñas empresas automatizando la publicidad digital

Casi 23 millones de españoles realizan compras online. Y, entre aquellos que no compran por internet, el 76% utiliza la Red para informarse sobre lo que va adquirir, según datos del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información de Red.es. Por eso, la información de los productos que aparece online condiciona la compra final. Los gigantes del comercio electrónico lo tienen claro y por eso su apuesta por la publicidad digital es tajante. Sus marcas aparecen en las redes sociales, en los buscadores, en las aplicaciones móviles. Sin embargo, aunque más de la mitad de las pymes españolas tiene página web, solo el 28% invierte en publicidad digital. Internet es el escaparate idóneo para llegar a la mayor parte de la población pero la mayoría de las pymes no invierte en publicidad que le permita transformar su presencia online en ventas. ¿Por qué?

Muchas veces, la culpa es del escaso conocimiento sobre el entorno digital, la falta de empleados especializados y los excesivos tecnicismos de este medio, que suponen una barrera para no iniciados. Estas son al menos las razones que se deducen de diversos estudios. La falta de tiempo y la desconfianza en que la inversión en publicidad compense y aumente las ventas son otros factores que juegan en contra. Romper estas barreras se ha convertido en una cuestión urgente para que grandes y pequeños reduzcan la brecha que los separa.

Herramientas como Adgoclick, que cuenta con una subvención europea del proyecto Horizonte 2020, pueden contribuir a expandir las marcas de las pymes por las redes. La compañía pretende hacer accesible el marketing online a las empresas pequeñas y medianas, permitiéndoles competir con las mismas herramientas que las grandes empresas. Solo hacen falta algunos datos básicos sobre la compañía para crear una campaña de publicidad.

Uno de sus puntos fuertes es que no hacen falta conocimientos previos de marketing digital. Esto es importante porque las empresas pequeñas no suelen tener expertos o personal especializado que se encargue de estas áreas. "Las pymes necesitan dedicar su tiempo al desarrollo de su actividad profesional, no a estudiar complejos términos de marketing o descifrar métricas ilegibles", explica Manuel Suárez, director de marketing de Adgoclick. "Nuestra experiencia desarrollando soluciones de publicidad para empresas nos ha enseñado que los clientes precisan de herramientas sencillas e integrales".

Y el sistema ha demostrado ser efectivo. Tanto, que Adgoclick se compromete a que la inversión tendrá un retorno económico. A todos los nuevos anunciantes que lancen su primera campaña y no obtengan clientes nuevos, se les reembolsa el presupuesto invertido en espacios publicitarios. Para conseguir estos resultados, la compañía tira de nuevas tecnologías y del uso de la inteligencia artificial. Las campañas se gestionan íntegramente y de manera automatizada: genera los anuncios, activa la campaña, aporta visibilidad en los espacios publicitarios y reporta los resultados, todo automáticamente.

Sabiendo el público objetivo de la marca, los anuncios se distribuyen por las principales webs de interés para los clientes potenciales. Así, se redirige a la página de la empresa solamente al público interesado en el producto o servicio concreto ofrecido por el anunciante. Actividades como el comercio minorista, la hostelería, el turismo o pymes de cualquier otro sector pueden beneficiarse de las ventajas que ofrece el marketing online de la manera más sencilla. Las empresas podrán impulsar su negocio sin preocuparse de crear las campañas, ni de invertir grandes presupuestos en intermediarios.

Retina

15/11/2019
08

Las aulas cambian los cuadernos por las tabletas

El 80% de los profesores usa tecnología para preparar y desarrollar sus clases. Algunos crean sus propios materiales digitales con herramientas gratuitas de grandes tecnológicas, como Apple, Google o Microsoft. ¿Convierte esto al alumno en moneda de cambio?

Las aulas cambian los cuadernos por las tabletas
Normas