Los más jóvenes del reparto de Stranger Things (Gaten Matarazzo, Natalia Dyer, Noah Schnapp, Caleb McLaughlin, Finn Wolfhard y Millie Bobby Brown) y un móvil.
Los más jóvenes del reparto de Stranger Things (Gaten Matarazzo, Natalia Dyer, Noah Schnapp, Caleb McLaughlin, Finn Wolfhard y Millie Bobby Brown) y un móvil.

Adolescentes hiperconectados: impacientes, indecisos e individualistas

El 83% de los chavales de entre 14 y 16 años reconoce que hace un uso intensivo del móvil y las redes sociales. Pero la solución no es prohibir, sino educar.

Domingo, diez de la mañana. Un chaval de once años despierta tras pasar la noche en casa de un amigo y se reencuentra con su familia, que ha ido a buscarlo para pasar juntos el día festivo. Meses después, su madre, Belén Alvite, aún no sale de su asombro: “Traía la misma cara que si viniese de una rave. No quería saber nada de nosotros y lo único que deseaba era dormir porque había estado jugando con el móvil y chateando por WhatsApp con compañeros de clase hasta las cinco de la mañana”. El niño no tardó en confesar, consciente de que sería una misión imposible ocultar ese insomnio tecnológico a su progenitora, que además de pedagoga es la directora del Centro de Estudio y Prevención de Conductas Adictivas (CEPCA) del Consejo Insular de Ibiza, un departamento que de manera regular realiza investigaciones sobre el uso del smartphone por parte de adolescentes.

Deberíamos empezar a trabajar en cuarto, es decir, con niños de nueve años

Alvite señala a EL PAÍS Retina que los últimos informes del CEPCA destacan que casi el 30% de los chavales de diez años ya tiene teléfono, lo cual puede dificultar las relaciones en los contextos familiares si no se establecen unos límites claros desde el primer momento: “A veces presuponemos que con esa edad son demasiado pequeños para meterse en líos y les damos una libertad que podría conducir a un uso abusivo en la adolescencia, cuando poner unas normas genera mayores conflictos porque ya lo ven como un derecho adquirido al que no quieren renunciar”. Por eso es importante que los programas de formación sobre el tiempo de exposición a estos dispositivos y la concienciación en torno a un uso responsable comiencen a una edad temprana. Y cada vez más, según Alvite: “Nuestras actividades para los más pequeños van dirigidas a alumnos de quinto y sexto de primaria de los 45 colegios que hay en Ibiza, pero la mayoría de estos centros nos advierte de que ya llegamos tarde y que deberíamos empezar a trabajar en cuarto, es decir, con niños de nueve años”.

  • Son ‘pequeños veteranos’, no expertos

Andrés Chamarro, profesor de psicología de la Universidad Autónoma de Barcelona y coautor del estudio Uso del móvil en padres, niños y adolescentes: Creencias acerca de sus riesgos y beneficios, coincide en la necesidad de esta educación. En su opinión, la edad de penetración del móvil está bajando tanto que cuando los chavales llegan a primero de la ESO son una especie de “pequeños veteranos” que no pueden ser calificados de expertos, sino de “usuarios que han aprendido a partir de una experiencia poco guiada”, así que es fundamental que alguien les ayude a hacer ese proceso “de manera más eficiente y menos peligrosa”. De momento, según un reciente informe de BBVA, Google y la FAD (Fundación de Ayuda contra la Drogadicción), el 83% de los adolescentes españoles de entre 14 y 16 años considera que hace un uso intensivo del móvil y las redes sociales, mientras que un 15% admite que está pendiente del terminal durante las clases.

La solución no es prohibir, sino enseñar

Aun así, Chamarro recalca que los menores están evolucionando desde el uso principalmente lúdico al comunicativo, algo facilitado por la eclosión de las redes sociales, lo que indica que integran la tecnología en sus hábitos de vida y la utilizan de una forma positiva. En cuanto a la parte negativa, este profesor apunta que es mayor en secundaria y bachillerato y a que a nivel europeo entre el 3 y el 10% de los adolescentes se encuentra en situación de riesgo por un uso indebido que sobre todo se relaciona con los videojuegos. “Hay más alarma social que problemática real, por lo que el mensaje que debería calar es que la solución no es prohibir, sino enseñar”, apunta Chamarro.

Para Alvite, este aprendizaje pasa por una negociación que comienza con un uso muy restringido que se va revisando a medida que los niños cumplen años: “se debe trabajar con su autonomía e irles dando cada vez más libertad, aunque habrá normas que siempre permanecerán”. Por ejemplo, esta pedagoga tiene una hija de 17 años que recibió su primer móvil a los 13 y que hoy en día aún debe respetar estas reglas para conservar su teléfono: no puede usarlo mientras estudia ni en las horas de las comidas y cada día tiene que apagarlo y entregárselo a sus padres a las 22:00 horas. ¿Y cuando cumpla 18? “Cuando llegue ese momento espero haber hecho todo el trabajo que me compete para que mi hija haga un uso responsable de la tecnología, aunque tendré muy claro que mientras yo pague el teléfono seguirá siendo mío y aún podré establecer las normas de uso en casa. Eso sí, habrá una parte de intimidad personal y libertad que no gestionaré porque ya le concierne solo a ella y ahí no queda otra que tirar de confianza”.

Pegados al móvil

Aunque defiende que es exagerado hablar de una generación perdida, Belén Alvite tiene identificados algunos rasgos de los adolescentes que viven hiperconectados a través del móvil y que los diferencian de los jóvenes de otras épocas.

Son menos resolutos. Teniendo unos medios con los que es posible comunicarse más y mejor, toman peores decisiones o ni las toman. “Pueden pasarse horas en WhatsApp planificando una quedada para finalmente no llegar a verse porque no se ponen de acuerdo”, según Alvite.

Su atención sostenida es menor. Aunque lleguen a quedar con los amigos, mientras están con ellos chatean con terceros o se dedican a mirar los perfiles de las redes sociales de otros, con lo cual no fortalecen el vínculo con los que tienen delante.

Son más impacientes. No entienden la espera y les crea frustración que alguien no conteste sus mensajes en un breve periodo de tiempo.

Relativizan la privacidad. Le dan menos importancia a la gestión de su imagen y a su exposición en las redes. “Mientras sus padres se escandalizan si comparten fotos en ropa interior, ellos lo ven algo normal porque lo comparan con el atuendo que llevan en la playa o la piscina”.

Son más volubles. Al estar en una conexión permanente con diversas personas, si quedan con alguien y una vez allí se aburren, inmediatamente cambian de plan.

Tienen menos tolerancia a la frustración. En relación con el punto anterior, si algo no les gusta o no les apetece, no lo hacen porque tienen a su alcance otras muchas alternativas.

Son más individualistas. “Lo de consensuar, tomar decisiones conjuntas o ceder en algo se da muy pocas veces por todo el universo de opciones al que acceden desde el dispositivo de forma individual”, afirma Alvite.

Retina

20/09/2019
Veinticuatro horas en un pequeño hogar solar
05

Veinticuatro horas en un pequeño hogar solar

Probamos una instalación solar en una casa sobre ruedas. La autarquía energética gracias al sol puede estar al alcance de cualquiera. Basta una pequeña inversión para librarse de facturas

06

Ni con Google ni sin él: así es la metamorfosis forzada de Huawei

La presentación del Huawei Mate 30, clave para saber hacia dónde se encamina la compañía tras varios meses de veto por parte de Estados Unidos, ha mostrado un terminal con sistema Android, sin la Play Store ni las apps de Google, pero con un plan para que se puedan instalar fácilmente

Ni con Google ni sin él: así es la metamorfosis forzada de Huawei
Normas