Tsahi Liberman, desarrollador de videojuegos y director del departamento de la School of Game Design and Development Tiltan (Haifa, Israel)
Tsahi Liberman, desarrollador de videojuegos y director del departamento de la School of Game Design and Development Tiltan (Haifa, Israel)
Podio

El exmilitar israelí que creó un juego para la paz

Tsahi Liberman ha creado un juego, premiado por la ONU, que logra acercar a los niños que viven en zonas de conflicto bélico.

Los niños israelíes judíos y de origen palestino replican entre ellos la animadversión que observan en los mayores, pero en realidad tienen más en común de lo que creen. ¿Cómo demostrárselo? El desarrollador de software Tsahi Liberman, de 42 años y afincado en Haifa, creó junto a un grupo de colegas un videojuego para lograr unir a niños de ambas comunidades… y funcionó.

Luego lo probaron con niños de otras zonas azotadas por la guerra, como Georgia o Siria… y también funcionó. A la ONU le llamó la atención el proyecto y le otorgó el Premio a la Innovación Intercultural. el año pasado.

“Creamos una versión de Minecraft con una serie de misiones que tenían que completar de forma colaborativa. Para progresar había que chatear con el resto de jugadores conectados”, explica Liberman antes de dar una conferencia en el ISDI de Madrid. La gracia está en que el programa traducía automáticamente del hebreo al árabe y al revés, de forma que los pequeños siempre creían que estaban hablando con gente de su comunidad.

Pasadas las nueve semanas que duraba el juego, se reunía a los niños en una escuela para que se conocieran. Entonces se produce la secuencia sorpresa-recelo-amistad: los compañeros con los que habían pasado tantas horas resultaban no coincidir con sus estereotipos. “Este juego permite que los niños se den cuenta de que son iguales: tienen las mismas inquietudes, los mismos hábitos y comparten muchos problemas”, señala Liberman, que se muestra especialmente orgulloso de que Play2talk (así se llama el videojuego) haya originado amistades aparentemente imposibles que todavía hoy perduran.

Games for Peace, el colectivo integrado por Liberman y sus colegas, está extendiendo sus juegos por todo Oriente Próximo. Él no esconde su predilección por atraer a los niños más pequeños (por debajo de los 10 años). “Lo más difícil a estas edades es captar su atención; si lo logras, puedes hacer grandes cosas”, señala. Como por ejemplo, tratar de solucionar el conflicto arabe-israelí.

El militar pacifista

Como todo ingeniero israelí con pedigrí, Liberman trabajó para el Ejército, “aunque nunca pegué un tiro”. Dedica su trabajo a la paz, pero conserva reflejos: al entrar en la sala pregunta si una bolsa que hay en el suelo es nuestra. Tras contestarle que sí, se relaja: “Así es el día a día en Israel”.

Retina

18/11/2019
Hacia la colonización comercial del espacio
05

Hacia la colonización comercial del espacio

Los emprendedores se están haciendo con las órbitas bajas, una sección del espacio relativamente virgen y de más fácil acceso. La ausencia de regulación y el apetito empresarial hacen florecer nuevos modelos de negocio galácticos

Las aulas cambian los cuadernos por las tabletas
10

Las aulas cambian los cuadernos por las tabletas

El 80% de los profesores usa tecnología para preparar y desarrollar sus clases. Algunos crean sus propios materiales digitales con herramientas gratuitas de grandes tecnológicas, como Apple, Google o Microsoft. ¿Convierte esto al alumno en moneda de cambio?

Normas