El paro y la corrupción preocupan menos a los que se informan por Facebook
Redes sociales

El paro y la corrupción preocupan menos a los que se informan por Facebook

Un estudio de la Universidad de Oxford y la UOC revela que la política, la inmigración, el nacionalismoson los temas más preocupantes entre los consumidores de noticias de la red social

La probabilidad que tienen los ciudadanos de mencionar el paro y la corrupción como los problemas más importantes de España se reduce significativamente si la persona se informa por Facebook. Es una de las conclusiones principales del estudio Is Facebook Eroding the Public Agenda? (¿Está Facebook erosionando la agenda pública?), en el cual han participado investigadoras de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y la Universidad de Oxford.

Las tres autoras del estudio, Ana Sofía Cardenal (UOC), Carol Galais (UAB) y Sílvia Majó-Vázquez (Universidad de Oxford), querían comprobar si el hecho de informarse por medio de una red social como Facebook tenía un impacto en las prioridades que los ciudadanos otorgan a los temas de lo que se denomina la agenda pública. En España estos temas se definen por las diversas encuestas que hace cada mes el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). En los últimos años, dos problemas han encabezado esta agenda: en primer lugar, el paro; y en segundo, la corrupción.

Del estudio, que es pionero porque nunca antes se había analizado el impacto de las redes sociales en las agendas individuales de los ciudadanos (es decir, en la percepción de los temas importantes), se desprende que los ciudadanos que llegan a las noticias mediante Facebook se interesan por temas más variados que quienes lo hacen por medios tradicionales. Por lo tanto, es menos probable que mencionen el paro y la corrupción entre sus preocupaciones principales y que aporten otros problemas. El estudio constata que entre los principales problemas que mencionan los consumidores de noticias de Facebook está la política, la inmigración, el nacionalismo y el gasto en I+D. 

Del análisis se desprende que los ciudadanos que no usan Facebook para acceder a los medios de comunicación tienen un 47% de probabilidades de mencionar los dos problemas (paro y corrupción) entre sus preocupaciones. La cifra cae al 35% si el individuo visita Facebook 17 veces para acceder a las noticias, y hasta el 9% si lo hace un total de 73 veces. Así, el estudio concluye que «cuanto más usa un individuo Facebook como plataforma para acceder a las noticias, menos probable es que mencione los principales problemas de la población española». En cambio, los que se informan por medio de un canal más tradicional como es la televisión tienen más probabilidades de acabar mencionando el paro y la corrupción cuando se les pregunta cuáles son según su parecer los principales problemas de España.

¿Enriquecimiento o empobrecimiento de la agenda pública?

¿Y a qué se deben estas diferencias entre quienes usan redes sociales para consumir noticias y quienes no lo hacen? La investigadora Ana Sofía Cardenal, profesora de Derecho y Ciencia Política de la UOC, plantea dos hipótesis. Por un lado, puede ocurrir que el consumo de información por medio de Facebook exponga a los ciudadanos a puntos de vista y temas más diversos. Por otro, también se puede dar el caso de que esas personas empobrezcan su repertorio de temas y que acaben considerando importantes problemas que interesan solo su círculo de contactos y amigos con quienes comparten aficiones.

En otras palabras, puede pasar que los temas que interesan a la gente que se informa por medio de Facebook sean más superficiales y no tengan ninguna conexión con los problemas públicos; pero también puede ser que estos ciudadanos tengan intereses más variados y que quieran introducir temas nuevos en la agenda pública. «Las agendas pueden ayudar a expandir y enriquecer temas de interés público y ayudar a renovar la agenda pública», se afirma en el estudio.

Cardenal quiere dejar claro que el análisis "no puede dirimir si esto enriquece o empobrece la agenda pública". De hecho, las investigadoras emplazan a hacer nuevos estudios que analicen más a fondo si el consumo de noticias en redes sociales hace que los usuarios se alejen más de las preocupaciones públicas o si, por el contrario, ayudan a establecer nuevas prioridades.

Los beneficios de tener una agenda pública común

El hecho de que determinados grupos de población tengan prioridades diferentes de las del conjunto de la sociedad puede ser, según Cardenal, negativo para la toma de decisiones del Gobierno. Las autoras señalan en su estudio que preservar una agenda pública común es importante para la integración social, la toma de decisiones colectiva y la estabilidad democrática. "Si la agenda pública (es decir, los problemas que preocupan a la gente) se fragmenta porque diferentes grupos de personas priorizan temas diferentes, el Gobierno lo puede tener más difícil para fijar unos objetivos comunes y para tomar decisiones", afirma la investigadora. Pero, por otro lado, la fragmentación y diversificación de los temas que interesan a la gente también puede tener aspectos positivos, como por ejemplo la expansión de la agenda pública.

¿Qué repercusión puede tener que la población se interese por temas más variados? Cardenal explica que la repercusión en la agenda pública dependerá del grado de aprendizaje, implicación y participación de los que se informan por Facebook. Dice que si informarse mediante Facebook aumenta el conocimiento de la política y la participación, es más probable que el hecho de tener un repertorio más amplio y fragmentado de preocupaciones contribuya a enriquecer la agenda pública. "Si, por el contrario, informarse por Facebook reduce el conocimiento de la política y la participación y promueve intereses personales, es más probable que la fragmentación de los temas empobrezca y erosione la agenda pública", concluye.

La muestra

Para llegar a esos resultados, las investigadoras se han basado en una muestra de 408 personas de España de entre 18 y 74 años a las cuales se han hecho encuestas y un seguimiento en línea de su historial de navegación durante tres meses, entre los días 27 enero y 27 de abril de 2015. Un 57% de los participantes en el estudio tenían una titulación universitaria.

Facebook, la red social más usada

El estudio, publicado en la revista International Journal of Public Opinion Research, se basa en Facebook, que es la red social más utilizada. Se estima que el 73% de ciudadanos españoles emplea esta red social y, de estos, el 47 % la utilizan para recibir noticias. Sin embargo, otro estudio, coordinado por el investigador Seth Flaxman, también pone de relieve que solo uno de cada 300 clics que se hacen en enlaces publicados en Facebook conducen a artículos de noticias importantes y que la gran mayoría lleva a vídeos o fotos.


Retina

16/09/2019
Normas