Transporte: un sector en el centro de la tormenta

Transporte: un sector en el centro de la tormenta

El viajero está siempre conectado y eso significa que se le pueden ofrecer productos en todo momento

Pocos sectores han cambiado tanto como el de los viajes. Internet entró en la industria hace ya años (las agencias de viajes, como los videoclubes, parecen vestigios del pasado). Según datos de Amadeus, el 85% de las personas han utilizado el smartphone para planificar su último viaje y se estima que el 50% de todas las ventas de viajes se produzcan en un dispositivo móvil en 2021. Lo mismo pasa si bajamos la lupa de los trayectos largos a los cortos: las opciones de movilidad urbana compartida se gestionan desde el teléfono.

Álex Luzárraga, Amadeus.

Álex Luzárraga, vicepresidente de estrategia corporativa en Amadeus, tiene claro que la omnipresencia de los smartphones lo está cambiando todo. “El viajero está siempre conectado, y eso significa que se le pueden ofrecer productos en todo momento”, sostiene. La recopilación de datos sobre sus gustos puede servir, por ejemplo, para que el hotel le sugiera habitaciones adaptadas a sus preferencias o necesidades (desde menús vegetarianos a cunas de bebés). La gestión inteligente del big data se presenta como una herramienta eficaz para ofrecer servicios personalizados.

Luzárraga identifica dos tendencias de futuro en el sector. La primera tiene que ver con el creciente peso de las experiencias. “Se suele pensar en el viaje como un desplazamiento físico, del punto A al B, en el que se realiza una serie de actividades. Es una visualización muy material. Creo que en el futuro se hablará más de sensaciones, aprendizajes y transformaciones de la persona, y el resto de elementos serán el cascarón. Las empresas que entiendan que hay que ofrecer experiencias van a tener más éxito”, subraya. La coordinación de los distintos elementos del viaje (hotel, aeropuerto, transporte) será fundamental para que la experiencia sea fluida, para que se optimicen tiempos y no tengamos la sensación de estar en “una sucesión de momentos de espera”.

El segundo elemento que puede moldear los viajes del futuro es el concepto de comunidades en torno a ciertos intereses. “La tecnología puede unir a gente que esté muy lejos y que compartan afinidades”, reflexiona. “Me imagino la comercialización de viajes en el futuro organizada por comunidades de personas a las que les muevan las mismas cosas”.

Retina

19/10/2019
Normas