Con este dispositivo, tu asistente virtual no podrá escuchar tus conversaciones más íntimas.
Con este dispositivo, tu asistente virtual no podrá escuchar tus conversaciones más íntimas.

El dispositivo que impide que Alexa escuche tus conversaciones privadas

Dos diseñadores daneses han desarrollado una solución de código abierto que neutraliza los asistentes virtuales mientras no se están utilizando

Una de las primeras historias que nos viene a la cabeza cuando discutimos sobre la falta de privacidad de los asistentes virtuales tuvo lugar en Portland (EE UU) el año pasado. Un hombre recibió una llamada en la que un compañero de trabajo le advertía de que,a través de Alexa, había recibido audios de la conversación privada que estaba teniendo en ese momento con su pareja. Al parecer, el dispositivo registró el diálogo y lo envió al asistente virtual del compañero, una acción que Amazon atribuyó a una serie de coincidencias por las que el aparato tomó esta determinación. Pero el secretismo que caracteriza a las tecnológicas nos incita a ser malpensados, aunque sea por precaución.

Alias

Estamos introduciendo en nuestros hogares unos aparatos diseñados por grandes multinacionales que podrían estar escuchando todo lo que decimos. A pesar de los beneficios que pueden traer a nuestras vidas, parece sensato actuar con cautela para proteger nuestra privacidad. ¿Podemos tapar los oídos de Alexa cuando no la necesitemos?

El denominado proyecto Alias ha creado una solución que supone una aproximación a este escenario. Se trata de un dispositivo de hardware de código abierto, compuesto por una matriz de micrófonos y altavoces, una Raspberry Pi y una suerte de boina impresa en 3D, que, situada sobre un asistente virtual, emite un ruido blanco que le impide escuchar lo que sucede a su alrededor. Con una palabra clave, Alias libera al asistente y permite utilizarlo sin restricciones hasta que se vuelve a activar. El dispositivo no está conectado a internet, por lo que las conversaciones que se tienen en casa, se quedan en casa.

La idea nace de la mente de dos diseñadores daneses y se puede utilizar con Google Home o Amazon Echo. Su inspiración son unos hongos de la selva tropical que infectan a ciertos insectos, toman el control de su cerebro y le guían a zonas en las que pueden crecer mejor. El insecto muere, pero el hongo libera sus esporas en un terreno más fértil. "Queríamos tomar eso como una analogía y mostrar cómo el bricolaje y el código abierto se pueden usar para crear 'virus' para las grandes empresas de tecnología", explicaba a Fast Company Tore Knudsen, uno de los creadores de Alias.

Por medio de aprendizaje automático local —ya que el dispositivo no está conectado a la nube—, los usuarios pueden entrenar a Alias para que responda al nombre que quieran darle. Cada vez que estos dicen la palabra clave, el aparato desbloquea al asistente y pronuncia su palabra de activación (“Alexa”, “Ok Google”...) para que pueda ser utilizado.

Composición del dispositivo Alias

El proyecto de software libre no se está comercializando y, tal y como explican sus creadores en la plataforma de desarrollo GitHub, todavía no es un producto terminado. No así como otras iniciativas en las que han trabajado anteriormente, como una lámpara que mide la actividad de rastreadores en la red local de un usuario para garantizar su privacidad o un dispositivo para entrenar objetos cotidianos a ejercer determinadas rutinas por medio de inteligencia artificial.

Retina

23/04/2019
La tabaquera que pretende vender menos humo
05

La tabaquera que pretende vender menos humo

Philip Morris Internacional se vuelca con la investigación científica en su centro de innovación, conocido como El Cubo, en una apuesta por transformar una industria controvertida e involutiva

Normas