Antiguo equipo de aire acondicionado de Gree.
Antiguo equipo de aire acondicionado de Gree.

Los ‘made in China’ que no llegan a España

El celo europeo con la privacidad y la 'pomposidad' del diseño chino dejan fuera de nuestras fronteras parte de sus catálogos, el sector del aire acondicionado es un ejemplo

Made in China, loved by the world. La frase está hasta en las cajas de pañuelos de la sala de juntas. Es el lema de Gree y la condensación de su "sueño chino" -alineado con el del presidente Xi Jinping- de un futuro donde la tecnología inventada y ensamblada en el país sea sinónimo inequívoco de calidad e innovación. "Nuestros productos pueden viajar a Europa y el mundo entero por su calidad y tecnología", se vanagloria Fernando Xie, responsable de negocios exteriores de la empresa especializada en sistemas de climatización con sede en Zhu Hai (China).

Pañuelos corporativos de Gree.

Es fácil decirlo. La tarea de hacerlo realidad se complica cuando entran en la ecuación los reyes del mercado moderno: dispositivos inteligentes, conectados, llenos de sensores y aceptables para el mercado local pero no tan fácilmente adaptables a los dominios del Reglamento General de Protección de Datos (GDPR). "En algunos productos que ya estamos vendiendo muy bien en China, necesitamos encontrar un camino para poder venderlos en Europa", admite Xie.

Un ejemplo de esto es el sistema de aire acondicionado que Ana Liang, responsable de distribución para el sur de Europa, tiene previsto presentar -que no lanzar- en España durante el próximo febrero. "Está conectado con todas las estaciones meteorológicas. Según la temperatura de cada ciudad donde está instalado el equipo, puede autoajustarse para optimizar aún más", explica. En China ya funciona. "No es tan fácil lanzarlo en España por la protección de datos. Está muy estricto esto. Asia en general es menos estricto, hay menos cláusulas a respetar y menos penalizaciones. El problema es Europa".

Esta adaptación es clave para la apuesta de Gree, cuya estrategia competitiva pasa por ofrecer tecnologías que no tengan los rivales más asentados del Viejo Continente. "Hemos empezado conversaciones porque este es un punto que nos diferencia de los demás. Ya sabemos que los aires acondicionados enfrían o dan calor, pero aparte de eso, ¿qué más pueden dar?", señala Liang.

  • Reyes en China

Estamos adaptando nuestro software para que cumpla la ley

Fernando Xie

No es que sus cifras vayan mal. Cuando se ponen estupendos, los responsables de distribución sacan la artillería pesada: "Gree fabrica uno de cada tres aires acondicionados que se venden en el mundo". Pero la cifra tiene truco. Cuenta con la aplastante aportación de los equipos que se venden en el descomunal mercado patrio. De hecho, el 80% de las ventas de Gree se quedan en el territorio chino, donde son el primer fabricante. Basta alzar la mirada para distinguir una notable representación del logo de Gree entre las carcasas blancas que pueblan, casi vivienda a vivienda, las fachadas de los edificios de Zhu Hai.

En cuanto a planes de expansión, el salto a Europa ya es una realidad. Gree llegó a España hace tres años y puso en marcha su actividad en Francia durante 2018. En el inminente 2019 darán un paso más e incluirán a Portugal en su cartera de países al sur de Europa. "Tengo mucha confianza puesta en estos mercados libres", asegura Xie. Además, la empresa tiene acuerdos de distribución en Norteamérica, América Latina, África, Australia, Nueva Zelanda, Catar, Arabia Saudí... Las variaciones del clima no son un problema. "Tenemos equipos que pueden funcionar con una temperatura desde -30 Cº hasta 54Cº. Es decir, podemos venderlos desde el desierto hasta el polo norte", afirma Liang.

La estrategia de Gree para limar las incompatibilidades legales también está en marcha. "Sabemos que en Europa hay una regulación muy estricta, así que estamos adaptando nuestro software y nuestras apps para que cumplan la ley", insiste Xie. Por una parte, ya tienen servidores instalados en territorio europeo. Por otra, están en constante comunicación con abogados locales. "Normalmente ningún fabricante tiene la intención de violar las normas locales. Lo que pasa es que hay que estudiarlas y dominarlas muy bien", argumenta Liang.

  • Cuestiones de gusto

"Esto es solo para el mercado doméstico porque sabemos que difiere de vuestro gusto", adelanta Yoyo Liang señalando un carnaval de equipos de climatización de todas las formas y colores. Si Audrey Hepburn fuera un aire acondicionado europeo, estos serían las Supremas de Móstoles.

Gree Painting, el equipo de aire acondicionado personalizable.

"Los de aquí concentran los valores de la vida feliz y son especialmente para parejas de recién casados", explica Liang. Ante ella se alza una enorme torre rosa coronada de flores. Colgando de la pared hay otro equipo más pequeño, pero del mismo tono. "Podemos crear un momento muy romántico si apagamos las luces. ¿Veis?". Cuando pulsa el interruptor, en la carcasa del equipo prende un estampado de rosas luminosas que cambian de color a cada segundo. Un par de pasos más allá asoma imponente otro dispositivo gigante, esta vez con un paisaje boscoso impreso en su superficie. La imagen es personalizable: "Para que pueda mostrar su estilo y dignidad".

Todos estos diseños inesperados, coloridos, florales, luminosos y customizables también están por ahora fuera del alcance del consumidor europeo. "Tenemos muchos productos que tienen un aspecto muy llamativo", reconoce Ana Liang. "Eso no os gusta en Europa. En cambio, aquí se venden. Es otra cultura. Aquí a la gente le gusta el show-off. Que se vea".

  • ¿Gree para todo?

En lo que a China se refiere, el mercado de la climatización ya se ha quedado pequeño para esta empresa, que cuenta con un 18% de participación estatal. Durante los últimos años, los equipos de innovación y desarrollo de la compañía han diversificado sus esfuerzos en el desarrollo de nuevas líneas comerciales. Los resultados que van desde lavadoras hasta teléfonos móviles pasando por software para hogares inteligentes.

Aunque sus plantas de producción siguen siendo más humanas que robóticas, trabajan también en la creación de maquinaria para automatización de procesos en la industria 4.0. Y no contentos con todo lo anterior, tienen su propia línea de pequeños electrodomésticos. "Cuando llegas al 50% de un mercado, tienes que buscar más líneas de más negocio", sentencia Liang.

Cadena de montaje en las instalaciones de Gree.

Retina

22/01/2019
Normas