En nuestraRevista Retina

Búscala en el quiosco
02.Kingston Datatraveler: Obsolescencia a raya

02.Kingston Datatraveler: Obsolescencia a raya

La tecnología permite ahora encerrar 70 horas de vídeo 4K en una caja que pesa 136 gramos

Las memorias USB nacieron allá por 1999 como una opción de almacenamiento portátil que ofrecía dos grandes ventajas respecto a los discos duros tradicionales: la ausencia de partes móviles, lo que se traducía en una mayor velocidad de lectura y escritura, y su reducido tamaño. Las primeras unidades que salieron al mercado tenían tan solo ocho megabytes de espacio. La también llamada memoria flash revolucionó por completo la forma de transportar archivos y datos y acabó por machacar al resto de soportes físicos de almacenamiento portátil.

Pronto se pasó de los megas a los gigas, hasta que, en 2013, la compañía Kingston Digital (filial de Kingston Technology dedicada al desarrollo de productos de memoria flash), consiguió ir un paso más allá lanzando al mercado la primera unidad con un terabyte (TB) de capacidad. Fue un hito tecnológico que, unos años después, en enero de 2017, la empresa superaría con la creación del modelo Data- Traveler Ultimate GT y sus dos TB de almacenamiento. Jean Wong, director de negocio Flash de Kingston, explicaba así el nuevo logro cuando se lanzó el producto: “En Kingston superamos los límites establecidos. Este USB da continuidad a nuestra unidad de un terabyte lanzada en 2013”.

Según declara Robert Allen, director de servicios técnicos de la compañía, “el diseño e ingeniería del Data Traveler Ultimate surgió como resultado de meses de trabajo entre muchos equipos diferentes dentro de Kingston Digital”. Todo ese esfuerzo permite ahora encerrar 70 horas de vídeo 4K en una caja que pesa 136 gramos.

Retina

22/01/2019
Normas