Unos trabajadores comen y beben durante un descanso en el País Vasco de los años 60.
Unos trabajadores comen y beben durante un descanso en el País Vasco de los años 60. Getty Images

Álava (Amazon): “España se puede poner una nota alta en ‘cloud”

Miguel Álava, responsable de Amazon Web Services (AWS) para el Sur de Europa, cree que las empresas españolas no están a la cola en cuanto al despliegue de la nube

El cloud es el new normal. Es el new normal para las empresas que pueden pagarlo, claro; y, sobre todo, es el new normal para aquellos líderes de la economía que, pudiéndolo pagar, lo pueden exprimir gracias al escaso talento cualificado para sacarle todo el jugo.

Miguel Álava, cabeza visible de Amazon Web Services (AWS) para el Sur de Europa, se sentó con EL PAÍS RETINA durante Re:INvent, el evento anual de la compañía, para hablar en profundidad de este nuevo new normal. De dónde viene, adónde va, quién está dentro y quién fuera y qué pinta España, con su Ibex 35 y su creciente comunidad startup, en todo esto.

Miguel Álava.

¿Hemos pasado ya en la nube de hablar de costes a hablar de creatividad, de lo que se gana con ese tiempo y dinero para reinvertir?

Sí y además no creo que ambos enfoques sean incompatibles. Por varias razonas. La primera, que si no se innova de manera permanente, un individuo, una empresa, una comunidad o un gobierno se vuelve irrelevante. El que se pueda ahora innovar en cada uno de los verticales valiéndose de las últimas tecnologías está muy presente. Los competidores que tienen ahora sectores como las finanzas, el transporte o la hostelería son completamente diferentes gracias a la tecnología. La segunda razón es que una de las peculiaridades de esta transformación tecnológica es que no es tecnológica solamente. Va más allá.

Un cambio cultural.

Efectivamente. Esta transformación toca la cultura, toca el pensamiento, la forma de trabajar, la forma de idear. Incluso han cambiado los automatismos y reflejos. En el mundo del que venimos, antes de querer hacer algo y de querer implementarlo tenías que estar muy seguro de lo que ibas a hacer. Porque tenía costes: económicos y de reputación, que en cultura como la nuestra no son baladíes [sonríe]. Y una vez tomabas una decisión era muy difícil echarse atrás.

Dicen desde AWS que la lucha por el talento será más feroz que nunca.

Lo será. Sin duda. Hay escaso talento para la demanda que hay. AWS es un negocio de 27.000 millones de dólares [unos 23.810 millones de euros] que crece a un 46% anual. Es muy difícil cubrir esta demanda de empleo tan especializada. A la vez, las empresas tienen que ofrecer una propuesta de valor muy atractiva. ¿Por qué? Pongamos que tú tienes una idea revolucionaria para un sector. ¿Qué vas a hacer? ¿Asociarte con unos desarrolladores y desarrollar tú el prototipo para quedarte con los beneficios o irte a regalársela a una empresa como su empleado? Porque, para ponerla en marcha, no te hace falta ni presupuesto, si tienes desarrolladores. Por eso la empresa necesitaría ofrecerte algo muy, muy seductor para convencerte.

¿Qué nota se le puede a poner a España en cloud?

Creo que nos podemos poner buena nota, sabiendo que siempre se puede (y se debe) mejorar. La iniciativa de Open Bank no es baladí [anunció su apuesta por AWS]. No ha habido muchas así del sector financiero. Tendemos a fustigarnos mucho y, oye, para nada estamos tan mal. Dos tercios del Ibex 35 están AWS. Todo el tejido de startups, como Wallapop, está también. ¿Que podemos mejorar mucho? Sin duda. ¿Que hay mucho por hacer? Sin duda también. Pero nos podemos poner una nota alta.

¿Hay algo que haya cambiado en España si lo comparamos con otros países?

Pues sobre todo que la parte de negocio y tecnología se están uniendo cada vez más. No hablo de todos los sectores y empresas; pero sí creo que podemos generalizar esta conclusión. Antes, tecnología y negocio trabajaban en paralelo, sin que esto tenga que entenderse como algo de por sí malo. Pero no estaban íntimamente alineadas. Otra cosa que veo es que, a pesar de la escasez de talento, el de España es sorprendentemente bueno.

¿A qué verticales le está costando más unirse?

Me cuesta señalar un vertical concreto. Al principio, eran los más regulados. El sector financiero, podría ser uno de ellos. Pero fíjate lo de Openbank hoy; esto se aplica también a todo el sector de seguros. Mapfre está utilizando AWS para temas justamente de regulación, para los modelos de Montecarlo que predicen la catástrofe de tener que pagar de golpe todas las pólizas. Hablo de memoria, pero creo que la reducción de costes era de un millón de dólares a 180.000 con nosotros. Bankinter también está. Es que con la proposición de valor que da la nube es muy difícil que cualquier vertical no acabe por meterse. Pero me cuesta visualizar cuáles tienen más riesgo. Soy incapaz de señalar uno en concreto.

¿Y el sector público? ¿Se sube a la nube?

Pues en España nosotros ya hemos colaborado con Red.es, que estuvo en nuestro Summit. Dentro del sector público, son el ejemplo de adopción e implantación de tecnología. Ellos también usa AWS. La Biblioteca de Cataluña, también. Se ven movimientos en un sector que no es que sea menos innovador, sino que todos sus planes van más a largo plazo. Pero están entrando, también para dar valor a sus clientes, que en este caso somos todo nosotros: los ciudadanos.

Retina

17/12/2018
02

Las ÐApps evitan que Facebook negocie con tus datos

Aunque lo de “Si no pagas, el producto eres tú” va camino de convertirse en el topicazo de la década, no por eso deja de ser cierto. Asuntos como el de Cambridge Analytica han impulsado la búsqueda de alternativas a los servicios gratuitos de internet.

Las ÐApps evitan que Facebook negocie con tus datos
06

04. The Vamp: Música y reciclaje

Lanzado en 2013, el diminuto amplificador de The Vamp es un 'streamer' ecológico y de bajo coste que se conecta en segundos a cualquier altavoz y transmite vía bluetooth la música digital de móviles y ordenadores.

04. The Vamp: Música y reciclaje
El hidrógeno quiere correr
09

El hidrógeno quiere correr

Los vehículos de pila de combustible no emiten gases contaminantes, no hacen ruido y su depósito se llena con rapidez. Parecen la alternativa perfecta de futuro. Entonces, ¿por qué van por detrás de otras tecnologías?

Normas