Podrás entrar al país solo si el robot que controla la frontera se fía de tu cara

Podrás entrar al país solo si el robot que controla la frontera se fía de tu cara

La Unión Europea está preparando un programa piloto para ayudarse de la inteligencia artificial al hacer controles de seguridad en los accesos por tierra, mar y aire

La inteligencia artificial también sirve para detectar mentiras. Al menos, en esta premisa se basa la Unión Europea para diseñar su nuevo sistema de control de fronteras, destinado a hacer la labor de los humanos más eficiente. Solo a lo largo del año pasado, más de mil millones de personas (concretamente, 1.046.671.662) aterrizaron o despegaron de la UE, según los datos de Eurostat. A esta cifra hay que sumar el movimiento de pasajeros por tierra y mar. Comprobar la documentación y solucionar los conflictos que puedan surgir de la llegada y salida de tantas personas parece una tarea de titanes que podría agilizarse con la implantación de iBorderCtrl, un proyecto piloto financiado con 4,5 millones de euros.

El sistema comienza a funcionar cuando los usuarios completan una solicitud en línea y cargan algunos documentos, como su pasaporte. Entonces un asistente virtual asume el control. Utilizando inteligencia artificial y reconocimiento facial, comprueba si los pasajeros están mintiendo sobre, por ejemplo, lo que hay dentro de su equipaje. Plantea preguntas como: "Si abres la maleta y me enseñas lo que hay dentro, ¿confirmará que tus respuestas son ciertas?

Los viajeros responden frente a una cámara web y el sistema analiza y califica docenas de microgestos. iBorderCtrl es capaz de reconocer hasta 38 microexpresiones y detecta si estamos engañando al asistente virtual. Actúa como un sistema de reconocimiento de mentiras capaz de analizar el riesgo. En caso de que detecte una potencial mentira, avisa a un agente de seguridad para revisar el caso más a fondo. Los pasajeros que pasen el test reciben código QR que les permite pasar la frontera.

Pese a que los creadores aseguran que la fiabilidad es bastante alta, todavía no es suficiente. Según explica Keeley Crockett, uno de los miembros del equipo de iBorderCtrl, en unas declaraciones recogidas por Gizmodo, el sistema alcanza una fiabilidad del 85%, lo que podría dar como resultado una gran cantidad de falsos positivos. Para solucionar este problema, la inteligencia artificial necesita seguir aprendiendo de una gran cantidad de datos recogidos de los oficiales de seguridad en la frontera, de su forma de realizar entrevistas y de la realización de encuestas.

El auge de la seguridad en la frontera está atrayendo importantes empresas que buscan modernizar los controles, según recoge Xataka. iBorderCtrl es uno de elegidos para el proyecto Horizon 2020 que ha puesto en marcha la Unión Europea. "Para entonces, las 13 empresas que financian este proyecto esperan que el mercado de la seguridad europea alcance un valor de 128 millones de euros". Por ahora, el sistema se está probando sobre el terreno en Hungría, Letonia y Grecia, donde ya se han puesto en marcha los primeros tests; y entre los países participantes en el proyecto se encuentran también Polonia, Alemania y España.

Retina

25/05/2019
02

¿Que me quiten el trabajo? No me preocupa...

Apenas uno de cada diez participantes en un estudio de Future for Work Institute y la Universitat Oberta de Catalunya está muy preocupado porque las máquinas o el software puedan hacer innecesario su trabajo o poner en riesgo su futuro en su empresa a corto plazo

¿Que me quiten el trabajo? No me preocupa...
04

El líder y yo (y nadie en medio)

El mismo fenómeno que acaba con las tiendas, los cines y las agencias de viaje afecta a la política, y nos lleva al cesarismo y la frivolidad.

El líder y yo (y nadie en medio)
Somos vagos y por eso nos tragamos las noticias falsas
05

Somos vagos y por eso nos tragamos las noticias falsas

¿Nos mueve la pasión o la pereza? Esa es la pregunta que se hacen los psicólogos y otros científicos sociales para tratar de averiguar por qué la gente se cree las noticias falsas. Saber qué nos mueve a aceptarlas es fundamental para luchar contra ellas.

Normas