Tecnofobia y realidad: ¿un mundo feliz?

Tecnofobia y realidad: ¿un mundo feliz?

Aldous Huxley temía un mundo anestesiado por interfaces audiovisuales. El futuro está por escribir. Y ya sabemos a dónde no deberíamos ir

El amor y el recelo hacia la tecnología se alternan a la hora de gobernar el pensamiento predominante. Internet no es la respuesta; Diez razones para borrar tus redes sociales; El filtro burbuja; Atrapados; People vs Tech; La locura del solucionismo tecnológico; Una historia crítica de Internet

Todos ellos títulos de libros que pueblan las listas de éxitos de librerías físicas y virtuales; todos ellos son muestras precisas del tecnofóbico espíritu que parece anunciar esta época y que contrasta con el optimismo/utopismo de hace apenas diez años.

No es un debate nuevo. Desde el Neolítico (año arriba o abajo), el ser humano vive permanentemente entre las tensiones provocadas por el progreso y su resistencia a cambiar.

Y tampoco es un debate extraño. Los móviles se han convertido en la interfaz predilecta con la que nos relacionamos con nuestro entorno. Tanto es así, que contenidos de todo tipo se adaptan cada vez más para poder ser consumidos a través de ellos.

Nunca está de más recordar que Aldous Huxley temía un mundo anestesiado por interfaces audiovisuales, en el que no habría necesidad de censurar libros porque nadie estaría interesado en ellos y en el que verdades sin interés se ven eclipsadas por falsedades emocionantes.

El futuro está por escribir. Y casi es mejor que sea distinto al presente. 

Retina

06/12/2019
03
Las ONG’s, ante el muro de la innovación

Las ONG’s, ante el muro de la innovación

El tercer sector llega tarde a la revolución digital, aunque algunas organizaciones, como es el caso de Unicef, han conseguido transformarse y sirven de ejemplo para aquellas más rezagadas

08

Es tiempo de distopías tecnológicas

Las historias distópicas son hoy muy numerosas y bien recibidas por los moradores de esta construcción que ha crecido tan desmesuradamente en los últimos tiempos

Es tiempo de distopías tecnológicas
Normas