El Rubius: “Echo de menos empezar algo nuevo sin la presión que tengo en YouTube”

El Rubius: “Echo de menos empezar algo nuevo sin la presión que tengo en YouTube”

El 'youtuber' español más internacional ha vuelto con la serie ‘Virtual Hero’, fantasea con unas gafas de realidad virtual que se conecten al cerebro y no descarta probar con Twitch

El youtuber más famoso de España se pasa a la creación televisiva. Hace unos meses, El Rubius se desconectó de los más de 40 millones de seguidores que concentra en sus canales de YouTube y Twitter. Se daba un respiro, dijo. Su anunciado regreso ha sido por la puerta grande de la ficción televisiva, con Virtual Hero, una serie de animación basada en sus cómics, publicados en 2015, que ha estrenado Movistar+ y que tendrá nuevos episodios en noviembre. “Siempre digo que Virtual Hero es el hijo que saldría de una orgía entre Guardianes de la galaxia, Ready Player One y los animes”.

Para ello, ha invertido los dos últimos años en el que considera su mayor reto. “Estoy muy ilusionado porque es la primera vez que se hace algo así en España y hemos trabajado para que parezca un anime de verdad. La presión es muy grande porque hay mucha gente ya esperándola”. Además, por primera vez, no ha trabajado solo como con sus vídeos. “Ahora lo he hecho con un equipo gigantesco, de 100 personas, repartidas entre Madrid y Barcelona, donde tenemos al equipo de preproducción y el diseño de los personajes, y Corea del Sur —el estudio Jaruyi—, donde se ocupan de la animación”.

El resultado, con ayuda de las ilustraciones de Lolita Aldea, el guion de Juan Torres (El Torres) y la dirección de Alexis Barroso, son “dibujos muy fieles al cómic, pero a los que hemos añadido nuevos personajes y diseños más modernizados”. Como refuerzo al lanzamiento de Virtual Hero, el canal #0 de Movistar+ estrenó, además, un documental de producción propia, “De Rubén a Rubius: el viaje de un Virtual Hero”, sobre la transformación del youtuber, que, en los últimos años, ha visto cómo sus índices de popularidad se disparaban con sus divertidos vídeos y concursos en redes sociales.

  • Héroe por partida doble

Rubén Doblas (Málaga, 1990), El Rubius, que ahora prefiere que le llamen Rubius a secas, presentó esta ficción de “humor y aventuras” en el Festival de Sitges ante docenas de jóvenes seguidores. Chavales para los que ha querido hacer “una serie que recuerden como yo recuerdo Bola de dragón”. En Virtual Hero, su personaje debe liberar a los mejores gamers atrapados en un mundo virtual, un universo en el que los videojuegos parecen reales (The Game Worlds) gracias a las gafas ORV que se conectan a la red neuronal del cerebro pero que, en realidad, esconden un plan maquiavélico del antagonista de Rubius, Trollmask, que retiene a esos 100 jugadores. La trama profundiza en la parte oscura de la red: “Mostramos cómo funcionan las comunidades y señalamos la parte tóxica”.

Doblas, en una sesión de grabación de su serie de animación.

Rubius (respetaremos su deseo de rebautizarse) se convierte en el líder que, con ayuda de la guerrera Sakura, la zombie Zombirella, el espectro Slimmer y la IA G4t0, tendrá que rescatarlos. En la vida real, Rubius también es un héroe para estos chavales que aspiran a ganarse la vida haciendo algo que les gusta. “Si tienes paciencia y obsesión por algo, puedes aprender a hacer todo lo que te propongas gracias a internet. Si empiezas en este mundillo pensando solo en el dinero o en la fama, te va a ir mal”.

Dos factores marcaron los inicios de Rubius: la propia existencia de YouTube, donde empezó a subir sus vídeos, y su temprana edad. “La existencia de YouTube y aprender a editar vídeos por mi cuenta cuando tenía 16 años han sido clave para conseguir llegar hasta donde he llegado. Tuve la suerte a esa edad de poder estudiar el bachillerato de comunicación audiovisual en un instituto de Bergen (Noruega), donde aprendí a editar, entre otras cosas. Desde entonces, siempre me ha interesado todo lo relacionado con la comunicación audiovisual”.

Y es la perseverancia lo que le sigue manteniendo entre los gamers más conocidos del mundo. “Detrás de las cámaras hay muchas horas de trabajo, de frustración, de disciplina. Mi recomendación si quieres dedicarte a esto es que empieces porque te gusta de verdad hacer vídeos. Pero tiene que ser porque quieras transmitir cierto mensaje. Hacerlo de forma natural y porque te apasiona. Si a eso le añades algo de carisma y hacer vídeos que para ti sean interesantes o divertidos, siempre vas a encontrar a tu público”.

A pesar del salto televisivo reconoce que el gusanillo online continúa ahí. Que, aunque con menos frecuencia, no piensa renunciar a su faceta de youtuber, aunque duda si se le pregunta por un cambio de plataforma. “YouTube es tan masivo que es casi imposible que algo lo desbanque, pero viendo cómo está el panorama ahora mismo, donde los creadores cada vez están más frustrados por los cambios de las plataformas y la poca comunicación de la empresa… ¿quién sabe? Yo, de momento, seguiré usando YouTube, es mi pequeño bebé que ha hecho posible todo lo que he conseguido hasta hoy y, por lo tanto, le tengo mucho cariño. Pero a la vez también me apetece ser menos mainstream y me gustaría probar Twitch y tener un público específico en esa plataforma. Echo de menos la sensación de empezar algo nuevo sin la presión que tengo en YouTube”.

  • Fan de la realidad virtual 

En Sitges, Movistar+ instaló una carpa con una experiencia de realidad virtual inspirada en la serie. Y Rubius no duda en elegir como fetiche favorito sus gafas HTC Vive Pro. “Son las mejores gafas de realidad virtual que existen ahora mismo en el mercado. Las uso varias veces cada semana y no hay mejor experiencia que meterte con tus amigos en juegos sociales como el VRChat y pasar las noches ahí roleando, conociendo a gente o descubriendo mundos de juegos nuevos”.

Más allá de YouTube, la tecnología forma parte de la vida de Rubius. Confiesa mirar el móvil demasiado: “Unas 1.000 veces al día, algo que no me gusta, para ver YouTube, Twitch y Reddit”. Dice usar el Whatsapp “para poner memes en grupos y ver los salseos que hay entre amigos”. Y, claro está, “para temas de trabajo”. Es su PS4 la plataforma que usa “para ver Movistar+, Netflix y Amazon Prime”, aunque no deja de ir “a menudo al cine”. Y escucha música en Spotify, lo que no quita que compre “vinilos solo por coleccionismo”. Si tuviera que elegir la aplicación que más utiliza es “Hue, de Phillips, para controlar todas las luces de casa”.

Sueña con “un sistema que se conecte a tu cerebro creando la ilusión de que estás en otro mundo, donde puedas oler y tocar el césped de un valle infinito, volar, explorar el espacio, con posibilidades infinitas”. Aunque el devenir tecnológico también le produce vértigo. “Tengo curiosidad y, a la vez, bastante miedo, sobre todo, por la inteligencia artificial. Una vez saques al genio de la lámpara, nunca lo podrás volver a meter”.

Retina

18/11/2018
06

La solución que surgió de la crisis

Una pequeña consultora con un alto componente tecnológico compite con multinacionales desde Canarias. Especializada en el sector bancario, VERTA demuestra que sin prejuicios y con innovación se llega mucho más lejos.

La solución que surgió de la crisis
08

La fábrica en la que los robots bailan

Visitamos la fábrica de Volkswagen en Navarra, donde artilugios enormes de movimientos perfectos se mueven a un ritmo imperturbable y saben, sin posibilidad de error, qué paso deben dar en cada momento.

La fábrica en la que los robots bailan
Normas