El 80% de las grandes empresas aún no se vuelca con los productos y servicios de internet de las cosas
Retina para Indra

El 80% de las grandes empresas aún no se vuelca con los productos y servicios de internet de las cosas

El último informe Minsait sobre Madurez Digital concluye que el principal problema para las organizaciones españolas es la falta de innovación que facilita la digitalización

La digitalización ha abierto diferentes puertas a las empresas par generar nuevos modelos de negocio e innovar como nunca antes habíamos conocido. Sin embargo, este panorama optimista no termina de reflejar la situación de las compañías españolas. Tal y como concluye el último Informe Minsait sobre Madurez Digital, cuatro de cada cinco organizaciones aun no ha incorporado un número importante de productos y servicios de internet de las cosas (IoT). Según el estudio, aún no se aprovechan las nuevas tecnologías ni para encontrar nuevas formas de crecimiento ni para fomentar la disrupción de los mercados.

Para la compañía de Indra, apenas el 7% de las empresas ha explorado mínimamente el impacto y las oportunidades que ofrece el big data, otra herramienta de gran valor –y muy de moda– en el contexto actual.

Con todos estos números sobre la mesa, Minsait pretende poner encima de la mesa uno de los análisis más completos y exhaustivos acerca de la digitalización de la economía española. Intentar conocer hasta qué punto las grandes compañías han adquirido cierto grado de madurez digital. A partir de los datos analizados, Minsait quiere aportar su visión a través de retos, recomendaciones y horizontes de transformación.

Pese a al falta de impulso innovador, el 43% de las organizaciones ya ha concretado un programa para fomentar la digitalización. Las ideas van apareciendo poco a poco claras en el papel. Han detectado qué tecnologías serán claves para construir el futuro de la compañía. Qué posición anhelan ocupar en el nuevo contexto digital. Como resultado de esta perspectiva, cerca de la mitad de las compañías tiene tanto un presupuesto como trabajadores específicos para desarrollar la transformación digital. El problema, según el informe, es que solo un 17% de las corporaciones ha apostado por gestionar y explotar óptimamente todos los datos a su disposición.

Un gran talón de Aquiles es la gestión del talento. Un problema en mayúsculas detectado por Minsait. Hasta el 81% de las grandes empresas asegura no contar entre sus filas con la especialización digital pertinente.

Algo que intentan paliar mediante el reciclaje interno y la apertura de procesos de selección externos. Una situación similar es la que viven las compañías con respecto a la gestión de los sistemas. Para dos tercios de los consultados, la gestión de antiguos programas de tecnologías de la información supone una dificultad. Como detalla el estudio, apenas una de cada tres compañías considera que esté lo suficientemente preparada para integrarse en una verdadera transformación digital. 

Preparados para los ciberataques

Una parte fundamental de los riesgos actuales son los ciberataques. En un entorno completamente conectado, la amenaza es más que probable que se esconda detrás de un correo o de un teléfono móvil. Para mitigar estas posibles fugas, casi la totalidad de las grandes corporaciones espera contar con un departamento propio de ciberseguridad. En la mayoría de los casos, también han desarrollado ciertas estrategias de riesgos digitales. Todas estas puestas a punto de las organizaciones no dejan de ser el reflejo de impulsar una visión más completa de sus mercados y atender mejor a los clientes, independientemente de dónde se sitúen en el proceso de digitalización.

Desde Minsait, una vez trazado el panorama general, tienen claro por dónde discurren los principales retos para las empresas españolas. Uno de ellos ajustar la capacidad de ejecución a la volatilidad de la demanda y la rapidez de los avances tecnológicos. Responder con agilidad a los problemas planteados por la digitalización.

Igualmente, deberían explorar alianzas estratégicas para adquirir capacidades específicas escasas en el mercado. Abrirse a terceros con el fin de colaborar y unir fuerzas. Todo esto sería impensable si no explotan todo el potencial abierto por el big data; así como contemplar a los nativos digitales como una referencia para llegar a acuerdos y mejorar la transformación digital.

Sin una fórmula mágica, la compañía de tecnologías de la información de Indra entiende que las organizaciones solo se transformarán a partir de las herramientas digitales. Tienen que apostar decididamente por ellas para beneficiarse del impacto económico que poseen. En el mismo plano puede situarse la herencia del pasado.

Es un punto clave que no debe frenar las aspiraciones de la compañía. Tanto los sistemas como los trabajadores han de afrontar esta transformación. Por último, las corporaciones han de ser más ambiciosas. No basta con que digitalicen el negocio actual. Tienen en su mano crear nuevos negocios apoyándose en las nuevas tecnologías. Para evitar la disrupción, mejor ser uno mismo el que rompa las reglas y compita con las ventajas que ofrece el contexto actual.

Esta noticia, patrocinada por Indra, ha sido elaborada por un colaborador de Retina.

Retina

18/11/2018
06

La solución que surgió de la crisis

Una pequeña consultora con un alto componente tecnológico compite con multinacionales desde Canarias. Especializada en el sector bancario, VERTA demuestra que sin prejuicios y con innovación se llega mucho más lejos.

La solución que surgió de la crisis
08

La fábrica en la que los robots bailan

Visitamos la fábrica de Volkswagen en Navarra, donde artilugios enormes de movimientos perfectos se mueven a un ritmo imperturbable y saben, sin posibilidad de error, qué paso deben dar en cada momento.

La fábrica en la que los robots bailan
Normas