Hasta que una oferta mejor nos separe: la fidelidad (de marca) ya no es lo que era

Hasta que una oferta mejor nos separe: la fidelidad (de marca) ya no es lo que era

La explosión de posibilidades que ha generado internet y las nuevas tecnologías ha hecho que la fidelidad de marca desaparezca

Entrar a cualquier comercio hace unos años era sencillo, elegíamos el producto de nuestra marca de siempre y listo. Sin embargo, la explosión de posibilidades que ha generado internet y las nuevas tecnologías ha hecho que esa fidelidad de marca desaparezca. El cliente está dispuesto a cambiar sin pensarlo dos veces ante una experiencia o una oferta mejor. 

Según datos de Purchased, más del 80% de los clientes indecisos consideran varias marcas o ninguna en concreto a la hora de comenzar una compra. Es decir, a priori todas tienen posibilidades de ser la elegida. A más opciones, más posibilidades de cambiar de opinión; y de producto. Pero la red hace que las decisiones se tomen más rápido, y un 75% de los encuestados buscan en ella al iniciar el proceso de compra. Buscan, además, un producto que se adapte específicamente a ellos.

Estos pequeños estudios de campo son importantes. Influyen en el 80% de los que los realizan. Y la balanza puede inclinarse por pequeños detalles: precio, personalización, promoción… Quizá uno de los más importantes sea el aspecto. Al igual que ocurre cuando visitamos una tienda física, la apariencia del portal online es capital para el comprador. No es solo que sea la tienda perfecta, sino que sea la tienda perfecta para mí.

Para saber más:

Esta es una noticia patrocinada elaborada por Google.

 

Retina

18/11/2018
06

La solución que surgió de la crisis

Una pequeña consultora con un alto componente tecnológico compite con multinacionales desde Canarias. Especializada en el sector bancario, VERTA demuestra que sin prejuicios y con innovación se llega mucho más lejos.

La solución que surgió de la crisis
07
La fábrica en la que los robots bailan

La fábrica en la que los robots bailan

Visitamos la fábrica de Volkswagen en Navarra, donde artilugios enormes de movimientos perfectos se mueven a un ritmo imperturbable y saben, sin posibilidad de error, qué paso deben dar en cada momento.

Normas