Black Mirror prepara un capítulo de elige tu propia aventura

Black Mirror prepara un capítulo de elige tu propia aventura

Netflix traslada su apuesta por el formato interactivo a la ficción adulta después de haberlo probado en series infantiles

El duende se da la vuelta y entra en el túnel. Si decides seguirle, pasa a la página 5. Si prefieres tomar el camino de la montaña, pasa a la página 12. Tal vez esta fórmula no diga mucho a los nacidos después del cambio de milenio, pero para los más mayores constituye un clásico en toda regla. La serie de libros infantiles y juveniles Elige tu propia aventura tuvo un éxito sin precedentes en los 80 y los 90 y Netflix se ha propuesto reciclar esta dinámica en uno de sus buques insignia: Black Mirror.

La serie que alerta sobre los peligros del futuro tontea con el que podría convertirse en el formato audiovisual del futuro: aquel en el que cada usuario puede tomar decisiones que determinen los derroteros por los que discurrirá la trama. La productora pretende lanzar su quinta temporada antes de que termine el año, en la que se incluirá uno de estos capítulos. El episodio promete ser el primero de varios experimentos de este tipo en la plataforma, que ha cerrado al menos un proyecto más y negocia los derechos de varios videojuegos para producir adaptaciones cinematográficas interactivas en la misma línea.

La revolución de Netflix fue cambiar la manera en que el público consume contenido audiovisual, con un modelo de suscripción en un sector que no terminaba de entender cómo podía afectarle la transformación digital. Blockbuster tuvo la oportunidad de comprar la compañía por 50 millones de dólares, pero no creyó en su modelo. Hoy, han pasado ocho años desde que Blockbuster se declarase en bancarrota y el gigante rojo vale más de 800 veces esta cantidad. Romper con los esquemas prefijados es una parte importante de su esencia y no podían quedarse aquí. Una vez han roto con el cómo, quieren cuestionar el qué.

La entrada de Netflix en esta forma de personalización de contenidos por medio de la interacción del usuario supone una de las apuestas más ambiciosas que se han realizado en esta línea. Aunque la empresa ya ha explorado el formato en la serie infantil El gato con botasbasada en el popular personaje de la película de Dreamworks Shrek—y planea repetirlo en otra ficción basada en el videojuego Minecraft, la incursión en el entretenimiento para adultos le aporta una dimensión diferente.

El precedente más cercano es Mosaic, una serie estrenada a comienzos de este año producida por HBO y dirigida por Steven Soderbergh, conocido por títulos como Ocean´s Eleven o Erin Brockovich. En cada capítulo de Mosaic, los espectadores pueden elegir un personaje de la serie a través de una aplicación móvil para centrarse en su historia. La ficción, que cuenta la investigación del asesinato de una autora de libros para niños, pasó sin pena ni gloria ante la crítica.

Las grandes productoras no han sido precisamente pioneras en la exploración de este formato. Algunos proyectos empezaron a explorar las posibilidades de la interactividad en la gran pantalla hace algunos años gracias al soporte tecnológico de compañías como CtrlMovie, una empresa que ofrece a los cineastas la posibilidad de contar historias multidireccionales, lo que definen en su página web como una experiencia colaborativa con la audiencia. Fox ha anunciado recientemente que utilizará la tecnología de CtrlMovie para reproducir la saga de Elige tu propia aventura. La cadena estadounidense compró los derechos de estos libros hace ya cinco años y parece que no tardará en empezar a sacarles partido.

Retina

19/10/2018
El chatarrero electrónico que acabará en la cárcel
09

El chatarrero electrónico que acabará en la cárcel

Eric Lundgren irá a prisión por desafiar a Microsoft. Pero antes ha tenido tiempo de fabricar un coche eléctrico con desechos que supera al Tesla y ha librado de plomo y mercurio a los trabajadores de los basureros electrónicos de Ghana.

En la guarida barcelonesa de Amazon
10

En la guarida barcelonesa de Amazon

Las oficinas barcelonesas del gigante de la distribución incluyen un centro de I+D enfocado al análisis semántico y son una Torre de Babel en la que manda el silencio.

Normas