Así imagina SpaceX que será la colonización de Marte con sus naves interplanetarias.
Así imagina SpaceX que será la colonización de Marte con sus naves interplanetarias.

La nave interplanetaria de SpaceX está inspirada en la de Tintín

Elon Musk anunció la semana pasada que un empresario japonés se convertirá en el primer turista espacial de la compañía... y reconoció que la nave en que viajará bebe de Hergé

Yusaku Maezawa, de 42 años, será el primer turista espacial de SpaceX. El multimillonario japonés, fundador y CEO del gigante de las ventas online de ropa Zozo, viajará en 2023 alrededor de la Luna por una suma que ni él ni Elon Musk quisieron revelar en un Big Falcon Rocket (BFR), la nave interplanetaria de SpaceX que todavía está en desarrollo.

El fundador de SpaceX, Tesla y PayPal aprovechó la presentación para dar nuevos detalles del BFR, que todavía no está listo. El nuevo modelo varía sensiblemente respecto al diseño presentado en 2016. Según explicó Musk, el prototipo en el que trabajan ahora mide 55 metros de largo, 118 incluyendo el propulsor con el que la nave llegará a órbita y que volverá a aterrizar a la base tras el servicio. El anterior modelo iba a medir 48 metros de largo.

Recreación del momento en el que la BFR se despega de los propulsores.

El BFR será capaz de trasladar 100 toneladas de carga hasta Marte, estando el combustible descontado de este tonelaje. La idea de Musk es que esta nave sea capaz de transportar a decenas de pasajeros con su equipo, además de materiales. El BFR (también conocido como Big Fu***ng Rocket) es la punta de lanza de los ambiciosos planes del empresario afincado en Silicon Valley para colonizar Marte.

Viñeta del cómic 'Objetivo: la Luna', de las aventuras de Tintín.

“El BFR realmente pretende ser un sistema de transporte interplanetario capaz de viajar desde la Tierra a cualquier punto del Sistema Solar, en la medida que instalemos terminales de propulsores por el camino”, dijo Musk durante la rueda de prensa del pasado miércoles, convocada para anunciar que Maezawa sería cliente de la misión a la Luna en la que trabaja la compañía (el magnate japonés ya la ha bautizado como #dearMoon).

La bodega de carga del nuevo prototipo es más grande que la anterior, alcanzando casi los 1.100 metros cúbicos. Se le han añadido dos alerones delanteros y mantiene tres traseros, que harán las veces de tren de aterrizaje: está diseñada para aterrizar en la misma posición en que despega. La forma de la nave pasa a ser totalmente cilíndrica (la anterior versión era más estilizada). Vamos, que parece una especie de misil enorme.

Diagrama de la nave presentado la semana pasada por Elon Musk.

Tanto es así que ya se ha comparado el BFR con el X-FLR 6, el cohete espacial en el que Tintín y sus compañeros viajan en Objetivo: la Luna. La historieta de Hergé se publicó en 1950, 68 años antes de que Musk desvelara el diseño de su nave planetaria. Hergé se basó en los V-2 para crear el celebérrimo cohete rojo y blanco. Estos cohetes alemanes se usaron durante la Segunda Guerra Mundial para bombardear Gran Bretaña durante la Batalla de Inglaterra.

Alguien le preguntó a Musk durante la rueda de prensa por la similitud de su ingenio con el imaginado por Hergé. Musk entró al trapo: “Me encanta el diseño del cohete de Tintín, así que quizás me dejé influenciar por él”, respondió. “Ante la duda, apuesta por Tintín”.

Retina

21/10/2018
Normas