Los anuncios mejoran a medida que las máquinas aprenden
Getty Images
FIRMA INVITADA

Los anuncios mejoran a medida que las máquinas aprenden

El 'machine learning' ha irrumpido con fuerza en el negocio de la publicidad. Con ella, todos ganamos

El machine learning es de esos conceptos que irrumpen de una forma tan expansiva que termina por anular el significado real de la palabra. Por consiguiente, merece la pena que nos detengamos en revisar lo que realmente significa.

El aprendizaje de las máquinas, también conocido como machine learning, consiste en la identificación y el tratamiento de datos que permite a las máquinas prever y distinguir comportamientos que se repiten. Esta metodología parte de la premisa de que el aprendizaje únicamente puede producirse a partir de información y se desarrolla en base a la similitud, a la probabilidad y el error.

El ámbito de la publicidad también ha sucumbido a los procesos del machine learning. Estos contribuyen a reforzar y agilizar determinados procedimientos que requieren gran cantidad de recursos y tiempo. Esto sucede al tiempo que nos permite a los profesionales disponer de una potente fuente de ideas sobre las que construir nuestras futuras acciones.

Por tanto, son muchas las divisiones de publicidad que se encuentran inmersas en la implementación de mecanismos de machine learning en sus operativas. A partir de la extracción de datos, provenientes de pasadas acciones publicitarias se pueden identificar patrones y tendencias que sirven para afinar el tiro en las futuras campañas.

Sabemos que la automatización conduce hacia los mejores resultados. Esto es posible, desde el momento en que ofrece a los profesionales de la publicidad la oportunidad de gestionar, comprar y optimizar el inventario. Todo ello a partir de datos que otorgan una mayor precisión a la estrategia de los traders y otros profesionales de la publicidad, y que les permiten ganar tiempo.

El machine learning trabaja a partir de un elevado volumen de datos. El aprendizaje de las máquinas acelera los procesos de identificación de patrones de comportamiento. Esto permite a los expertos en publicidad mejorar la detección de oportunidades de inversión mediante un proceso de toma de decisiones más riguroso.

En definitiva, la máquina aprende de los datos derivados de acciones pasadas y como consecuencia, los profesionales, aprendemos de la información que la máquina obtiene. Así, los anuncios son mejores y todos ganamos.

Carlos Buil es director de marketing en Telecoming. 

Retina

25/08/2019
Normas