En nuestraRevista Retina

Búscala en el quiosco
En OnePlus se han convertido en los reyes de las pop-up stores. Desde un evento en el Museo del Louvre a una larga fila en una tienda de la Quinta Avenida.
En OnePlus se han convertido en los reyes de las pop-up stores. Desde un evento en el Museo del Louvre a una larga fila en una tienda de la Quinta Avenida.

OnePlus 6, el móvil chino que aúna diseño, potencia y un precio ajustado

Ha conseguido estar entre las recomendaciones de Google por su integración ejemplar de Android

El primer OnePlus nació en 2014 como un secreto de iniciados. El segundo modelo surgió con un estricto sistema de invitaciones. Fue la forma de gestionar una demanda desbocada de móviles, de hacer sentir privilegiado al consumidor convirtiéndolo en promotor: un comprador recibía una invitación para que otro adquiriese una nueva unidad. Con el tercer OnePlus no hubo gran innovación, pero sí un rediseño que tomaba lo mejor de los dos anteriores con un precio pocas veces visto en esos acabados y prestaciones. Cuatro años después, ya existe la leyenda de OnePlus, el móvil chino que ha conseguido estar entre las recomendaciones de Google por su integración ejemplar de Android.

Con cada lanzamiento innovan en una dirección diferente. El último en llegar, el OnePlus 6, lo ha hecho con tres colores distintos que han ido desvelando semana a semana desde que salió al mercado el pasado mes de mayo. Del clásico negro inicial a ediciones especiales en blanco y rojo que se agotaron en cuestión de minutos. Es la viralidad del social media aplicada a la venta online.

La doble cámara es una de las estrellas del nuevo OnePlus 6 por su gran apertura y la calidad del efecto retrato y de las imágenes tomadas en interiores.

Ya lo han convertido en costumbre: un terminal al año y una versión T, en la que mejoran algunos aspectos para que aguante hasta la siguiente generación de chips. Ese es uno de sus secretos. Llevan tres años estrenando el Snapdragon de la serie 800. Un detalle que, traducido al lenguaje del consumidor medio, significa que montan en sus terminales el procesador estrella de Qualcomm. Es decir, como si estrenasen un Ferrari antes que los pilotos más conocidos porque tienen la confianza del fabricante. Pasaron el sensor de huellas de la parte frontal a la trasera, en el paso del 5 al 5T, incluyendo el reconocimiento facial casi inmediato. Con el 6 no se han perdido la moda del notch, la pestaña frontal que puso Apple en el iPhone X, con gran polémica, para aprovechar toda la pantalla.

A partir de ahí, dos claves adicionales dan motivos para adquirirlo. La primera es la batería que aguanta un día entero lejos del enchufe y viene con sorpresa de serie: el cargador Dash. Consigue llenar el 70% de la batería en apenas 15 minutos. Adiós a la ansiedad, solo unos minutos conectado y a continuar con la jornada.

Un fundador con personalidad. Pete Lau es el genio detrás de este fenómeno que solo está en la red. Meticuloso, explica con orgullo su obsesión con el diseño.

La segunda es la gran estrella del OnePlus 6: la cámara. Doble y con gran apertura. El efecto retrato consigue imágenes vivas que fácilmente se podrían confundir con las de una cámara profesional. Y, además, en esta nueva generación han mejorado los resultados de las fotografías tomadas en interiores.

Todo, sin casi rebasar la frontera de los 600 euros (619 cuesta el más caro, 519 el más barato). Mientras que los terminales de insignia de Samsung y Apple rozan o pasan sin pudor los 1.000 euros.

CONCLUSIÓN

→ OnePlus es una marca pensada para crecer sin fronteras, sin gastos superfluos, alianzas con operadores o promociones trampa. El precio es único, se compre en una tienda online asociada o en la oficial del fabricante. Está al nivel de los mejores Android, con los componentes más avanzados, pero con un ahorro notable.

Más información

Retina

19/09/2018
Normas